sin puntos, pero con fútbol y orgullo

El error de pensar que España ganará a Marruecos porque no se juega nada

España se encontrará un adversario que quiere lucirse y presumir de que fue capaz de plantar cara y ya no digamos empatar o ganar a una selección que lleva una estrella

Foto: Sergio Ramos con un gesto de desaprobación durante el partido de España contra Irán. (Reuters)
Sergio Ramos con un gesto de desaprobación durante el partido de España contra Irán. (Reuters)

No se juegan nada y les han eliminado del Mundial con dos derrotas por la mínima y, lo más importante, con la sensación de que no han sido inferiores y merecían mejor resultado. Cuando no tienes nada que ganar, pero estás herido en tu orgullo y quieres dar un campanazo puedes llegar a ser igual o más peligroso. Este es el escenario que se va a encontrar España en el tercer partido del grupo contra Marruecos. Se harán respetar y competirán a un alto nivel. Una selección eliminada con dos derrotas por la mínima (1-0) y ni ante Irán ni Portugal fue inferior. Mas bien todo lo contrario. A la Portugal de Cristiano Ronaldo la llegó a meter en su área en la última fase del partido. Contra los iraníes perdieron por un gol en propia puerta. La fortuna no le ha acompañado a una selección marroquí que competirá contra España sin la presión de los puntos y el honor de no bajar los brazos para reivindicarse.

[ES TU HORA - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Mal haría España, que tampoco va sobrada, en creer que Marruecos saldrá derrotada de antemano o dejará de pisar el pie del acelerador en algún momento del encuentro. Probablemente se encuentre un adversario que quiera lucirse en el escaparate más bonito del fútbol, el Mundial, y poder presumir que fue capaz de plantar cara y ya no digamos empatar o ganar contra una selección que lleva una estrella en el pecho. Una victoria para Marruecos contra España sería histórica y provocaría una fiesta nacional en el país vecino. Suficiente argumento para que los marroquíes se tomen el enfrentamiento con toda seriedad, profesionalidad y motivación.


Hay más factores que el anímico, la dignidad, el orgullo y la honra que deberían no despreciar los hombres de Hierro para currarse el partido y conseguir una victoria que les dé opciones de ser primeros de grupo. Marruecos ha demostrado que juega bien al fútbol, con intensidad, profundidad y atrevimiento. Les falta un delantero, que es lo que hoy le está salvando a España, pero les sobra descaro y valentía. No echarán el cerrojo como hizo Irán y sí se irán al ataque con esa agresividad que han mostrado contra los iraníes y portugueses. Un buen test para valorar si España ha mejorado en defensa porque Portugal le hizo tres goles e Irán, con lo poco que atacó, llevó varios sustos a la portería de De Gea.

Achraf durante el partido contra Portugal. (Efe)
Achraf durante el partido contra Portugal. (Efe)

La 'revancha' de Benatia

De Marruecos hay que temer más cosas que el funcionamienrto colectivo y su orgullo herido. Como por ejemplo algunos jugadores que querrán tener repercusión en este duelo frente a España. Uno de ellos es el central Benatia. El defensa de la Juventus que quedó marcado por el polémico penalti a Lucas Vázquez en el Bernabéu. Suficiente motivo para motivarse y tomarse una particular venganza. También querrán lucirse el portero Munir, que juega en el Numancia, el madridista Achraf o el delantero del Leganés, Amrabat.

Si España quiere ganar a Marruecos se lo tendrá que tomar muy en serio porque también se la empieza a mirar con lupa. Ha dejado dudas contra Irán y necesita despejarlas en el último partido antes de los octavos. Puede que la presión atenace más a los españoles que los marroquíes por lo que no demos tan seguro que los de Hierro lo tienen fácil y cuidado con relajarse o guardar la pierna para no sufrir una lesión. Marruecos no sólo juega buen fútbol sino que físicamente es fuerte y valiente.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios