LOS DE HIERRO MERECIERON MÁS

Cristiano y De Gea se compinchan para arruinar la exhibición de España

La Selección acomplejó al campeón de Europa, rescatada por un 'hat trick' estratosférico de Cristiano Ronaldo. Por España marcaron Diego Costa (2) y Nacho

Foto: Cristiano Ronaldo le marcó tres goles a España. (EFE)
Cristiano Ronaldo le marcó tres goles a España. (EFE)

España acomplejó al campeón de Europa con un fútbol notable, soberbio por momentos, que no terminó en victoria gracias a Cristiano Ronaldo y De Gea (3-3). El capitán de Portugal fue un constante dolor de muelas para los nuestros, recibiendo, golpeando y arengando, para cerrar el partido con tres goles. De Gea, por su parte, vivió su peor noche como profesional: regaló el segundo gol de Portugal, hizo la estatua en el tercero y se mostró inseguro durante todo el partido. Con todo, España controló el juego, creó más ocasiones e hizo sudar sangre a Portugal, que solo pudo empatar de falta en el último minuto.

[ES TU HORA - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Los de Hierro comenzaron pagando los pecados de una semana marcada por la incertidumbre y los momentos emotivos. En el primer balón que recibió cerca del área, Cristiano tiró una bicicleta hacia fuera y Nacho, cándido, le dejó la pierna para que se sirviese. Penalti y gol ante un De Gea que estaba en el suelo cuando el luso ejecutó la pena máxima. El tanto fue catártico; la Selección, ya en el peor de los escenarios, liberada de sustos, comenzó a mover el balón como sabe, como debe: con Silva partiendo las líneas rivales, Iniesta apurando el último pase e Isco creando el pánico en los centrales.

Portugal fue haciéndose más y más pequeña, encogida como un acordeón, tratando de capear el temporal con dos centrales, Fontes y Pepe, que ya no están para estos trotes. Aguantó hasta el 23 y sucumbió como menos pensaba: con un pase largo a Diego Costa, que se lo pensó hasta tres veces antes de acomodársela a la diestra y ajustársela al palo a Rui Patricio. Rocchi, el árbitro italiano, recurrió al VAR para revisar el manotazo de Costa a Pepe, que existió, pero el gol subió al marcador.

David de Gea se tragó el disparo de Cristiano Ronaldo en el segundo gol portugués. (Reuters)
David de Gea se tragó el disparo de Cristiano Ronaldo en el segundo gol portugués. (Reuters)

Lo que vino después y hasta el descanso fue un festival de España, que echó de menos, otra vez, un punta de instinto, de los que no necesitan levantar la cabeza para enchufarla. Silva primero, Isco después, con un tremendo disparo que recordó al de Míchel en México, pero sin entrar, y por último Koke tuvieron el segundo en las botas. Hasta que llegó el que tiene más instinto del planeta, el niño de Madeira, desaparecido desde el penalti, la pegó con la izquierda mansa y De Gea, como un flan, se la introdujo en la portería. España, con un 65% de posesión y las mejores ocasiones del primer tiempo, se fue al vestuario con un resultado que no era el suyo.

La segunda parte fue más de lo mismo: triangulaciones rápidas que desbordaban una y otra vez a la zaga lusa. A los diez minutos de la reanudación, y de nuevo de forma inesperada, de jugada ensayada. Silva botó una falta al segundo palo, Busquets la picó de cabeza sobre la línea y Diego Costa, como un toro de lidia, se metió con el balón a la portería. Segundo del hispanobrasileño, que aportó de cara y de espaldas a portería.

Cristiano eligió colocación en vez de portencia y marcó de falta el tercer gol de Portugal. (EFE)
Cristiano eligió colocación en vez de portencia y marcó de falta el tercer gol de Portugal. (EFE)

Seguió apretando España, con Ramos y Piqué empujando a los lusos contra su área, ejecutando la versión más ofensiva del 4-5-1, hasta que en una jugada de banda el balón salió rechazado y le cayó a Nacho. El alcalaíno, con la cruz de un penalti en su tercer minuto como mundialista, echó el cuerpo atrás y le pegó cortada al segundo palo con una parsimonia impresionante. Si se fijan en la repetición, lejos de quitársela de encima, Nacho corre a celebrar el gol antes de que supere la línea. Quizá no cumpla con los estándares de las estrellas, pero es innegable que este jugador tiene un brillo especial.

Y, cuando todo parecía acabado, con Isco haciendo trizas el centro del campo portugués y Iago Aspas a la espera de su minuto de gloria, Piqué zancadilleó a Cristiano en la frontal y llegó el empate. El delantero del Real Madrid la puso por encima de la barrera y De Gea se limitó a mirarla entrar. El meta del United dudó en todos los balones peligrosos y falló estrepitosamente en los que implicaban la menor complicación. Hierro tiene un motivo de preocupación bajo palos, porque el chaval ahora mismo no está ni para darle la mano a Pedro Sánchez.

A final, 3-3 en un partido vibrante, lleno de ocasiones, en el que España puso el juego y Portugal la pegada. La buena noticia es que España, cuando carbura, es un equipo irresistible que te derriba como Mohamed Ali, a base de pequeños pero fugaces puñetazos en el hígado. La mala, que es vulnerable ante bombarderos como Cristiano Ronaldo, que junto a De Gea empañaron lo que podía haber sido un festival español a orillas del Mar Negro. Lo de Lopetegui es agua pasada.

Ficha técnica

3 - Portugal: Rui Patricio; Cedric, Pepe, Fonte, Guerreiro; Bernardo Silva (Quaresma, m. 69), William Carvalho, Moutinho, Bruno Fernandes (Joao Mario, m. 67); Gonçalo Guedes (Andre Silva, m. 80) y Cristiano Ronaldo.

3 - España: De Gea; Nacho, Ramos, Piqué, Jordi Alba; Koke, Busquets; Silva (Lucas Vázquez, m. 86), Iniesta ((Thiago, m. 69), Isco; y Diego Costa (Iago Aspas, m. 77).

Goles: 1-0, m. 4: Cristiano Ronaldo, de penalti. 1-1, m. 24: Diego Costa se revuelve en el área y bate con la derecha a Rui Patricio. 2-1, m. 44: Cristiano, desde el borde del área beneficiado por un fallo al atajarla de De Gea. 2-2, m. 55: Diego Costa remacha un toque de cabeza de Sergio Busquets. 2-3, m. 58: Nacho, con una volea desde el borde del área con la derecha. 3-3, m. 88: Cristiano Ronaldo, de falta directa.

Árbitro: Gianluca Rocchi (Italia). Amonestó al español Busquets (m. 17) y al portugués Bruno Fernades (m. 28).

Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada del grupo B del Mundial de Rusia 2018, disputado en el estadio Fisht de Sochi ante 43.866 espectadores.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios