Es Alemania y siempre lo será: se hace tetracampeona en territorio americano
  1. Deportes
  2. Fútbol
GÖTZE DOBLEGA A UNA BUENA ARGENTINA EN EL 113’

Es Alemania y siempre lo será: se hace tetracampeona en territorio americano

Solo ellos podían ser. Alemania se alzó con el título en Brasil 2014. Para los libros de historia quedará el tanto de Götze en la prórroga de un duelo intenso

Foto:

Solo ellos podían ser. Alemania se alzó con el título en Brasil 2014. El que es su cuarto Mundial, primero desde la unificación del país centroeuropeo, 24 años desde el anterior. Y este siempre será recordado además por haberse conseguido en América, donde siempre habían ganado americanos (Brasil, Argentina o Uruguay). Para los libros de historia quedará el tanto de Götze en la prórroga de un duelo intenso y jugado de tú a tú, donde Argentina también vio muy cerca su tercer entorchado.

El tanto del joven atacante del Bayern de Múnich hace justicia a la apuesta por el fútbol técnico que ha venido dando los germanos con Joaquim Löw en el banquillo. Pero al final, la pegada, el despliegue físico y la sobriedad han sido los ingredientes que les han llevado al éxito en el torneo de los torneos. Supieron aguantar las embestidas argentinas, con una mezcla de generaciones que ha sabido competir como exigen los colores que defienden.

En el fútbol, Alemania es Alemania… y siempre lo será. La noche de Rio de Janeiro fue testigo de ello. Y Leo Messi, que jugó una final de más a menos, dio cuenta del peso de un equipo nacional que vuelve a lo más alto del fútbol mundial. El resto de compañeros de Messi han sabido competir hasta casi el final del campeonato. A ocho minutos del final les llegó el directo a la mandíbula de los alemanes que les hizo morder el polvo.

A diferencia de la sosa semifinal entre Argentina y Holanda, el 0-0 que campeó en el marcador en la final de Maracaná durante 113minutos dejó en cambio multitud de ocasiones y situaciones dignas de tener en cuenta. Ya desde antes del inicio, cuando Khedira se lesionó calentando y tuvo que dejar su plaza en el once inicial a Kramer. La baja del centrocampista madridista varió uno de los aspectos más importantes de los germanos, su asfixiante presión con inmediata llegada, arma clave en la histórica goleada a Brasil.

Bien por eso, bien porque los argentinos se mentalizaron de incomodar a Alemania desde el minuto uno, se vio un primer cuarto de hora donde los de Sabella supieron meter miedo, sobre todo por la banda derecha de su ataque. Allí, Lavezzi y un Leo Messi que empezó a tope el duelo buscaron las cosquillas de Howedes y Hummels, los más lentos de la zaga del combinado europeo. El crack del Barça desbordó en varias ocasiones durante la primera parte, pero sus pases no llegaron a ser concretados o fueron desbaratados in extremis por los alemanes.

Pero los de Löw no quisieron perder la dinámica que le daba como favorito en este histórico duelo por la cima del fútbol mundial. Al mazazo de Khedira se unió el golpe en la cabeza que dejó deambulando durante diez minutos a su sustituto. A los 31 minutos, Kramer dejó aturdido el terreno de juego y entró Schurrle, pasando Özil a la media y dándole un carácter más ofensivo al esquema. Alemania ponía a prueba el buen momento de los centrales Garay y Demichelis junto con un Mascherano que cubría todo el medio del campo ayudado por Biglia. Alemania sobaba el balón buscando un resquicio que casi siempre lo encontraba Müller y la albiceleste, este domingo vestida completamente de azul oscuro, sabía contrarrestar con llegadas asiduas y un Messi muy parecido a su mejor versión.

En el resumen de una buena primera parte destacaba un uno contra uno clarísimo y fallado infantilmente por Higuaín, tras un error garrafal de Kroos, y un cabezazo de Howedes en un córner justo antes de irse los jugadores al descanso, que golpeó violentamente contra el palo de la portería defendida por Romero. El portero héroe ante los holandeses había detenido con seguridad las llegadas de los alemanes. A la emoción por el título se unió el buen hacer y la competitividad de dos equipos con hambre de reverdecer laureles.

Tras la reanudación, el técnico argentino sorprendió dando entrada a Agüero por Lavezzi y cambiando el dibujo, poniendo a Messi de mediapunta por detrás del delantero del City y de Higuaín. Ahí vino un cuarto de hora de gran superioridad del equipo sudamericano, teniendo Messi un claro uno contra uno que lanzó demasiado cruzado. Pero lo más importante fue que, erigidos alrededor del ‘jefe’ Mascherano los que seguirán siendo bicampeones mundiales, al menos cuatro años más, desconcertaron a Alemania.

Los germanos aguantaron con su habitual frialdad y, aunque perdieron la posesión del balón, no renunciaron a crear peligro siempre que pudieron, que en esta segunda parte fue bastante menos de lo que les gustaría. A falta de 15 minutos para el 90, Higuaín, que se había llevado un espectacular golpe contra Neuer, acabó dejando su puesto a Palacio. El exmadridista había tenido una ocasión inmejorable de la que, seguramente, se lamentará el resto de su vida.

Pero mientras un partido en el que esté Alemania siga en empate, da igual que el rival lo esté dominando. Con calma, esperaron a la recta final del tiempo reglamentario para, con dos llegadas por acumulación de hombres y velocidad en el juego, rozar el gol. Ni Howedes primero, ni Kross, que disparó inocente cuando estaba solo en la frontal del área, consiguieron poner siquiera en apuros a Romero. Löw metió a un Götze, que tampoco venía de hacer un gran Mundial pero que poco después entraría en la historia, por Klose, que deja en 16 goles el récord histórico de la competición. Y con las espadas en todo lo alto y el cansancio haciendo acto de aparición, se llegó a una nueva prórroga con la que se iba a cerrar la Copa del Mundo 2014.

Gago había fortalecido antes el centro del campo albiceleste. Fue el primer indicio que dio su equipo de que las fuerzas obligaban a protegerse en cada jugada, con Messi ya desaparecido en combate. El inicio del tiempo extra lo demostró, con los alemanes metiendo una marcha más, teniendo dos llegadas muy peligrosas. Las contras argentinas morían más por falta de oxígeno en las piernas que por desacierto. Hummels estaba igual de mermado que varios argentinos, y permitió que Palacio volviera a encarar a Neuer, estando el delantero del Inter de Milán igual de desacertado que Messi e Higuaín antes. Mascherano, mientras, seguía dando lecciones de contención, anticipación y recuperación.

Pasaban los minutos y cada vez a los de Sabella les costaba más salir de su campo. Pero Alemania no conseguía tampoco encontrar el hueco. El fútbol viril y al límite siguió dejando imágenes de impactos duros. Había mucho en juego, lo más valioso por lo que puede jugar un futbolista. Al bajarse el ritmo, pareció que a los 22 jugadores sobre el campo les dio tiempo de asimilar lo que había en liza. Y en esos casos, la tanda de penaltis suele ser la única solución para dilucidar el ganador. Salvo si esta Alemania jugando…

Cuando el reloj de la final marcaba el minuto 113llegó la jugada que rompió el maleficio que impedía llevarse un Mundial del continente americano. Schürrle penetró por banda izquierda, puso, bajo la presión de dos defensores, un balón templado al corazón del área y encontró a Götze. El jugador del Bayern de Múnich se convirtió en eterno después de hacer un magistral control de pecho y rematar de volea con la izquierda el tanto que hacía que su selección a partir de ahora lleve cuatro estrellas encima del escudo. Lágrimas en los argentinos y caras de decepción, incluido la deMessipese a recibir sorprendementeel Balón de Oro del campeonato,justo antes de que Lahm levantara la Copa dorada para que los fotógrafos le inmortalizaran. Alemania releva a España y defenderá título en Rusia en 2018. Enhorabuena.

Ficha técnica:

1. Alemania: Manuel Neuer; Philipp Lahm, Jerome Boateng, Mats Hümmels, Benedikt Höwedes; Cristoph Kramer (Andre Schurrle, m.32), Bastian Schweinsteiger; Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil (Per Mertesacker, m.120); Miroslav Klose (Mario Gotze, m.88).

Seleccionador: Joachim Löw.

0. Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Martín Demichelis, Marcos Rojo; Ezequiel Lavezzi (Sergio Agüero,. m.46), Lucas Biglia, Javier Mascherano, Enzo Pérez (Fernando Gago, m.86); Lionel Messi, Gonzalo Higuaín (Rodrigo Palacio, m.77).

Seleccionador: Alejandro Sabella.

Gol: 1-0: m.113: Mario Gotze.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los alemanes Schweinsteiger y Höwedes y a los argentinos Mascherano y Agüero.

Incidencias: Final de la vigésima Copa del Mundo de fútbol disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, ante 74.738 espectadores. Veintitrés grados centígrados y 65 por ciento de humedad al comienzo del partido.

Leo Messi Joachim Löw Noticias de Argentina
El redactor recomienda