BUENAS SENSACIONES EN SUS PRIMEROS COMPASES

Así serían los octavos de final si no existiera el VAR: España ya es la gran beneficiada

La tecnología ha llegado al Mundial para quedarse y, de momento, está confirmando que hace del fútbol un deporte mucho más justo

Foto: El VAR, en el momento de determinar que el gol de Iago Aspas era legal. (Reuters)
El VAR, en el momento de determinar que el gol de Iago Aspas era legal. (Reuters)

El VAR ha llegado para quedarse. Las primeras sensaciones que ha dejado la ayuda tecnológica en el Mundial son positivas y, sin duda, han servido para hacer el fútbol algo más justo. Una vez finalizada la fase de grupos, varias han sido las ocasiones en las que el videoarbitraje ha tenido que intervenir para solucionar algunas dudas arbitrales que, de cualquier otra manera, hubieran dado lugar a equívocos. Así serían los octavos de final si no hubiera intervenido el VAR.

[ESPECIAL - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Posiblemente, la decisión más importante de todo el Mundial -al menos, hasta ahora- tiene que ver con España. El combinado nacional era segundo de grupo por la derrota que encajaba ante Marruecos, cuando Iago Aspas anotaba de tacón en el descuento tras un gran centro de Dani Carvajal. El colegiado Ravshan Irmatov anulaba el tanto por fuera de juego, pero el VAR le corregía: gol legal y, por tanto, la Selección española conseguía el empate 'in extremis'.

Casi al mismo tiempo, en el otro partido de grupo, el VAR de nuevo echaba una mano a España. Sardar Azmoun remataba de cabeza dentro del área de Portugal y el balón pegaba en el brazo de Cedric Soares. Avisado por los asistentes, el colegiado señalaba pena máxima a favor de Irán, que Karim Ansarifard se encargaba de transformar. Estos dos goles metían a España primera de grupo: si no fuera por el VAR, la Roja habría sido segunda y, por ende, habría ido por el lado difícil del cuadro.

Y es que España es la selección a la que más afectó el VAR. En el partido ante Portugal, dos decisiones afectaron al marcador: la primera, el penalti de Nacho a Cristiano que, tras revisarse por videoarbitraje, Gianluca Rocchi decidió señalar; la segunda, el empate a uno de Diego Costa donde, tras analizarse las imágenes, el colegiado no apreció que hubiera falta sobre Pepe en el forcejeo previo. Ante Irán, el VAR anuló el gol de Saeid Ezatolahi por fuera de juego que hubiera supuesto el empate.

Francia es otra selección que podría haberse encontrado con un cambio significativo en su clasificación. En el partido ante Australia, la tecnología es la que permitió que se produjera la victoria: el primer gol llegó por un penalti que, de no ser por el VAR, André Cunha no lo hubiera señalado; el segundo tanto de ese encuentro fue un disparo lejano de Pogba que la tecnología de gol dictaminó que había entrado. Sin esos dos tantos, Francia podría haber perdido el choque y, por tanto, haber sido segunda.

En el Grupo F, todo podría haber cambiado para Corea del Sury Suecia. En el partido entre ambos equipos, el colegiado Joel Aguilar pitó penalti a favor de los suecos tras consultar con el VAR. De no haberlo hecho, el partido podría haber acabado en empate y, con los resultados de la jornada de este miércoles, el combinado asiático y el escandinavo habrían tenido que recurrir al número de tarjetas recibidas para determinar qué equipo habría logrado la clasificación.

De igual manera, Argentina podría haberse quedado fuera del campeonato en caso de no haber existido el VAR. Con 1-1 en el marcador ante Nigeria, Cuneyt Çakir decidió revisar el VAR al comprender que había habido una mano de Marcos Rojo dentro de su área, pero sin tener todas consigo sobre la voluntariedad. Tras revisar las imágenes, el colegiado turco entendió que era mano involuntaria y no señaló pena máxima. El posterior gol del defensa del United hizo el resto.

En los últimos partidos de la fase de grupos, el VAR también tuvo influencia. Senegal era consciente de que, ganando a Colombia, estaba clasificada a los octavos de final... y a punto estuvo de ponerse por delante en el marcador, después de que Milorad Mazic se cobrara un penalti a favor de la selección africana. Sin embargo, el VAR corrigió al árbitro, después de que por televisión se viera que Davinson Sánchez tocaba balón. El colegiado dio marcha y no pitó penalti. Colombia terminaría ganando.

En líneas generales, la aplicación del VAR está dejando una sensación positiva: entre las selecciones y los aficionados, porque el fútbol es más justo; con los colegiados, porque tienen una red de seguridad en caso de cometer un fallo. Aún así, siempre puede generar algo de polémica, pues el VAR no deja de ser una imagen interpretable por un equipo de árbitros. Lo cierto es que el fútbol es más justo desde que existe la tecnología, la que le ha dado a España el primer puesto del grupo.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios