El adiós de Van Gaal ante Brasil permite el regreso de la tradicional 'escuela holandesa'
  1. Deportes
  2. Fútbol
DURO PARTIDO POR EL TERCER PUESTO EN EL MUNDIAL

El adiós de Van Gaal ante Brasil permite el regreso de la tradicional 'escuela holandesa'

Once metros. Esa es la distancia que evitó que Louis Van Gaal peleara por el primer Mundial de Holanda, pese a ser muy criticado por su esquema defensivo

Foto: Louis van Gaal ya cuenta las horas para comenzar a entrenar al Manchester United la próxima temporada.
Louis van Gaal ya cuenta las horas para comenzar a entrenar al Manchester United la próxima temporada.

Once metros. Esa es la distancia que evitó que Louis Van Gaal peleara por el primer Mundial para Holanda. La 'lotería' de los penaltis, esa suerte en la que calidad de los lanzadores y del portero, más la diosa fortuna, se ponen en común para determinar qué equipo continúa con vida en el torneo, determinó que Holanda no pasaría a la final, obligándola a jugar el partido por el tercer puesto frente a la anfitriona, Brasil. Y lo cierto es que lo hace entre alabanzas a un entrenador muy criticado antes del torneo, pero que con su marcha deja abiertoel regreso a los orígenes de la 'oranje'.

Antes del comienzo del Mundial, la afición holandesa fue muy dura con elequipo que entrena Van Gaal. La elevada edad de muchos de sus jugadores, los pobres resultados en los amistosos previos al torneo y, sobre todo, el ultradefensivo esquema del seleccionador holandés, fueron los principales motivos de crítica.Disponer un 5-3-2 de inicio en una selección que 'inventó' el fútbol-total, con un balompié alagre basado en el ataque y el buen trato al balón no gustó demasiado. Pero lo cierto es que con el paso de los partidos la afición empezaba a coger el gusto a un equipo que se quedó a un paso de la final.

Van Gaal, en el ojo del huracán desde antes del Mundial, empezó a cerrar bocas en el partido frente a España. La goelada de la 'oranje' sobre la vigente campeona dio alas a Holanda (1-5), que poco días después certificaba su pase de ronda tras la victoria, remontada incluida, ante Australia (2-3). Un partido de trámite frente a Chile (2-0) le permitía meterse a los octavos de final, donde llegó la hora de la verdad. Posiblemente ese partido es el que hizo cambiar la sensación de lo que era capaz de hacer el equipo, en un choque en el que en cuatro minutos remontaron a la peligrosa México (2-1).

En aquel partido -que pasará a la historia por ser el primero de la historia en hacer un 'tiempo muerto' por culpa de la elevada temperatura- Van Gaal iba a confesar que utilizó el 'cooling break' para cambiar el esquema de su equipo y remontar a México. Buena parte de la 'culpa' de esta modificación la tuvo el veterano Dirk Kuyt, un jugador 'comodín', que pasó de jugar como lateral a meterse en la medular, para hacer más ofensivo a un equipo que veía cómo se le escapaban los cuartos de final. La afición empezó a creer, pero entonces llegó el gran bajón futbolístico de Holanda.

En la siguiente ronda, Holanda sólo iba a ser capaz de eliminar a la 'cenicienta' Costa Rica en la tanda de penaltis, una situación que no pudo ser así frente a Argentina. En 240 minutos fue incapaz de hacer un sólo gol, si bien mantuvo la solvencia defensiva gracias al entramado de Van Gaal. Pese a ser efectivo durante buena parte del torneo, el conjunto 'oranje' fue incapaz de pasar a la final. El sistema ultradefensivo de esta Holanda no consiguió el éxito que ansía históricamente el conjunto neerlandés, y el próximo relevó buscará recuperar las raíces de su fútbol, volver a latradicional 'escuela holandesa'.

El momento de volver a los orígenes

Hablar de Holanda es hacerlo de un estilo muy marcado, claro y reconocible. Desde la Holanda de Rinus Michels, pasando por la de Frank Rijkaard o la de Dick Advocaat, llegandoal equipo dirigido por Bert van Marwijk, la 'oranje' ha sido un equipo donde el buen fútbol ha sido una de las premisas del equipo -salvo en contadas ocasiones, como la final del Mundial ante España-. Pero, en esta ocasión, Van Gaal ha decidido renunciar al fútbol vistoso por la solidez defensiva, una experiencia muy criticada pero que ha estado muy cerca de darle sus réditos.

Hoy, el seleccionador holandés disputará su último partido con su equipo, antes de pasar a entrenar al Manchester United. No lo tendrá nada sencillo, pues enfrente tendrá a una Brasil herida que querrá limpiar la triste imagen dejada tras el 1 a 7 infligidopor Alemania. Van Gaal dice adiós a la 'oranje' y, con su marcha, a un estilo defensivo que no cuajó demasiado bien entre la afición. Guus Hiddink llegará al equipo para devolverle a la senda del fútbol ofensivo, un equipo que pese a su tradición de toque y calidad, aún no ha sido capaz de levantar ni un soloMundial.

El propio Hiddink quiso evitar entrar en polémicas con respecto al estilo de juego de Holanda:"Uno va a esos torneos a ganar. Primero sobrevivir y luego preocuparse de jugar buen futbol. La manera de jugar de Holanda es uno de muchos estilos, pero lo más importantees tener una forma de enseñanza y desarrollo". En una frase sin aparente crítica, apelaba a la "enseñanaza" y el "desarrollo" o, lo que es lo mismo, a la tradición de un equipo que lleva cincuenta años jugando de la misma manera. Hiddink llega para revitalizar a una Holanda que regresará, tras jugar contra Brasil, a sus orígenes.

El redactor recomienda