inglaterra se queda con un meritorio cuarto lugar

El talento de Hazard pone a Bélgica en su debido lugar, el tercer puesto del Mundial

Eden Hazard marcó el segundo gol del partido contra Inglaterra y dirigió a su equipo en la victoria. Los belgas pueden estar orgullosos de haber encontrado por fin un buen curso para su selección

Foto: Hazard, en el partido contra Inglaterra. (Reuters)
Hazard, en el partido contra Inglaterra. (Reuters)

Eden Hazard es uno de los mejores jugadores de su tiempo, y poco importa que unos u otros no lo interpreten así. Cuando él está en el campo, el fútbol es un lugar mejor. Los buenos jugadores son felices rodeados de otros buenos jugadores, y eso en Bélgica le ocurre. Especialmente cuando se junta con Kevin De Bruyne, otro de esos futbolistas en el mejor sentido de la palabra. Y entre los dos, y un equipo muy notable, hicieron de su país el tercero mejor del mundo en este deporte. La mejor actuación belga en la historia del campeonato. Un mérito que terminó con una victoria a Inglatera.

El partido por el tercer puesto no tuvo mucha gracia, pero es que por definición no la tiene. Es una batalla de perdedores, de los que casi reinaron pero no lo hicieron, se quedaron a un solo partido de la gloria. Bélgica e Inglaterra se van de Rusia con mejores sensaciones que las que tenían al llegar, pero sin campeonato del mundo. ¿Es suficiente? Es, en todo caso, mejor que lo de España o Alemania, que hicieron las maletas con la frustración de quien falla estrepitosamente.

Es curioso lo de Bélgica, en su mejor momento histórico. Llevaba años corriendo su nombre por los pasillos del fútbol, era el equipo de los que ven mucho fútbol y le gusta presumir de ello. Tienen una generación brillante, con muchos y muy buenos jugadores, pero hasta el momento quedaba siempre en agua de borrajas. No había consistencia porque no eran un equipo, han pasado por su banquillo seleccionadores realmente malos. Roberto Martínez es bastante bueno, quizá no entre los top del mundo, pero con la comprensión suficiente para no hacer locuras.

Por eso solo Francia, la poderosa Francia, logró apearles de este torneo. Les hicieron competencia en lo peor que le podía pasar a la selección belga, con un exceso de fuerza que no supieron nivelar. No es que los diablos rojos anden cortos de físico, es un equipo que tiene jugadores fuertes como Witsel, pero sus vecinos, con los que no tienen la mejor relación del mundo, son otra liga en ese sentido.

Un futuro fuera del Chelsea

En el plano del talento, pueden competir con cualquiera. Hazard, quizá el mejor de todos, es uno de esos futbolistas que entra por los ojos. Tiene una capacidad innata para el cambio de ritmo, como si en lugar de piernas tuviese batutas marcando el tempo del partido. Arranca y para, mira a los ojos del defensor y elige casi siempre bien. Sus años en el Chelsea están siendo brillantes, aunque en ese equipo los altibajos son lugar común. No sería de extrañar que equipos todavía más grandes apostasen por él más tarde o más temprano.

Tras el partido contra Inglaterra, el propio Hazard abrió la puerta a salir del Chelsea. "Tras seis maravillosos años en el Chelsea, puede que sea hora de descubrir algo diferente", dijo ante la prensa. "Después de este Mundial, puedo decidir si quedarme o no, aunque es el Chelsea quien tiene que tomar la decisión final. Vosotros sabéis mi destino preferido". En más de una ocasión ya se ha dejado querer por el Real Madrid.

Kane y Henderson aplauden a la grada. (EFE)
Kane y Henderson aplauden a la grada. (EFE)

El balón parado

Hazard marcó el segundo a Inglaterra, necesario para definir el partido y detener el tiempo. Mucho antes, casi al comienzo, había marcado Meunier. Los ingleses lo enteraron de mil maneras, pero ora Courtois, ora la defensa, fueron desbaratando todas las opciones de los británicos. La más clara de todas fue de Eric Dier, detenida en la línea por Alderweireld, su compañero de equipo en el Tottenham.

Los ingleses han demostrado en este campeonato ser un equipo de enorme pundonor. Tienen un equipo no tan brillante como otros, los belgas, por ejemplo, pero han encontrado en el juego colectivo y en los detalles grandes oportunidades para estar a la altura. El caso más claro, y es para tomar nota, está en el balón parado. Hay una cuestión a estudiar, lo que va a cambiar el VAR el fútbol. No necesariamente por su uso, sino por su mera existencia. Este Mundial ha tenido un rosario interminable de goles de córner que, de repente, son mucho más fáciles de lo que eran porque los defensas, temerosos ante la opción de que le vídeo les sonroje, agarran menos a sus pares. Y eso, claro, genera opciones al atacante.

En LaLiga, que este año tendrá videoarbitraje, algunos técnicos se pueden apuntar el trabajo de Southgate y su equipo, porque ha sido magnífico y saldrá muy a cuenta a los equipos ponerse al día con esto. Inglaterra ha sido semifinalista de este Mundial, igualando así su segunda mejor posición histórica, gracias a eso y al empeño de Harry Kane, excelente goleador que saldrá de este campeonato con la bota de oro de máximo artillero. Consuelo menor, pero consuelo.

Inglaterra sería mejor con Hazard, porque en relidad cualquier equipo lo sería. El belga es la distancia entre Inglaterra y un gran equipo, porque los de Southgate han demostrado ser ordenados, bien trabajados y solventes, pero en muy pocos momentos aparentaron ser brillantes. Con ese país y su fútbol se dan las mayores paradojas del deporte. Por población y devoción, deberían ser mucho mejores. Por poderío y liga, tendrían que tener mejores jugadores disponibles. Deberían de soñar con finales y títulos, pero no lo hacen. Es una cuestión de tradiciones, no suelen opositar a los mejores puestos y la derrota y el fracaso han sido muchas veces la compañía de los tres leones en la camiseta. Por eso mismo Rusia queda como un buen recuerdo para una selección a la que le faltan, fundamentalmente, futbolistas.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios