Es noticia
Menú
La explotación laboral de Qatar no cesa a un año del Mundial: "Abusan de los trabajadores"
  1. Deportes
  2. Fútbol
Más de 6.500 muertos

La explotación laboral de Qatar no cesa a un año del Mundial: "Abusan de los trabajadores"

El Gobierno qatarí sigue sin llevar a cabo las reformas prometidas para mejorar la situación de los trabajadores inmigrantes. Tampoco han explicado la causa de los fallecimientos

Foto: Diversos trabajadores inmigrantes durante la construcción de los estadios para el Mundial en 2019. (Reuters/Kai Pfaffenbach)
Diversos trabajadores inmigrantes durante la construcción de los estadios para el Mundial en 2019. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

A poco más de un año para que el Mundial de Qatar 2022 dé el pistoletazo de salida al mayor evento futbolístico del mundo, las reformas laborales que debían mejorar la situación de los trabajadores inmigrantes siguen paralizadas y las muertes son una incógnita. "En 2017 Qatar lanzó un ambicioso programa de mejora de los derechos de los trabajadores. Algunos de sus puntos más importantes eran la regulación de las horas de trabajo de las trabajadoras domésticas, los tribunales laborales para facilitar el acceso a la justicia, un fondo para apoyar el pago de los salarios no pagados y un salario mínimo, pero no se han aplicado con eficacia", cuenta el portavoz de Amnistía Internacional, Carlos de las Heras.

placeholder Las insalubres condiciones de los trabajadores son muy preocupantes. (Reuters/Kai Pfaffenbach)
Las insalubres condiciones de los trabajadores son muy preocupantes. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

Según denuncia Amnistía Internacional en el último informe realizado 'Real Check 2021: A year to the 2022 World Cup. The state of migrants worker's rights', la investigación de la organización por los derechos humanos ha descubierto que los trabajadores siguen enfrentándose a obstáculos insuperables para cambiar de trabajo. "Tienen empleadores abusivos que bloquean su traslado o recurren a medidas de represalia para penalizarlos por intentar marcharse. El Gobierno debería aplicar rigurosamente las reformas. Sin embargo, ni vigila su cumplimiento ni los abusadores rinden cuentas", apunta de las Heras.

El Sistema Kafala articula el marco que regula las relaciones laborales entre los empleadores y los trabajadores inmigrantes en el país (el 90% de la mano de obra en Qatar es extranjera) y amarra el destino del obrero a las distintas empresas de construcción de estadios, red de carreteras e infraestructuras para el Mundial. De este modo, la unión de patrocinio establece una serie de dificultades para rescindir contratos o salir del país. "El cambio más importante que afecta a miles de personas, el de permitir a los trabajadores inmigrantes a salir del país y cambiar de trabajo sin el permiso de sus empleadores, sigue sin aplicarse", explica el portavoz de Amnistía Internacional.

Mano de obra atada al empleador

Aunque Qatar ha eliminado el requisito de obtener el permiso de salida y el 'certificado de no objeción' para la mayoría de la mano de obra inmigrante con la que, en teoría, esta puede salir del país y cambiar de trabajo sin el consentimiento de sus empleadores, la realidad es diferente. De las Heras afirma que "ha surgido un nuevo proceso de 'certificado de no objeción' en el que permanecen en vigor aspectos lesivos del sistema Kafala". Así, los empleadores pueden seguir impidiendo al personal inmigrante cambiar de trabajo y controlar su situación legal. "Incluso hemos encontrado casos de trabajadores a los que se les exige pagar una indemnización al empleador para cambiar o dejar el trabajo", detalla el portavoz de Amnistía Internacional.

placeholder Algunas de las fotos tomadas por Amnistía Internacional cuando entraron en las casas de los trabajadores en 2012. (EFE/Amnesty International)
Algunas de las fotos tomadas por Amnistía Internacional cuando entraron en las casas de los trabajadores en 2012. (EFE/Amnesty International)

En su análisis, Amnistía Internacional ha observado también que el pago con retraso y la retención de salarios y otras prestaciones contractuales siguen siendo formas muy habituales de abuso que sufre la mano de obra migrante en Qatar. Además, el acceso de esta a la justicia es muy limitado y se sigue prohibiendo a los trabajadores y trabajadoras organizarse para luchar juntos por sus derechos.

"Qatar es uno de los países más ricos del mundo, pero su economía depende de los dos millones de trabajadores migrantes que residen en él. Todas esas personas tienen derecho a recibir un trato justo en el trabajo, así como justicia e indemnizaciones si sufren abusos", afirma el director del Programa de Asuntos Globales de Amnistía Internacional, Mark Dummett.

El misterio de las muertes inexplicadas

"Muchas de las muertes que denunciamos el pasado mes de agosto siguen sin respuesta. Qatar no las investiga y atribuyen las defunciones a 'causas naturales', pero esto es impreciso. Todos los indicios apuntan a largas jornadas de trabajo en un clima extremo como el del país", matiza de las Heras. Una situación que provoca que las familias que dependían de las remesas de estos trabajadores migrantes, procedentes en su mayoría de India, Nepal y Bangladesh, sigan sin conocer el motivo real de la muerte de sus familiares ni tengan posibilidad de recibir ninguna indemnización.

Foto: Xavi Hernández en Qatar. (Imagen de archivo)

De las Heras subraya el último caso en el que Amnistía Internacional analizó las muertes de seis trabajadores migrantes: cuatro trabajadores de la construcción, un guardia de seguridad y un conductor de camión. No se tiene constancia de que ninguno de ellos padeciera problemas de salud previos y todos habían superado las pruebas médicas obligatorias antes de viajar a Qatar. Ninguna de sus familias ha sido indemnizada a día de hoy.

"El Gobierno de Qatar sostiene que desde 2015 han fallecido 35 trabajadores en proyectos del Mundial supervisados por el órgano encargado de la organización, el Comité Supremo. Pero no hay ninguna estimación del número real de trabajadores que han perdido la vida en otros proyectos de infraestructuras. Se limita a decir que entre 2010 y 2019 murieron 15.000 personas extranjeras, pero aquí habla de todas las personas", remarca el portavoz.

El investigador experto en derechos humanos de la zona del Golfo y fundador de FairSquare, Nicholas McGeehan, explica cómo Qatar rechaza enseñar estadísticas por las repercusiones que podrían tener en su reputación internacional. "El 69% de las muertes están inexplicadas. Declaran que son 'causas naturales', lo que significa que no ha habido autopsia. En la mayoría de los casos, los doctores no pudieron determinar la causa y la marcaron como natural, metieron el cuerpo en un ataúd y lo enviaron a su casa sin una investigación pertinente". Por último, MGeehan ndica que el número de 6.500 muertos dados por 'The Guardian' en febrero de 2021 "está incompleto y es mucho más elevado porque faltan países como Filipinas o Kenya".

Se agotan las esperanzas de mejora

"La situación de los trabajadores tras el Mundial es incierta y arriesgada. En teoría, la Copa del Mundial debería dejar un legado positivo para los derechos humanos y Qatar cuenta con los recursos y la capacidad para cumplir sus promesas así como con el apoyo de expertos y socios internacionales para aplicar las reformas prometidas, pero no castiga a los empresarios abusivos ni cumple plenamente la nueva normativa", revela de las Heras.

placeholder Los trabajadores deben exponerse a temperaturas extremas. (EFE/Ali Haider)
Los trabajadores deben exponerse a temperaturas extremas. (EFE/Ali Haider)

"Si Qatar hace algún gesto para dejar claro que no va a tolerar abusos laborales, penaliza a los empleadores o empleadoras que infrinjan la ley y protege los derechos laborales, nos ofrecerá un campeonato que todo el mundo podrá celebrar. Hay que recordar que es obligación de todas las partes implicadas (empleadores, autoridades y como no, también FIFA, responsabilizarse por ello", zanja de las Heras.

En los últimos meses, tan solo las selecciones de Noruega, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Finlandia han exhibido camisetas que demandaban respeto por los derechos humanos en Qatar. Y, a nivel individual, Tim Sparv y Toni Kroos han sido los únicos futbolistas que han criticado la deprimente situación de los operarios inmigrantes en el Golfo Pérsico: "Los trabajadores inmigrantes están sometidos a jornadas sin descanso bajo 50 grados, sufren una alimentación insuficiente, sin agua potable y a temperaturas de locura", expuso el jugador del Real Madrid. ¿Hará la Selección española algún gesto?

A poco más de un año para que el Mundial de Qatar 2022 dé el pistoletazo de salida al mayor evento futbolístico del mundo, las reformas laborales que debían mejorar la situación de los trabajadores inmigrantes siguen paralizadas y las muertes son una incógnita. "En 2017 Qatar lanzó un ambicioso programa de mejora de los derechos de los trabajadores. Algunos de sus puntos más importantes eran la regulación de las horas de trabajo de las trabajadoras domésticas, los tribunales laborales para facilitar el acceso a la justicia, un fondo para apoyar el pago de los salarios no pagados y un salario mínimo, pero no se han aplicado con eficacia", cuenta el portavoz de Amnistía Internacional, Carlos de las Heras.

Mundial de Qatar 2022 Derechos humanos Qatar Investment Authority (QIA)