LA MAYORÍA PROCEDEN DE ÁFRICA

5.500 personas que llegaron a Rusia por el Mundial se niegan a abandonar el país

Entraron en el país gracias al visado que se creó para los aficionados al fútbol y ahora intentan llegar al resto de Europa o pedir asilo como refugiados

Foto: Los aficionados nigerianos que acudieron a Rusia son mayoría entre los que se han quedado (Reuters/Ivan Alvarado)
Los aficionados nigerianos que acudieron a Rusia son mayoría entre los que se han quedado (Reuters/Ivan Alvarado)

Miles de aficionados de todo el mundo solicitaron un visado especial para poder acceder a Rusia a presenciar los partidos del último mundial de fútbol celebrado en 2018. Los seguidores de las 31 selecciones participantes, además de la anfitriona, no tuvieron que pedir el tradicional visado de entrada en el país, sino el ‘fan ID’, una identificación que te permitía entrar en el país durante el tiempo que duraba el torneo.

Sin embargo, ocho meses después de que concluyera el campeonato, hay 5.500 personas que siguen en Rusia con ese visado temporal, por lo que su presencia en el país es, a todas luces, ilegal. Se trata de ciudadanos procedentes de países africanos como Nigeria, Camerún o Sudán, pero también asiáticos como Yemen, Bangladesh o Pakistán.

Evgeni Yastrebov, consultor en asuntos de inmigración de la ONG Comité de Asistencia Cívica, explica a la BBC que la gran mayoría de los aficionados llegaron al país para presenciar los partidos, pero otros lo hicieron “con la esperanza de obtener asilo y quedarse en Rusia de forma permanente, o viajar a Europa y solicitar asilo allí".

La mayoría son hombres y pedirán asilo, pero no lo tendrán fácil, aunque procedan de países con dificultades. Y es que Rusia sólo concedió el estatus de refugiado a 33 personas en todo el año 2017, el último del que se tienen registros, por lo que su futuro es poco halagüeño. Aunque la mayoría querría llegar a Europa y pedir asilo en cualquier otro país, no pueden hacerlo al no poder cruzar la frontera con sus visados temporales y sus pasaportes extranjeros.

Una situación compleja

Prácticamente ninguno de ellos ha podido aprender ruso en este corto periodo de tiempo, por lo que sus posibilidades de trabajar son mínimas y, por tanto, apenas tienen recursos económicos. Por otra parte, no quieren regresar a sus países ya que salieron de ellos con la esperanza de encontrar una vida mejor aprovechando el Mundial de fútbol.

Los aficionados de Camerún siempre dan color allá donde va su selección (EFE/EPA/Abedin Taherkenareh)
Los aficionados de Camerún siempre dan color allá donde va su selección (EFE/EPA/Abedin Taherkenareh)

Aunque ahora quedan 5.500 personas con esa ‘fan ID’ que les permitió entrar en el país, fueron más de 12.000 las que se quedaron en Rusia de manera ilegal después del Mundial. Las autoridades han conseguido reducir esa cifra a más de la mitad expulsando a aquellos que han ido encontrando, el mismo futuro que espera a los ‘aficionados’ que aún permanecen en el país.

El objetivo del gobierno ruso es que todos hayan abandonado sus fronteras antes de finales de marzo y para ello están redoblando los esfuerzos policiales, en busca de esas personas que se camuflaron como aficionados al fútbol buscando una vida mejor.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios