sin mundial, por primera vez desde 1990

La tele amiga de Trump se da un batacazo millonario con la eliminación de EEUU

La eliminación de Estados Unidos supone una catástrofe para la FOX, que pagó más de 400 millones de dólares por los derechos de emisión de los próximos dos mundiales

Foto: Christian Pulisic llora tras la derrota con Trinidad y Tobago. (EFE)
Christian Pulisic llora tras la derrota con Trinidad y Tobago. (EFE)

Un poco de demografía básica: el área metropolitana de Nueva York tiene, aproximadamente, 19 millones de habitantes. Honduras suma alrededor de ocho millones y dobla tanto a Costa Rica como a Panamá. El cálculo simple dice que si se suman los tres países no son capaces de superar el potencial de la mayor conurbación de Estados Unidos y, sin embargo, todos ellos estarán en el Mundial de Rusia y la gran potencia, con sus 323 millones de personas, lo verá desde casa.

En realidad, es bastante probable que tampoco lo vean desde casa. Porque el fútbol interesa solo relativamente y con la ausencia del equipo nacional el problema es mayor todavía. Porque no se puede tirar ni de patriotismo, que suele ser el enganche más sencillo en el deporte en general y, particularmente, en Estados Unidos. Los yanquis llevaban acudiendo a la gran cita ininterrumpidamente desde 1990, más o menos desde que se empezaron a tomar un poco más en serio el deporte que vuelve loco a medio mundo. Su fase de clasificación debería ser la más sencilla con diferencia. Seis equipos, pasan tres directos y otro tiene una repesca. Pero si solo ganas tres de diez partidos en el último clasificatorio no puedes esperar milagros.

La catástrofe lo es, especialmente, para la FOX, el conglomerado televisivo que lucha a muerte en el muy competitivo negocio audiovisual estadounidense. Las apuestas de las cadenas son millonarias por los grandes eventos y, en tiempos recientes, han decidido que la puja por el Mundial es una de esas que merecen la pena. Así que los ganadores de la puja -por dos Mundiales, Rusia y Qatar- pusieron encima de la mesa 425 millones de euros. Un dineral que también incluía un par de citas femeninas.

En la cabeza de los ejecutivos, además, estaba que era el Mundial de Rusia el bueno para la audiencia. El despropósito catarí ubicará el Mundial en octubre o noviembre, fechas en las que el consumo televisivo estadounidese está copado por el fútbol americano, el béisbol y el baloncesto. Momentos de mayor competencia que hacen torcer el gesto a los ejecutivos de la FOX. La FIFA, de hecho, concedió el Mundial de Qatar con celeridad a la cadena casi como una muestra de buena voluntad, sabiendo que su valor, por las fechas, es relativo para los estadounidenses.

Conservadores con México

Y el de Rusia, por supuesto, ya no es un evento premium para ellos tampoco. Sin Estados Unidos todo se desdibuja. Y el operativo que tenían planeado iba a ser de órdago. Fox Sports planeaba enviar a Rusia a 450 profesionales, la producción más amplia del canal en 25 años, según informaba Sports Illustrated hace unas semanas. La idea era hacer de un Mundial un acontecimiento del tamaño de los Juegos Olímpicos, con más de 350 horas de programación y más partidos emitidos que los últimos cuatro campeonatos juntos. El horario ruso no era tampoco el mejor para Estados Unidos, pero aún así...

Ahora, sin embargo, solo les queda México. En la presentación de la proframación de Fox Sports estuvo presente Juan Carlos Osorio, técnico de la Tri. La idea de los rectores de la cadena era atraer a los millones de inmigrantes mexicanos a su lado, a pesar de que ni siquiera tienen los derechos de retransmisión en castellano, pues la FIFA comercializa dos paquetes diferentes, uno con cada idioma. Pero el fútbol gusta, fundamentalmente, a los inmigrantes, lo cual le llevó a la Fox a hacer ese planteamiento.

Lo cual, por otro lado, es una de esas paradojas que solo es capaz de explicar el dinero. La Fox es la cadena más conservadora de todas cuantas hay en Estados Unidos. Ha sido, de hecho, el principal canal por el que se han desarrollado en los últimos años los principales movimientos de derechas del país (neoconservadores, evangélicos, tea party...). Su aportación a la campaña de Donald Trump, el presidente que quiere amurallar el país, fue decisiva. De hecho, Roger Ailes, que es el ideólogo de la cadena -de la que salió en 2016 por acusaciones de acoso sexual- fue también el principal asesor de comunicación de Trump en su campaña electoral.

Así que a la Fox le toca gritar "Viva México" e intentar que los inmigrantes prefieran el inglés al castellano, aunque solo sea por sus abrumadores medios, que lo serán. Calculan también que la final tendrá buena audiencia, en un país de más de 300 millones de personas no es del todo complicado que un partido así, un evento global, se dispare. Pero claro, una hora y media de emisión difícilmente justifica una inversión de ese calibre.

El drama también lo es para la federación de fútbol de Estados Unidos, por supuesto. Los deportes compiten entre sí y el fútbol se había logrado, de aquella manera, hacer un hueco entre las preferencias de los norteamericanos. Ahora se pierde el dinero que da la FIFA a los países que acceden al mundial, lo cual es problemático también para la cantera, que luce bien en el país -solo hay que ver el buen equipo de la sub-17 que disputa el Mundial en India- y se quedará sin fondos. Y para la MLS, una liga que la temporada pasada se expandió y aceptó nuevos equipos. Incluso para las perspectivas de cara a organizar un nuevo gran campeonato. Aspiraban a ello en 2026 y siguen siendo favoritos, pero sin respaldo de la audiencia las cosas se ponen más complicadas.

Un drama global para el fútbol estadounidense. También, de algún modo, para el fútbol en general. La FIFA prefiere que Estados Unidos esté presente, por potencial demográfico, económico y deportivo. El fútbol es robusto en buena parte del resto del mundo, cada vez tiene más adeptos. Pero el mayor mercado económico del mundo, la primera potencia, vive de espaldas a todo lo que ocurre. Y eso le duele a Infantino, que desde el respeto a Honduras, Costa Rica o Panamá bien hubiese preferido ver en el Mundial a jugadores como Christian Pulisic.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios