Los 'diablos rojos' se crecen echando a unos combativos jugadores de 'soccer'
  1. Deportes
  2. Fútbol
LUKAKU MARCÓ DIFERENCIAS EN LA PRÓRROGA

Los 'diablos rojos' se crecen echando a unos combativos jugadores de 'soccer'

Bélgica accede a cuartos para medirse a Argentina tras superar, gracias a la aportación de Lukaku, a Estados Unidos en una nueva prórroga en el Mundial

placeholder Foto:

Bélgica accede a cuartos para medirse a Argentina, cerrándose ya los cuatro duelos de cuartos de final de la Copa del Mundo 2014. No lo tuvo fácil la selección de Wilmots para conseguir su cuarto triunfo seguido en este campeonato. Estados Unidos vendió muy cara la derrota, e incluso pudo haberse llevado el partido en la última jugada antes de una prórroga que acabó decantando Lukaku en un par de chispazos. Realmente, los ‘diablos rojos’ tuvieron más ocasiones y dominio en los 120 minutos, pero no hay que restar nada de protagonismo a los ‘jugadores de soccer’, que pelearon hasta el último suspiro, demostrando que, en un país con poca tradición futbolística, su selección está cada vez más cerca de la élite internacional.

Fue otro partido entretenido en un Mundial que está dejando el listón de la emoción muy alto. Los norteamericanos son puro ímpetu e ilusión, trabajan sin descanso, con un orden táctico de alto nivel y lejos ya de la candidez de generaciones anteriores que representaron de forma exótica al ‘soccer’ en las Copa del Mundo. Y los belgas son un grupo de futbolistas llamados a escribir páginas muy importantes en el fútbol de los próximos años. En el primer gran campeonato internacional donde todas las miradas se fijan en ellos, si bien no han defraudado ni mucho menos, lo cierto es que les está faltando continuidad en el juego y variantes que potencien las grandes individualidades que poseen.

Realmente, los europeos salían al campo de Salvador de Bahía como favoritos tras pasar con pleno de victorias la fase de grupos. El inicio de este último partido de octavos de final así lo demostró, con un par de ocasiones que exigieron al máximo al veterano portero estadounidense Howard, espléndido toda la noche. Pero el buen hacer defensivo de los hombres de Klinsmann consiguió domar la calidad del ataque belga. Hazard y Mertens estuvieron desconectados en muchas fases de la primera parte, aunque cada vez que aparecían, sobre todo el jugador del Chelsea, Bélgica llevaba peligro.

Estados Unidos, que pasó como segunda de grupo, dejando fuera a una Portugal con la que acabó empatada a puntos y solo cayendo por la mínima ante Alemania, trabajaba cada detalle del duelo sin perderle la cara al ataque, donde de vez en cuando dejaba su dosis de peligro, sobre todo por medio de Bedoya y Dempsey. El primer tiempo transcurrió con cierto respeto, pero tras el descanso, las pulsaciones de uno y otro bando se elevaron y el ritmo se hizo frenético en muchas fases.

Pese a seguir sin abrirse el marcador, a lo que contribuían tanto Howard como Courtois con su seguridad bajo palos, el partido tenía constantes ocasiones. En la última fase de la segunda mitad, el choque cogió color belga, con Origi, que a sus 19 años ya es una de las revelaciones del campeonato, De Bruyne, Hazard y Mirallas, que había entrado por Mertens, haciendo muchos méritos para marcar. Por su parte, Fellaini sigue su particular travesía de juego gris por la que lleva perdido toda la temporada. Con Howard haciendo varias paradas trascendentales ante el ataque belga y Wondolowski fallando ante Courtois la mejor ocasión de todo el choque, se llegó al final del tiempo reglamentario con el resultado inicial, dando paso a la quinta prórroga de los octavos.

En la nueva reanudación, Lukaku recuperó su sitio en el centro de la delantera belga, que perdió en la fase de grupos por su mal juego, indisciplina y la irrupción de Origi, y el ariete propiedad del Chelsea cambió radicalmente el choque. Nada más iniciarse la prórroga, su potencia le permitió romper la defensa norteamericana por banda derecha, su centro raso acabó en De Bruyne, quien se revolvió perfectamente y de tiro cruzado adelantó a Bélgica.

El cansancio fue descomponiendo el orden de Estados Unidos, y justo antes del descanso del tiempo extra, Lukaku culminó magistralmente una contra iniciada por Hazard y continuada por De Bruyne. Con el 2-0, todo hacía pensar que ya estaba sentenciado el marcador. Pero nada de eso. El recién ingresado Green recortó distancias en el minuto 107 tras un genial pase de Bradley. Y de ahí al final, los belgas pasaron el peor momento del campeonato, incapaces de sacudirse el acoso estadounidense, que hasta el último suspiro tuvo muy cerca el empate, sobre todo tras una juagada ensayada que le salió a la perfección y que Courtois solventó con la grandeza que le caracteriza.

Finalmente, los ‘diablos rojos’ accedieron a cuartos de final, donde no estaban desde 1986. Se enfrentarán a Argentina, precisamente su verdugo en aquel campeonato, aunque fue entonces en semifinales. Esta generación belga tiene un futuro más que prometedor pase lo que pase en este presente donde afrontan la oportunidad de ser la mayor revelación del Mundial de las sorpresas. Ese título honorífico se lo están jugando con Costa Rica y Colombia, las otras dos outsiders de unos cuartos que completan Alemania, Brasil, Holanda y Francia. Cuatro europeos y cuatro americanos son los supervivientes.

- Ficha técnica:

2. Bélgica: Thibaut Courtois; Toby Alderweireld, Daniel Van Buyten, Vincent Kompany, Jan Vertonghen; Axel Witsel, Marouane Fellaini; Dries Mertens (Kevein Mirallas, m.60), Kevin De Bruyne, Eden Hazard (Nacer Chadli, m.111); y Divock Origi (Romelu Lukaku, m.95).

Seleccionador: Marc Wilmots.

1. Estados Unidos: Tim Howard; Fabian Johnson (DeAndre Yedlin, m.32), Geoff Cameron, Omar González, Matt Besler, DaMarcus Beasley; Graham Zusi (Chris Wondolowski, m.72), Jermaine Jones, Michael Bradley, Alejandro Bedoya (Julian Green, m.105); y Clint Dempsey.

Seleccionador: Jüergen Kilnsmann.

Goles: 1-0, m.93: De Bruyne. 2-0, m.106: Lukaku. 2-1, m.107: Green.

Árbitro: el argelino Djamel Haimoudi amonestó a Cameron y Kompany.

Incidencias: último partido de los octavos de final del Mundial de Brasil jugado en estadio Fonte Nova, de San Salvador.

Thibaut Courtois Costa Rica Lukaku Bélgica Estados Unidos (EEUU) Noticias de Argentina Mundial de Brasil
El redactor recomienda