ha tirado la puerta deL ONCE INICIAL

Iago Aspas y 10 más: lo que España debe aprender del rebelde de la Selección

El carácter enérgico, la chispa y la capacidad para hacer goles de Iago Aspas es lo que mejor le vendría a España contra Rusia para recuperar la alegría. Se merece entrar en el once

Foto: Iago Aspas marca de tacón el gol del empate de la selección española contra Marruecos que le dio el primer puesto. (Efe)
Iago Aspas marca de tacón el gol del empate de la selección española contra Marruecos que le dio el primer puesto. (Efe)

Si Fernando Hierro quiere ser justo, la alineación contra Rusia tiene que contar con Iago Aspas y diez más. El motivo no es sólo el gol que hizo el delantero para empatar el encuentro contra Marruecos en el minuto 91, sino la sensación de que Iago Aspas es capaz de contagiar su carácter rebelde a un grupo que, no se sabe muy bien si por el efecto del despedido de Lopetegui o porque están tiesos físicamente, ha perdido chispa e inspiración. España está triste y necesita que alguien la saque de la melancolía. Los que conocen bien a Iago Aspas cuentan que es un futbolista indomable y que esta personalidad volcánica es lo que le ha llevado a convertirse en un genio.

[ESPECIAL - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Genial fue el gol de tacón que hizo contra Marruecos, con la diestra -su pie menos bueno-, y en un momento crítico. Si lo hacen Messi, Cristiano Ronaldo o Neymar estaríamos hablando de una maravilla mundial solo al alcance de los más grandes. Pero lo ha marcado un gallego que es un lunático porque cuando pisa el césped se transforma en un tipo desconcertante para los rivales y los árbitros. Sí, en efecto. Para los colegiados es un incordio porque tiene fama de protestón entre el estamento arbitral. No se calla, reprocha, critica, reclama y se encara con quien haga falta. Le hierve la sangre y eso no lo pueden decir algunos titularísimos que parece que tienen el puesto garantizado en el once de Hierro.

Diego Costa y Aspas, titulares

El espíritu de Iago Aspas es lo que necesita España. Es la mejor medicina para esos primeros síntomas de depresión que nos han dejado los partidos contra Irán y Marruecos. Rebelde con causa porque lo ha demostrado con su espectacular cifra de goles en la última Liga. Es el máximo goleador español, con 22 tantos, y sólo fueron capaces de marcar más que él Luis Suárez (25), Cristiano Ronaldo (26) y Messi (34). El céltico superó a otras estrellas como Griezmann (19 goles) y Bale (16). Con España ha marcado 6 goles en 12 partidos. Lopetegui buscaba gol y ahí lo tiene Fernando Hierro, que debería replantearse el once y el sistema y puede que contra los rusos convenga más jugar con dos delanteros: Diego Costa y Aspas.

Iago Aspas discute con dos jugadores de Marruecos. (Reuters)
Iago Aspas discute con dos jugadores de Marruecos. (Reuters)

El temperamento de un díscolo

Hay quién se pregunta por qué si es tan bueno no juega en un equipo con más aspiraciones que el Celta. Probablemente si a Aspas le pusieran en el Real Madrid, el Barcelona o el Atlético de Madrid haría una buena cantidad de goles. Probó una aventura en el Liverpool, en 2013, que no salió bien por una cuestión de adaptación a otro país y cultura. Regresó a España para jugar en el Sevilla y volver a su punto de partida el 12 de junio de 2015: el Celta. De aquí parece que va a ser difícil sacarle a sus casi 31 años porque se siente querido, reconocido y valorado. Pero ofertas siguen llegando al club vigués. El que lo quiera fichar tiene que pagar los 40 millones de euros de la cláusula y convencerle de que es su apuesta. Hay un entrenador que habla muy bien de él: Simeone.

De lo poco bueno que le ha sucedido a España en este Mundial es la aparición de la obra de arte ante los marroquíes en forma de tacón. Hay otros delanteros, con más nombre y mejor cartel, como Lewandowski y Salah que se van de Rusia por la puerta de atrás. Lo que ha hecho Aspas es tirar la puerta de la Selección y merece jugar más y desde el inicio. Lo ha conseguido gracias a ese temperamento que desde niño forjó y que todavía recuerdan en el Celta cuando mintió en las pruebas de acceso a la cantera y dijo que tenía un año más. Solo así podía cumplimentar el formulario. Cuando le vieron en el campo, alucinaron con sus cualidades: velocidad, técnica, descaro y gol. Este lunes, otros muchos le conocieron. Depende de Hierro que siga revolucionando a España.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios