victoria ante nigeria y pase a octavos

Si te gusta el fútbol es imposible que no fueras con Argentina

Los goles de Leo Messi y Marcos Rojo le dieron el triunfo a Argentina, que logró una victoria épica y jugará contra Francia. Si Argentina quiere hacer algo en este Mundial, depende de Messi

Foto: Leo Messi marcó su primer gol del Mundia, el 0-1 en la victoria de Argentina contra Nigeria. (Reuters)
Leo Messi marcó su primer gol del Mundia, el 0-1 en la victoria de Argentina contra Nigeria. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Si te gusta el fútbol es imposible no desear que un jugador como Leo Messi siga adelante en un Mundial. Si te emociona el fútbol es imposible no empatizar con los 25.000 argentinos que este martes en San Petersburgo lloraron junto a sus jugadores por la clasificación de su selección para octavos de final, donde Francia les espera. Al tercer día Messi resucitó, Rojo les dio el triunfo en el 86’ y toda Argentina estalló de alegría.

[ESPECIAL - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

No fue un partido memorable del azulgrana, pero estaba vivo. Y eso, tratándose de alguien como él, ya era mucho. Porque ante la imagen desoladora de un Leo cerrando los ojos y frotándose la sien cuando sonaba el himno frente a Croacia, esta vez desde el primer minuto su gestualidad fue completamente diferente. Enchufado, despierto, dispuesto a liderar. A los 14 minutos, después de un gran pase de Banega, Messi controló con el muslo, la bajó en el aire con el pie izquierdo y chutó cruzado con la derecha, su ‘pie malo’, para adelantar a la Albiceleste. "Gracias a Dios", se le leyó en los labios a un Maradona omnipresente en la grada y en el imaginario colectivo de un país que le venera, y a quien se le vio echar una cabezadita al final de la primera parte y hacer la peineta en la segunda tras el gol de Rojo. Frente a la histeria y el exceso de Maradona, la sombra que siempre le persigue, Messi, concentrado, seguía a lo suyo.

Messi fue el primero que celebró con Rojo el gol de la victoria. (Reuters)
Messi fue el primero que celebró con Rojo el gol de la victoria. (Reuters)

Combinaba con Banega, con Higuaín, por poco no marcó en el 34' después de una falta directa que el portero nigeriano logró desviar con la yema de los dedos y se estrelló en el palo. Y en el descanso, en el túnel de vestuarios, se vio a todo el equipo en torno suyo mientras tomaba la palabra para dar las últimas indicaciones. Messi mandando, ejerciendo de líder, de faro, de guía.

Tras el gol de Moses en el 51’, Argentina se descompuso y el delantero desapareció por momentos, dejando esa duda en el aire de si se estaba agazapando como el depredador que es o si se había venido abajo, sobre todo después de esos minutos de infarto en el que el colegiado se fue a mirar el VAR para decidir si les pitaba penalti en contra en el 75'. Porque a él no le hace falta correr para decidir un partido, pero en esta ocasión la gloria del gol del triunfo no fue suya, sino de Rojo, que cuando todo parecía perdido empalmó un derechazo directo a la red mientras Croacia sentenciaba a Islandia.

Cuando el árbitro pitó el final del encuentro, Messi se abrazó a todos. Lloraban Mascherano y Di María, Sampaoli estaba en éxtasis. Todos aplaudieron a la grada que no dejó de animarles en ningún momento. Leo, que falló un penalti contra Islandia y se sentía culpable, que se mostró mustio y mohíno ante Croacia, incapaz, era la viva imagen del alivio. Porque si Argentina quiere hacer algo en este Mundial, no hay duda de que él es ese Dios al que Maradona daba gracias desde su nebulosa en la grada antes de caer en la siesta y el insulto grosero.

A sus 31 años recién cumplidos, esta puede ser su última oportunidad. Argentina se clasificó de manera angustiosa y gracias a Messi. Y hasta que él no ha espabilado, su selección no ha despertado de la modorra. Si aman el fútbol, ¿cómo no alegrarse de volver a tener la oportunidad de verle el próximo sábado a las cuatro de la tarde en Kazán frente a Francia? Todos y cada uno de los partidos de un Mundial en los que Leo Messi esté cuentan, así que disfrutémoslo mientras podamos. Porque eso es lo que nos quedará al resto, a nosotros.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios