Es noticia
Menú
Luis Enrique, a la gijonesa: historia de un "niño flaco" a la conquista de Asturias (y del Mundial)
  1. Deportes
  2. Fútbol
MUNDIAL QATAR 2022

Luis Enrique, a la gijonesa: historia de un "niño flaco" a la conquista de Asturias (y del Mundial)

Sus mejores años, como jugador y entrenador, llegaron en Barcelona. Sin embargo, el seleccionador irrumpió en el Sporting, donde se formó como futbolista y se hizo profesional

Foto: Luis Enrique inició su carrera en el Sporting. (EFE/Juanjo Martín)
Luis Enrique inició su carrera en el Sporting. (EFE/Juanjo Martín)
Más información

"En mi época en el Sporting, de niño, tuve dos o tres años que no jugué casi nada porque era muy delgado y no tenía fuerza. Me formé porque entrenaba al mejor nivel y porque tenía mucha ilusión, pero estuve dos o tres años que no". Ahora está en boca de todos, pero Luis Enrique se hizo célebre en 1989, cuando debutó en Primera con el Sporting de Gijón. El seleccionador no se ha olvidado de su pasado y es un tema recurrente en sus directos en Twitch, donde repasa tanto la actualidad de su equipo como temas personales. 33 años más tarde, continúa en el primer plano a nivel mediático, amado por muchos, odiado por otros tantos. Pero siempre en la picota. Esta es la historia de aquel niño flaco que acabó por liderar la Selección española ante su objetivo más ambicioso: conquistar el Mundial de Qatar 2022 y coser la segunda estrella en nuestra camiseta.

"Lo conozco desde que jugaba en el filial del Sporting. Él tenía 17 años y yo, 22". El que habla con El Confidencial es Manfredo Álvarez, periodista de SER Gijón y amigo del seleccionador. Eran los inicios de un imberbe Álvarez en el periodismo, que coincidió con una de las mejores quintas de Mareo: Juanele, Luis Enrique, Abelardo y Manjarín. "Yo era amateur en aquel momento y él venía a la emisora en la que trabajaba".

placeholder Luis Enrique, durante su etapa en el Madrid. (Allsport/Mike Hewiit)
Luis Enrique, durante su etapa en el Madrid. (Allsport/Mike Hewiit)

Las trayectorias de Arturo Martínez y Luis Enrique no fueron tan en paralelo como lo hicieron las del seleccionador y Abelardo. Sin embargo, coincidieron en el juvenil, en el filial y en sus dos temporadas en el primer equipo. Martínez conversa con este periódico: "Nuestros padres hicieron buenas migas cuando coincidimos en la cantera. Como nos conocimos muy jóvenes, salíamos juntos por Gijón. Aunque no tengo la misma relación con él que, por ejemplo, Abelardo, hace poco nos vimos. Y nos alegramos cuando eso ocurre".

El segundo en firmar contrato profesional

Uno de los integrantes de aquella quinta, Juanele, conversa con El Confidencial sobre Luis Enrique. "Desde infantiles lo conozco, porque él jugaba en La Braña, el equipo de su barrio. Antes de compartir vestuario en el Sporting, ya nos habíamos enfrentado". A La Braña regresó después de que el Sporting prescindiera de sus servicios. Allí continuó con su formación hasta que los rojiblancos lo repescaron en edad juvenil.

El Sporting era un equipo que se nutría fundamentalmente de la cantera en los ochenta y los noventa. Cuando emergió aquella camada, hubo que garantizar su continuidad. Lo explica Plácido Rodríguez, presidente del club entre 1989 y 1992, a este diario: "Conmigo firmó su primer contrato como profesional. Abelardo fue el pionero de esa quinta, luego él, y Manjarín fue el tercero". Los sueldos no eran muy elevados. "Cobraban poco, porque el Sporting no tenía grandes dispendios".

placeholder Luis Enrique da instrucciones a los jugadores en el partido ante Japón. (EFE/José Méndez)
Luis Enrique da instrucciones a los jugadores en el partido ante Japón. (EFE/José Méndez)

"Hacíamos programas de risas y la amistad llegó porque éramos jóvenes. No salíamos de fiesta juntos, porque él nunca fue de salir. Eso sí, había mucho buen rollo", cuenta Álvarez. Juanele tampoco coincidió mucho fuera del terreno de juego con él, a pesar de compartir vestuario tanto en el Sporting como en la Selección española.

Un liderazgo permanente

"Él intenta mantener la distancia con la prensa, porque no pretende que haya un intercambio de favores", expresa Álvarez. Era una época distinta, en la que los periodistas accedían a los entrenamientos completos. Además, no había que pedir a los jefes de prensa permiso para charlar con un futbolista. Habla Martínez: "Gijón es muy familiar. Antes todo era más cercano y un periodista te llamaba a cualquier hora. Aquel Luis Enrique era cercano con la prensa, pero ahora, como seleccionador y en estos tiempos, la coyuntura es diferente".

Álvarez, en cambio, no coincide con lo expuesto por Martínez: "No le gusta la afinidad con la prensa, igual que tampoco le gustaba ir a las peñas. Nunca le gustó el show business del fútbol". Eso sí, las entrevistas, inexistentes desde que es seleccionador, tampoco eran numerosas cuando jugaba en el Sporting: "A mí me las daba, pero solo hablaba para SER Gijón. Dejé de entrevistarlo, porque le molestaba que los cortes de aquellas entrevistas se emitieran a nivel nacional. Lo que hace en la Selección lo ha hecho siempre".

placeholder Luis Enrique celebra un gol junto a Sergi Barjuán en su etapa en Barcelona. (Reuters/Albert Gea)
Luis Enrique celebra un gol junto a Sergi Barjuán en su etapa en Barcelona. (Reuters/Albert Gea)

El liderazgo de Luis Enrique no es algo novedoso para aquellos que lo conocen desde su juventud. Esa personalidad la mostró desde su irrupción en el mundo del fútbol. Habla Álvarez: "Por mucho que lo comparen con Clemente, no tiene nada que ver con él". Turno para Rodríguez: "Supo aprender de los veteranos. Él estaba seguro de que tenía que triunfar en Gijón". "Tiene las cosas claras y nunca le importaron los que hablaban solo para criticarlo. Si es una crítica de un allegado, la tiene en cuenta. A nivel mental, es una persona muy fuerte. Tiene el pelo más blanco, más arrugas y el mismo carácter [risas]. A pesar de su juventud, demostró, junto a los veteranos, que era un líder", explica Martínez. Juanele, por su parte, cree que "antes tenía más carácter que ahora".

La petición de Ramón Mendoza

Solo tenía 19 años cuando llegó al primer equipo, pero ya dejó muestras de su calidad. En el fútbol profesional, no hay tiempo para esperar a un jugador. Y Luis Enrique tampoco tenía intención de demorarse en mostrar su nivel. Habla Rodríguez: "Él destacó en un equipo repleto de instituciones del club como Ablanedo, Jiménez y Joaquín". "Era un futbolista inteligente, con personalidad, mucha técnica, bueno tácticamente… Además, era polivalente. Es de los mejores que han pasado por Mareo".

"No lo hubiera traspasado jamás", expresa Rodríguez. La etapa de Luis Enrique en el Sporting concluyó el verano de 1991, cuando el Real Madrid pagó la cláusula de 250 millones de pesetas (1,5 millones de euros). "El Barcelona hizo una oferta, pero el Madrid no, porque pagaron directamente la cláusula. Cuando jugamos en Madrid, vino Ramón Mendoza al hotel a verme. Yo pensaba que me iba a preguntar por otro jugador, pero me pidió que le bajara el importe de la cláusula. Y me negué. A Luis Enrique lo vi esquivo cuando le comenté la oferta del Barcelona y luego el Madrid abonó los 250 millones, así que intuyo que sería porque tenían todo acordado". Vistió de blanco, pero el flechazo lo tuvo en azulgrana.

placeholder Luis Enrique, pendiente del entrenamiento de la Selección española. (EFE/José Méndez)
Luis Enrique, pendiente del entrenamiento de la Selección española. (EFE/José Méndez)

"Nació sportinguista y se hizo culé", explica Álvarez. En la Ciudad Condal, ha vivido los mejores años de su carrera, como futbolista (1996-2004) y como entrenador (2014-17). Martínez explica que "el Sporting tiene un significado máximo para él", mientras que Rodríguez asegura que "es rojiblanco de corazón".

La novedad de Twitch

Una de las novedades de Luis Enrique en este Mundial es su canal de Twitch. Lo anunció antes de que comenzase el torneo y allí se pasa una hora al día, aproximadamente cinco veces por semana, para atender a los aficionados y comentar la actualidad. Habla Álvarez: "Le comenté que tenía que ser más cercano, pero él no lo veía necesario. Alguien del cuerpo técnico ha debido convencerlo y ha sido todo un éxito. Ahí está cómodo, porque ese rollo le va".

Triunfó en Barcelona, pero nunca se olvida de Gijón. Ni de la ciudad, ni del barrio. "Los equipos con los que más se identifica son La Braña y el Sporting", explica Martínez. Los años en Asturias curtieron el carácter de Luis Enrique, cuya personalidad no ha cambiado. Áspero a veces, burlón por momentos, figura siempre. Él salió de la ciudad, pero Gijón nunca ha salido de él. Un día conquistó Asturias y ahora le espera Doha.

"En mi época en el Sporting, de niño, tuve dos o tres años que no jugué casi nada porque era muy delgado y no tenía fuerza. Me formé porque entrenaba al mejor nivel y porque tenía mucha ilusión, pero estuve dos o tres años que no". Ahora está en boca de todos, pero Luis Enrique se hizo célebre en 1989, cuando debutó en Primera con el Sporting de Gijón. El seleccionador no se ha olvidado de su pasado y es un tema recurrente en sus directos en Twitch, donde repasa tanto la actualidad de su equipo como temas personales. 33 años más tarde, continúa en el primer plano a nivel mediático, amado por muchos, odiado por otros tantos. Pero siempre en la picota. Esta es la historia de aquel niño flaco que acabó por liderar la Selección española ante su objetivo más ambicioso: conquistar el Mundial de Qatar 2022 y coser la segunda estrella en nuestra camiseta.

Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda