la situación de los derechos humanos en rusia

¿Viajas al Mundial de Rusia? Estas son las cosas que no podrás hacer en la calle

La situación de los derechos humanos es Rusia tiene consecuencias para quien viaje al Mundial. Estas son algunas recomendaciones de Human Rights Watch y el Ministerio de Asuntos Exteriores

Foto: La homosexualidad no está prohibida en Rusia, pero una ley de 2013 sí persigue su muestra en público. (Reuters)
La homosexualidad no está prohibida en Rusia, pero una ley de 2013 sí persigue su muestra en público. (Reuters)

Cuando la FIFA eligió a Rusia como sede del Mundial 2018 (y a Qatar como sede en 2022) sabía que iba a recibir críticas por las violaciones de derechos humanos, pero no le importó. Eso fue en 2010 y muchas organizaciones ya advertían de la situación en el país. Ocho años después no ha mejorado. Vladimir Putin sigue mandando y los derechos fundamentales de los ciudadanos rusos están amenazados. En ese escenario se va a celebrar entre el 14 de junio y el 15 de julio el segundo evento deportivo más importante del mundo.

En un informe publicado hace unas semanas (puedes leerlo aquí), Human Rights Watch (HRW) resume cuál es el panorama en Rusia. Desde la explotación a trabajadores en la construcción de los estadios para el torneo a la persecución a políticos opositores, pasando por la falta de libertad de expresión y por la discriminación y la violencia contras las personas homosexuales, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).

"La FIFA tiene la obligación de no ser culpable de que la situación empeore", dice Emma Daly, directora de comunicaciones de la HRW. "La FIFA y los patrocinadores podrían hacer mucho más para mejorar la siuación de los derechos humanos. Como mínimo no deben ser cómplices. La influencia en política importa. Se puede utilizar un momento así para pedir un cambio", continúa.

En su informe, HRW reconoce que la FIFA ha avanzado en materia de derechos humanos en los dos últimos años, aunque puede hacer más. En 2016 revisó sus estatutos e incluyó una mención expresa a su compromiso con la defensa de los derechos humanos. También anunció que serían un elemento dentro del proceso de elección de los próximos organizadores de sus torneos y creó un órgano consultivo sobre ese asunto. HRW le pide más transparencia y que aplique las recomendaciones de ese órgano.

Libertad de expresión restringida

Daly cree que la represión durante el Mundial será más fuerte. Ya pasó durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 o en los de Sochi 2014, también en Rusia. Los gobiernos autoritarios refuerzan su control para impedir cualquier tipo de protesta que empañe la imagen del país que quieren mostrar. "Tememos que lo utilicen (el Mundial) como excusa para reprimir cualquier intento de protesta contra las autoridades".

"En Rusia, la libertad de expresión en internet está cada vez más restringida", dice el informe. "Desde 2012, las autoridades rusas han procesado de manera injustificada a docenas de personas por delitos basados en sus publicaciones en redes sociales, vídeos y comentarios en medios de comunicación. Usando una legislación bastante amplia que criminaliza el 'extremismo' y la 'incitación al odio a un grupo social, religioso o étnico', las autoridades rusas han usado cada vez más estos cargos para silenciar a los adversarios políticos y anular la libertad de expresión", asegura HRW.

Además, Rusia ha aprobado varias leyes que le permiten ejercer un control estricto en internet y dañar la privacidad de los usuarios. Las compañías no se han librado del control: en abril de este año, Telegram fue bloqueado en el país.

Exteriores recomienda evitar las manifestaciones y concentraciones políticas. (Reuters)
Exteriores recomienda evitar las manifestaciones y concentraciones políticas. (Reuters)

"Mejor no cogerse de la mano por la calle"

"Rusia es un país muy débil democráticamente", afirma Daly, que lamenta que estos asuntos no formen parte de la cobertura sobre el país. En 2013, cuando fue aprobada, la ley contra la propaganda homosexual sí que recibió mucha atención mediática a nivel internacional, pero con el paso de los años ha quedado en el olvido. Y sus consecuencias son muy graves.

La ley, condenada por la ONU, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el Consejo de Europa o la OSCE, prohíbe la promoción de "las relaciones sexuales no tradicionales" a los niños a través de la prensa, la televisión, la radio e internet. Las personas LGBTI son perseguidas y atacadas sin que la mayoría de las veces la policía lo impida, dice HRW. Y los casos de VIH han aumentado por las dificultades para acceder a información sobre sexo seguro.

La ley contra la propaganda homosexual es el aspecto que más debe preocupar a los cientos de miles de aficionados que viajen a Rusia a ver el Mundial. Teniendo presente el ejemplo de Sochi 2014, lo más probable es que la experiencia de los visitantes sea más plácida que la que soportan los ciudadanos rusos, pero Daly dice que es "mejor no cogerse de la mano por la calle, no mostrarlo". Hace unos días, la Federación de Aficionados de Fútbol de Inglaterra y Gales (FSF, por sus siglas en inglés) recomendó lo mismo. De los 49 países europeos analizados por la ONG ILGA-Europe, Rusia ocupa el puesto 45º en protección de los derechos de esas personas.

Aficionados rusos e ingleses se enfrentaron en Marsella durante la Eurocopa 2016. (EFE)
Aficionados rusos e ingleses se enfrentaron en Marsella durante la Eurocopa 2016. (EFE)

El Ministerio de Asuntos Exteriores dice en sus recomendaciones de viaje a Rusia, cuya última actualización es del 17 de mayo de 2018, que "la homosexualidad está reprobada socialmente" y que se han producido algunos incidentes contra miembros del colectivo LGBTQ en las inmediaciones de locales de ocio nocturno. "Las expresiones públicas de orientaciones sexuales denominadas "no tradicionales" están sujetas a sanción económica y pueden acarrear, dependiendo de los casos, la detención y deportación", informa el ministerio, que igual que HRW aconseja no participar en manifestaciones políticas.

La federación rusa de fútbol ha asegurado que los aficionados no tendrán problemas, pero la preocupación existe. Sobre todo debido a la presencia de grupos ultras conocidos por sus posturas homófobas y racistas y que durante los últimos años han protagonizado actos violentos en toda Europa. El recuerdo de la Eurocopa de 2016, con sus enfrentamientos con 'hooligans' ingleses en Marsella, está muy presente.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios