Es noticia
Menú
Bélgica confirma su fracaso y la Croacia de Modric sella su pase a octavos de final
  1. Deportes
  2. Fútbol
Drama belga

Bélgica confirma su fracaso y la Croacia de Modric sella su pase a octavos de final

Bob Martínez cierra el Mundial y su ciclo como seleccionador belga con un mal torneo del equipo. Lukaku tuvo varias ocasiones erradas en los últimos y dramáticos minutos

Foto: Lukaku falló varias ocasiones en el final del partido. (EFE/EPA/Abir Sultan)
Lukaku falló varias ocasiones en el final del partido. (EFE/EPA/Abir Sultan)

Croacia estará en los octavos de final del Mundial de Qatar 2022 a costa de Bélgica. La selección de Bob Martínez confirma una decepción mayúscula con su eliminación, después de dejar una imagen anticompetitiva en la fase de grupos. El entrenador español, que ya dejó caer un cambio de ciclo, abandonará el combinado belga como confirmó en rueda de prensa. Con este empate a cero y la victoria de Marruecos ante Canadá, la selección liderada por Luka Modric se antoja como el teórico rival de España en octavos, si es que los de Luis Enrique mantienen la primera posición de grupo en la última jornada. Las mejores ocasiones de los belgas llegaron de las botas de Lukaku, revulsivo en la segunda mitad, que rozó el gol en un dramático final.

Foto: Kevin de Bruyne, cabizbajo tras perder contra Marruecos. (EFE/Georgi Licovski)

El equipo de Zlatko Dalic salió a comerse el chocolate. Fueron tres minutos de puro vértigo, con el conjunto dirigido por Martínez dormido, casi ajeno, en esa imagen paupérrima que ofreció en los dos primeros partidos del Mundial. Los desajustes defensivos no fueron aprovechados por los de camiseta ajedrezada, que apenas probaron el nivel de confianza de Thibaut Courtois. Los belgas encontraron una necesaria alegría en las botas de Carrasco, quien dejó una ruleta emulando a Zinedine Zidane en un contraataque. ¿Dónde estaba Kevin de Bruyne? Se preguntaba el hincha y cualquier amante del fútbol. El centrocampista del Manchester City, uno de los futbolistas más determinantes del mundo, exhibió una versión plomiza y lenta.

Foto: Roberto Martínez anunció su dimisión cuando concluyó el partido. (EFE)

Pudo ser peor para Bélgica. Carrasco, quizás el jugador más activo en ataque, a punto estuvo de causar un drama. El rojiblanco metió la pierna cuando no debía en un intento de despeje dentro de su área, impactando ligeramente en Kramaric. Modric se disponía a lanzar la pena máxima, pero el VAR actuó, no por el sutilísimo toque de Carrasco, sino por un fuera de juego de Kramaric al inicio de la jugada… ¡De menos de un centímetro! El sistema de detección automática funcionará, pero que dicha jugada sea fuera de juego, no habla muy bien del fútbol moderno.


La última mitad de la primera parte fue un castigo para el aficionado. Bélgica tuvo dos intentonas, más por falta de capacidad que por ganas, Croacia ni eso, pero los de Modric sabían que el empate les permitiría estar en la fase del KO, sintiéndose cómodos con el marcador a cero. Apenas un par de detalles del centrocampista del Real Madrid. A todo esto, Eden Hazard esperaba su oportunidad desde el banquillo.

Bob Martínez se encomienda a Lukaku

Diez minutos frente a Marruecos. Con esos credenciales llegaba Romelu Lukaku al partido decisivo ante Croacia. La sola presencia del delantero tanque intimidó el inicio de la segunda mitad, con Bélgica colgando balones. A la segunda, el 'nueve' del Inter de Milán tuvo su primer remate de cabeza... Y la presión volvía a Croacia, que tardó, literalmente, dos minutos en sacudírsela. Kovavic recibió en el área belga y probó a Courtois con un golpeo colocado. Era el minuto 50 y ya se había visto más fútbol que en toda la primera mitad.

Courtois tuvo su primera gran acción ante una Croacia que cogió fuerzas después del arreón inicial de Bélgica. Primero con un disparo de Brozovic, después con uno de Modric, ambos duros, ambos secos y ambos repelidos por el guardameta del Real Madrid. La hinchada croata agradecía con vítores el ímpetu de los suyos, conscientes de que especular en este tipo de torneos suele significar la eliminación. Mención especial para la clase de Joško Gvardiol, uno de los grandes centrales del campeonato, oxigenando a su equipo en todo momento, dando salida de balón fácil o superando líneas con su arrancada.

placeholder Modric, durante el partido. (EFE/EPA/Abir Sultan)
Modric, durante el partido. (EFE/EPA/Abir Sultan)

Roberto Martínez no lo veía claro y llamó a Hazard para arreglar la situación. No a Eden, a Thorgan. Bélgica acarició el gol con el primer chispazo de calidad de De Bruyne, que filtró un pase a Carrasco. Tardó, quizás, más de la cuenta el extremo en definir, fallando el uno contra uno. Su rebote quedó franco para Lukaku y el delantero tanque la mandó al palo. Era clamorosa. Si Bélgica necesitaba una acción para enchufarse, no podía ser más clara. Segundos después, el referente belga mandó un cabezazo a portería vacía, aunque, de haber sido gol, habría sido anulado porque el centro de Thorgan Hazard había salido por línea de fondo. No se amilanó demasiado Croacia, con Modric capitalizando los disparos.

Quedaban 20 minutos por delante y a Bélgica se le acababa el tiempo. Un gol, un gol les separaba de los octavos de final del Mundial. Doku y Tielemans accedieron al césped como oleada ofensiva. El drama se intuía y los de Martínez se fueron arriba, más con corazón que con calidad. Lukaku la volvió a tener, pero su remate se marchó desviado. A falta de cinco minutos para el tiempo de descuento, Eden Hazard fue la última bala de su selección. Y llegó el drama, otra vez Romelu, quien no pudo rematar un precioso centro de Thorgan Hazard a puerta vacía. Pitido final, caras de desolación en la expedición de Bélgica. La mejor generación de la historia de su fútbol se va a casa antes de tiempo en su último gran campeonato.

Croacia estará en los octavos de final del Mundial de Qatar 2022 a costa de Bélgica. La selección de Bob Martínez confirma una decepción mayúscula con su eliminación, después de dejar una imagen anticompetitiva en la fase de grupos. El entrenador español, que ya dejó caer un cambio de ciclo, abandonará el combinado belga como confirmó en rueda de prensa. Con este empate a cero y la victoria de Marruecos ante Canadá, la selección liderada por Luka Modric se antoja como el teórico rival de España en octavos, si es que los de Luis Enrique mantienen la primera posición de grupo en la última jornada. Las mejores ocasiones de los belgas llegaron de las botas de Lukaku, revulsivo en la segunda mitad, que rozó el gol en un dramático final.

Mundial de Qatar 2022