Es noticia
Menú
Un doblete de un enorme Mbappé mete a Francia en octavos, que ya reina en el Mundial de Qatar
  1. Deportes
  2. Fútbol
FRANCIA 2 - 1 DINAMARCA

Un doblete de un enorme Mbappé mete a Francia en octavos, que ya reina en el Mundial de Qatar

Dinamarca, pese a cuajar un gran partido, no puede con la actual campeona y queda muy tocada con un solo punto. Los franceses avanzan a octavos con mano de hierro

Foto: Mbappé celebra uno de los goles ante Dinamarca. (Reuters/Marko Djurica)
Mbappé celebra uno de los goles ante Dinamarca. (Reuters/Marko Djurica)
Más información

Francia confirmó que su candidatura a revalidar el campeonato y cosechar su tercer Mundial es absolutamente firme, pese a contar con lesionados como Karim Benzema, tras vencer a una dignísima Dinamarca (2-1), con un doblete de quien pretende ser el emir en Qatar 2022: Kylian Mbappé. Fue un encuentro vibrante, con ocasiones claras para los dos equipos, y solo el mayor olfato decantó la balanza para los favoritos.

Quedar encuadrado en el bombo de un Mundial con Dinamarca resulta casi siempre un buen augurio para los franceses. La primera vez que se enfrentaron fue en el Mundial en que fueron anfitriones los galos, y allí venció la selección comandada por Zinedine Zidane por 2-1, con tantos de Djorkaeff y Petit, haciendo estéril el tanto del inolvidable Michael Laudrup. Semanas después, Francia levantó su primer Mundial. Veinte años más tarde, de nuevo quedaron emparejados, pero el resultado fue de empate a 0-0. El encuentro disputado en Rusia, que valía a ambas selecciones para pasar a octavos, fue un homenaje al tedio, un guiño a ese ennui tan francés al que Charles Baudelaire dedicara su atención en sus versos de 'Las flores del mal'. En cualquier caso, el resultado final fue el mismo, con la escuadra dirigida por Didier Deschamps levantando su segundo trofeo.

¿Seguirá la racha para Les Bleus y cosecharán su tercer Mundial? En tres semanas se despejará la equis, pero la cosa promete. Antes se sabrá si Dinamarca supera su mejor actuación en un campeonato de estas características, algo que tiene complicado. En 1998 llegó a cuartos, y fue eliminada por la Brasil de Ronaldo en un trepidante 3-2, pero, probablemente, los daneses tienen hoy un bloque tan potente y compactado como otrora. El líder de los escandinavos es Christian Eriksen. En la Eurocopa del año pasado, el corazón de la estrella se paró durante cinco minutos. A todo aficionado al fútbol le genera una gran sonrisa verlo jugar, de nuevo, a un nivel excepcional. El particular Orfeo sabe lo que es volver del infierno y, en este campeonato, su Eurídice particular sería hacer llegar a su país lo más lejos posible. Veremos si tiene éxito en su misión, a diferencia de la figura mitológica.

Foto: Messi y Maradona juntos, cuando Diego era seleccionador de Argentina. (Reuters/Enrique Marcarian)

Intensidad a raudales

El encuentro fue un compendio de intensidad desde el inicio, pese a que, como es usual en este campeonato, la primera mitad acabó sin goles. Giroud, el máximo goleador histórico francés, fue un quebradero de cabeza constante para la defensa del cuadro dirigido por Kasper Hjulmand, pero fue Rabiot quien tuvo la ocasión más clara con un cabezazo bien repelido por Kasper Schmeichel. Su padre Peter, leyenda danesa bajo palos, sonreía en el palco ante el buen hacer de su vástago.

Otro protagonista de la primera mitad fue el colegiado polaco, Szymon Marciniak. Y lo fue porque decidió no sacar roja en dos acciones que, como mínimo, merecerían la simbólica tarjeta naranja. Una se la perdonó al central Christensen, que derribó al correcaminos Mbappé cuando este tenía pinta de plantarse solo ante el meta danés. La segunda, más clara, fue una durísima entrada de Koundé sobre el tobillo de Nelsson que solo se saldó con amarilla. Poco después llegó el final de la entretenida primera parte.

placeholder Mbappé volvió a marcar las diferencias. (Reuters/Marko Djurica)
Mbappé volvió a marcar las diferencias. (Reuters/Marko Djurica)

Mbappé es el rey

Dinamarca decidió cambiar de delantero ante el desafortunado encuentro de Cornelius. Además de estar desacertado, tenía amarilla y lindó en ocasiones con la expulsión. Fue más que nunca Tronquelius –como lo ha definido el autor de 'El fútbol no te da de comer' (Libros del KO, 2022) y columnista Enrique Ballester–, dado su pobre encuentro. Curiosamente, el espigado ariete danés era una elección pertinente, pues venía de hacer doblete en la reciente victoria ante Francia en la Nations League. Su sustituto fue el empresario –últimamente se prodiga más en los negocios que en el césped– y jugador del Español Martin Braithwaite.

El partido continuó siendo precioso y Francia dio un paso adelante. Griezmann demostró lo infinitamente importante que es para su selección, y lo feliz que puede hacer a los suyos cuando no se ve obligado a jugar a partir del minuto 60. Fue el mejor del primer tramo de la segunda contienda, pero el gol que abrió la lata no fue suyo. El autor fue, quién si no, Kylian Mbappé, tras una excelsa jugada protagonizada por él mismo y Theo Hernández, que dio el decisivo pase de la muerte. Era el 1-0, y los galos parecían absolutamente desatados.

El tándem formado por Mbappé y Hernández promete muchas tardes de gloria para la selección en la siguiente década. El delantero del PSG continúa congraciándose en el país que le ha hinchado de ingentes fajos de billetes, mientras que el exlateral del Real Madrid parece haber dado un paso adelante en su carrera. Hasta hace poco, Theo solo era noticia fuera del terreno de juego. En 2018 dijo que su sueño era jugar con la Selección española, luego se viralizó una fotografía en la que salía en una fiesta con dos personas con enanismo disfrazadas de policías y, por último, su perro se escapó y acabó matando a otro que era propiedad de una señora mayor. Por suerte, las tornas para él parecen haber cambiado, sobre todo, tras sus grandes participaciones con el AC Milan.

Dinamarca se veía obligada a reaccionar, pues quedaba muy tocada con un solo punto. Y no tardó en hacerlo. Eriksen puso un córner en la cabeza de Andersen, que la picó para que otro defensor, el barcelonista Christensen, empujase el esférico a la red. Nada pudo hacer Lloris ante la violencia del testarazo. Era el 1-1, y la tranquilidad para la escuadra rojiblanca. Ninguna selección se conformaba con el punto. Lindstrom pudo poner el segundo y, cuando restaban poco más de diez minutos, Tchouaméni pudo estrenarse con Francia en un cabezazo que salvó Maehle de forma tan extraña como milagrosa. ¡Hasta Rabiot –sí, Rabiot– quiso imitar a Richarlison con una acrobacia que no entró por poco! Y qué decir de Braithwaite, que también tuvo la suya con un disparo que rozó el palo. Qué maravilla de partido.

Pero el protagonismo tenía nombre. En el minuto 86 llegó el segundo zarpazo del que quiere ser el emir futbolístico de Qatar, si es que no lo es ya. Un magnífico centro de Griezmann permitió que Mbappé, en el área pequeña, rematase con el muslo a la red y anotase su segundo tanto, lo que le convierte en el pichichi del torneo, junto al ecuatoriano Enner Valencia. Francia ya está clasificada para cuartos de final, y lo hará como primera. Dinamarca tendrá que ganar a Australia, y esperar, si quieres estar entre los dieciséis mejores equipos del torneo.

Francia confirmó que su candidatura a revalidar el campeonato y cosechar su tercer Mundial es absolutamente firme, pese a contar con lesionados como Karim Benzema, tras vencer a una dignísima Dinamarca (2-1), con un doblete de quien pretende ser el emir en Qatar 2022: Kylian Mbappé. Fue un encuentro vibrante, con ocasiones claras para los dos equipos, y solo el mayor olfato decantó la balanza para los favoritos.

Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda