Es noticia
Menú
El KO de Gareth Bale en el Mundial: se marcha lesionado y con un doble manotazo a una cámara
  1. Deportes
  2. Fútbol
la frustración del galés

El KO de Gareth Bale en el Mundial: se marcha lesionado y con un doble manotazo a una cámara

Gareth Bale no ha cumplido sus expectativas en el Mundial. En el decisivo partido contra Inglaterra se lesionó, no jugó la segunda parte y pagó su frustración golpeando una cámara

Foto: Bale, golpeando a la cámara. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)
Bale, golpeando a la cámara. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)

El Mundial de Gareth Bale se resume en un penalti marcado a Estados Unidos, una derrota contra Irán, solo siete toques al balón en la primera parte contra Inglaterra, una lesión que le impidió jugar el segundo tiempo y el colofón de un manotazo a una cámara tras la eliminación. En realidad, fueron dos. Pagó su frustración con un golpe con la derecha y otro con la izquierda al cámara. Iba cojeando. No le gustó ser la imagen de la derrota.

Lo peor de Bale, la estrella de la selección de Gales, no es que haya quedado eliminado en la fase de grupos del Mundial de Qatar. Lo grave es el estado de forma físico que tenido en los dos partidos y medio que ha disputado. Es un futbolista de cristal. Ni en el Mundial, con solo 33 años, ha podido demostrar su poderío físico. Ha tenido todo el tiempo del mundo para prepararse para la gran cita y de él se esperaba que fuera competitivo. No lo ha conseguido. Se va con amargura.

Es el KO de una estrella del fútbol que demuestra que tiene un mal perder. Lo apostó todo a Gales en los últimos cuatro años de su carrera. Desde que se abrió la puerta del Real Madrid tras aquellas declaraciones polémicas en la final de la Champions de Kiev en 2018. Bale era un cañón, un futbolista con unas condiciones físicas espectaculares, capaz de marcar las diferencias, pero sin pasión por el fútbol ni compromiso con el Real Madrid.

La selección, prioridad

Su objetivo e ilusión era estar bien preparado para los partidos de Gales. Con el Real Madrid tomaba precauciones. Se ausentaba de entrenamientos por miedo a sufrir una recaída y evitar tener problemas físicos que le impidieran rendir al máximo con la selección. Con su selección se vaciaba. Hasta participó con una burla posando con la bandera de 'Gales.Golf.Madrid'. Dio prioridad a su selección por delante del Real Madrid con un gran desafío por delante. Conseguir que Gales regresara a un Mundial. Antes pudo disputar la Eurocopa.

Foto: Molina, Rubiales y Luis Enrique, antes de un partido en Doha. (EFE/Juanjo Martín)

Su frustración se explica en el fracaso individual. Es un lesionado crónico. La desgracia le ha perseguido hasta el final. En el Mundial no ha sido capaz de demostrar su poderío físico. Después de dejarlo todo en un segundo plano para estar bien preparado para el Mundial, no pudo jugar la segunda parte del decisivo partido contra Inglaterra. El Expreso de Gales no pudo jugar todo el partido contra los ingleses por unos problemas en los isquiotibiales.

No es el final de Bale o no parece que vaya a colgar las botas. El jugador anuncia que quiere seguir en activo. "Seguiré mientras pueda y me quieran. Es un momento difícil, pero esto no para. En marzo comienza la fase de clasificación para la Eurocopa y espero estar", dice. El problema es cómo va a estar. Si el físico le da para jugar más partidos de la alta competición y máxima exigencia como han sido los del Mundial. En Bale se aprecia que ha perdido ritmo de competición y energía. Ni siquiera ha podido jugar todos los partidos en Los Ángeles de la Mayor League Soccer (MLS).

Foto: Xavi Hernández. (Instagram)

El seleccionador galés, Robert Page, mantiene las puertas abiertas a Bale. En Gales es intocable. Un héroe por haber ayudado al equipo a clasificarse para su segundo Mundial. "No creo que sea la última vez que le veamos con la camiseta de Gales", asegura Robert Page. La sensación es que Gareth Bale lleva en retirada desde hace mucho tiempo y que su cuerpo, que antes le daba para jugar al cien por cien con su selección, sufre un desgaste mental y físico importante.

El Mundial de Gareth Bale se resume en un penalti marcado a Estados Unidos, una derrota contra Irán, solo siete toques al balón en la primera parte contra Inglaterra, una lesión que le impidió jugar el segundo tiempo y el colofón de un manotazo a una cámara tras la eliminación. En realidad, fueron dos. Pagó su frustración con un golpe con la derecha y otro con la izquierda al cámara. Iba cojeando. No le gustó ser la imagen de la derrota.

Gareth Bale Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda