España se lame las heridas con un festín de goles ante la débil Georgia (4-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Una goleada más que necesaria

España se lame las heridas con un festín de goles ante la débil Georgia (4-0)

El conjunto de Luis Enrique trenzó un partido redondo que dominó de principio a fin. Los tantos de Gayà, Soler, Ferran Torres y Pablo Sarabia decidieron el choque

Foto: La selección suma tres puntos y se coloca primera de grupo a la espera de que Suecia juegue sus dos partidos. (Reuters)
La selección suma tres puntos y se coloca primera de grupo a la espera de que Suecia juegue sus dos partidos. (Reuters)

La Selección de Luis Enrique se encontró con el mejor partido posible para recuperar su autoestima y sumar tres puntos que aporten tranquilidad y confianza al combinado nacional en su tortuoso camino al Mundial de Qatar. La débil Georgia pagó los platos rotos de la estrepitosa derrota ante Suecia con los goles de José Luis Gayà, Carlos Soler, Ferran Torres y Pablo Sarabia en una exhibición de 'La Roja' en un partido dominado de cabo a rabo por los locales. Ahora, con 10 puntos, España le traslada la presión a una Suecia que tiene una unidad menos (con dos partidos aún por disputar) y que se la jugará el próximo miércoles ante la batalladora Grecia. Los hombres de Luis Enrique resuelven el primer desafío tras la derrota y ya esperan a su próximo adversario, Kosovo, también el miércoles.

placeholder Los jugadores hacen una piña para celebrar la goleada. (Reuters)
Los jugadores hacen una piña para celebrar la goleada. (Reuters)

La revolución de Luis Enrique, con hasta cinco novedades en el XI (Gayà por Jordi Alba, Rodri por Busquets, Abel Ruiz por Morata, Llorente por Koke y Sarabia por Gerard Moreno), sirvió de toque de atención para los suyos. Un aviso para salir enchufados desde el principio y evitar unas desconexiones competitivas que este grupo ya no se puede permitir si quiere estar en la cita del invierno de 2022. Los jugadores, espoleados por los ánimos del público del Nuevo Vivero de Badajoz, se pusieron manos a la obra desde el principio.

Marcos Llorente se ganó el pan

El balón se movía con velocidad, los jugadores abrían el campo y encontraban soluciones ante una Georgia que optó por encastillarse en las faldas de su guardameta, Giorgi Loria, y esperar su oportunidad al contragolpe. No había ni trampa ni cartón en el plan del exinternacional francés, Willy Sagnol. España se encomendó a uno de los futbolistas que mejor están jugando en este parón: Carlos Soler. El valencianista, que ya marcó ante Suecia, recibía en la banda izquierda, provocaba la subida de Gayà y enviaba balón tras balón medido al espacio. El lateral llegaba a línea de fondo y buscaba un remate de Abel Ruiz que no conectaba por poco.

placeholder Marcos Llorente fue un puñal por banda. (EFE)
Marcos Llorente fue un puñal por banda. (EFE)

Una acción marcada a fuego en la pizarra de Luis Enrique y diseñada para atacar la profundidad que obtuvo su réplica en la derecha, donde Marcos Llorente y Ferran Torres agitaron la coctelera. Tanto fue el cántaro a la fuente que se terminó rompiendo, aunque de forma fortuita. Gayà, de los más activos en los primeros compases del duelo, recogió un rechazo en la frontal para cargar su pierna izquierda y marcar el tanto que abriría la lata tras impactar en el cuerpo de un defensor visitante. España se adelantaba y cogía impulso.

Poco después, Marcos Llorente reivindicaría su derecho a triunfar como interior en la Selección. Primero, el jugador del Atlético de Madrid entraría como un cuchillo en la mantequilla georgiana, apuraría línea de fondo y pondría un centro atrás tras pisar la cal que Soler empalaría al fondo de la red. Y luego, misma fórmula con idéntico resultado. Carrera al espacio entre central y lateral, defensa descolocada y centro raso para que Ferran Torres cerrarse la primera mitad con el tercer tanto de la noche. España se iba al vestuario dejando una gran imagen, controlando al rival y reencontrándose.

placeholder Soler fue uno de los más destacados. (Reuters)
Soler fue uno de los más destacados. (Reuters)

A la vuelta, Luis Enrique dio minutos a Raúl Albiol tras sentar a Laporte. España entró con otro ritmo, satisfecha del resultado. Georgia, con Mikautadze y Qazaishvili entrando desde el banquillo, cambió la cara y obligó a Unai Simón a intervenir por primera vez en el encuentro. Por suerte, el disparo de Davitashvili rebotó en sus manos y se marchó fuera por los pelos. El técnico español aprovecharía para despertar a los suyos e introdujo a Pablo Fornals y Mikel Merino por Eric García y Ferran Torres. Fue llegar y besar el santo. Pase cruzado de Fornals al contragolpe y Sarabia ponía la guinda a su encuentro.

Georgia trataría de responder al contundente 4-0. Mikautadze frotó la lámpara y dibujó un golpeo que obligó a Unai Simón a apoyarse en el poste y evitar el primer tanto de los visitantes. La distancia en el marcador pudo ser más amplia, pero el '9' elegido por Luis Enrique, Abel Ruiz, estrelló la pelota en el muñeco cuando se plantó solo ante Loria. A 15 minutos del final, Robert Sánchez reemplazó a Unai Simón y debutó con España y en el descuento, Fornals asistió a Sarabia para endosarle una manita a los georgianos, pero el colegiado lo anuló por fuera de juego. Los 8.444 espectadores que se personaron en el Nuevo Vivero disfrutaron del festín de goles de la Selección y vivieron una victoria plácida del combinado nacional.

Selección Española de Fútbol Luis Enrique Georgia