Medio siglo después se resuelve uno de los grandes misterios del fútbol mundial
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL FAMOSO GOL FANTASMA DEL INGLÉS GEOFF HURST

Medio siglo después se resuelve uno de los grandes misterios del fútbol mundial

Un programa informático de 'Sky Sports' analizó la famosa jugada que marcó la final del Mundial de 1966 entre Inglaterra y Alemania Federal, en la que el gol fantasma de Geoff Hurst cambió el partido

placeholder Foto: Geoff Hurst, en el momento de disparar ese balón que se convertiría en el gol fantasma más famoso de la historia.
Geoff Hurst, en el momento de disparar ese balón que se convertiría en el gol fantasma más famoso de la historia.

Corría el minuto 101 de la gran final del Mundial de Inglaterra de 1966. El partido se había marchado a la prórroga, después de que el germano Wolfgang Weber hubiera aprovechado un rechace en el área inglesa en el 89' de partido. Fue entonces, doce minutos después, cuando uno de los grandes misterios del fútbol mundial iba a tener lugar. Ahora, medio siglo después, por fin se ha podido desentrañar uno de los legendarios enigmas del balón.

En aquel minuto que marcaría a fuego la historia del fútbol británico, Geoff Hurst recibía el balón dentro del área y, en una genial maniobra tras un excepcional control, disparaba a la media vuelta a bocajarro ante Hans Tilkowski, que poco podía hacer por detener el disparo. Pero el balón fue a parar al travesaño y, tras botar, salió despedido fuera de la portería. ¿Había sido gol o, por el contrario, el balón nunca había traspasado la línea?

Casi de manera instantánea, como si de un resorte se tratase, Roger Hunt -el jugador inglés más cercano a la jugada- levantaba los brazos celebrando el gol. Pero el colegiado, Gottfried Dienst, no lo tenía tan claro: así, decidió detener el choque e ir a consultar a su juez de línea, Tofik Bakhramov. Tras un breve diálogo con él, la decisión fue clara: el árbitro concedía el gol e Inglaterra se colocaba por delante en el marcador.

Así fue la final del Mundial de 1966

En los catorce minutos restantes, Hurst volvería a marcar para cerrar su particular 'hat-trick' (4-2) llevar a Inglaterra a conseguir el único Mundial de su historia. Pero el misterio se había quedado suspendido en el tiempo: ¿aquel famoso tanto realmente lo fue? Nunca antes un gol fantasma había suscitado tanta polémica, sobre todo por tratarse de toda una final de un Mundial. Ahora, 50 años después, por fin se ha resuelto la ecuación.

'Sky Sports' ha sido la encargada de comprobar si aquel disparo de Hurst terminó por convertirse en gol. Utilizando el mismo software que usa para desentrañar algunas jugadas conflictivas en los partidos de la Premier, ha recurrido a las imágenes de aquel famoso partido para comprobar qué ocurrió realmente. Y después de tratarlas informáticamente para convertirlas en una imagen tridimensional, por fin han conseguido arrojar luz.

Varias tomas para desentrañar un misterio

En primer lugar, se ha buscado el momento exacto de lo que pudo ver el juez de línea desde su posición; a continuación, tras limpiar la imagen de ruido, se ofrece una imagen lateral; y, por último, se acerca el punto de vista más allá del palo de la meta para comprobar cómo estaba la pelota con respecto a la línea de meta. Y, después de todas las tomas, la solución al enigma se ha despejado: aquel disparó de Hurst sí que fue gol.

Esta tecnología ha servido, después de medio siglo, para desentrañar uno de los grandes misterios del fútbol mundial. El propio jugador confesaba años después que estaba convencido de que "el balón nunca cruzó la línea". Ahora, el software ha corregido incluso al gran protagonista de una de las jugadas más polémicas de todos los tiempos. Cincuenta años después, los avances informáticos lo tienen claro: el gol fantasma de Hurst sí llegó a entrar.

Geoff Hurst Mundial de Inglaterra 1966 Inglaterra Fútbol Gol fantasma Noticias de Alemania
El redactor recomienda