LOS GERMANOS, A CUARTOS EN LA PRÓRROGA

Argelia ya lo sabe: la eficiencia alemana puede sufrir, pero rara vez pierde

Tras un partido de octavos soberbio jugado con gran inteligencia por ambos conjuntos, el acierto de los alemanes acabó marcado la diferencia en la prórroga

Foto: Argelia ya lo sabe: la eficiencia alemana puede sufrir, pero rara vez pierde

Este lunes se cerró con un partido soberbio en los octavos de final del Mundial de Brasil. Alemania ganó, como era de esperar, a Argelia, pero el esfuerzo que le costó a los germanos  pasar a cuartos no se lo imaginaban muchos. Finalmente, volvió a quedar claro que la rocosa selección centroeuropea es famosa por solventar todo tipo de choques, no en vano, ya llevan pasando de manera seguida a cuartos de final durante 16 campeonatos seguidos (1954-2014), que se dice pronto…

Por ello, y pese a que ahora se medirán a su vecina Francia, el combinado alemán es el principal encargada de mantener la esperanza europea en el Mundial de las sorpresas. Intentó desde el primer momento imponer su poderío ante la entusiasta Argelia, cuyo premio era ya jugar unos octavos de final por primera vez en la historia. Pero los norteafricanos, con un planteamiento valiente y muy acertado de su seleccionador, el serbio Vahid Halilhodžić, dieron muchísimos problemas a los de Joachim Low.

El técnico alemán colocó a Lahm en una posición más adelantada en su ya innovadora situación en el centro del campo. Schwansteiger y Kroos le acompañaban en la zona de máquinas, dejando a Khedira en el banquillo. Y la movilidad de Özil y Götze debía ser la que diera vida al máximo goleador germano, Müller. Pero Argelia anuló a los dos medias puntas (Gotze fue sustituido en el descanso y Ozil jugó los 120 minutos pero a un nivel muy por debajo del de sus compañeros), y lo hizo no sólo defendiendo, sino preocupando a la defensa alemana.

La velocidad de Slimani, Feghouli y Soudani, y al final de Brahimi, les convirtió en tres puñales durante todo el partido, rozando el gol en cada balón largo que le enviaban sus compañeros. La gran habilidad de Neuer para leer esas situaciones dejó imágenes de riesgo constante pero todas solventadas con nota por el arquero del Bayern.

Neuer sostuvo a Alemania ante las embestidas de los argelinos.
Neuer sostuvo a Alemania ante las embestidas de los argelinos.

La pegada de Alemania no se escondió pese a las rachas donde le tocaba sufrir. La mala noticia para ellos fue que si Neuer estaba seguro en un área, enfrente el portero argelino M’Bohli apareció soberbio en cada remate peligroso de los Müller, Lahm, Schwenstegier y compañía.

El 0-0 no era sinónimo de especulación y partido trabado. Al contrario, el vibrante ritmo que proponían los europeos era contrarrestado con acierto por los argelinos, capaces de defender con las líneas adelantadas y presionar sin descanso en todas las zonas del campo. Y, lo más importante, con el balón demostraron una calidad e ideas claras que evidentemente partían de la gran preparación que hizo Halilhodžić de esta eliminatoria. Y con la noche de Porto Alegre llena de emoción, pero sin goles, se llegó a la prórroga, otra más en estos octavos.

Schürrle rompió los sueños de Argelia y puso a Alemania en cuartos.
Schürrle rompió los sueños de Argelia y puso a Alemania en cuartos.

Y claro, al final, si no logras derrocarles primero, la archifamosa eficiencia de los alemanes acaba haciendo acto de aparición. En el primer minuto de la prórroga, aprovechando un fallo en la salida de balón de los norteafricanos, Müller penetró en el área por la banda izquierda y su pase raso fue rematado en el área pequeña, con una extraña acción técnica, por Schurrle, que había entrado tras la primera parte. Otro jugador entrado desde el banquillo, el madridista Khedira, había sido clave para dar otro aire a los tricampeones mundiales.

En el resto de la prórroga, el cansancio evidente mermó el dinamismo y desparpajo de los argelinos. Alemania domó el partido poco a poco con Müller y Khedira como jugadores destacados. Y en el 120, Özil sentenció a bocajarro el marcador ante una Argelia derrumbada que tuvo arrestos para marcar acto seguido el gol del honor, en el añadido, por medio de Djabou. La última selección africana que quedaba en liza, tras el adiós de Nigeria horas antes, abandona el Mundial con la cabeza muy alta, demostrando en un gran duelo que lo ha dado absolutamente todo. Pero lo malo para ellos es que eso, ante Alemania, la mayoría de las veces no es suficiente. 

-- Ficha técnica:

2.- Alemania: Neuer; Mustafi (Khedira, m.69) Mertesacker, Boateng, Howedes; Schweinsteiger (Kramer, m.110), Lahm, Kroos; Özil, Müller y Götze (Schürrle, m.45).

Seleccionador: Joachim Löw (Alemania)

1.- Argelia: M'Bohli; Mandi, Mostefa, Belkalem, Halliche (Bougherra, m. 97), Ghoulam; Lacen, Taider (Brahimi, m.77), Feghouli, Slimani; y Soudani (Djabou, m.102).

Seleccionador: Vahid Halilhodzic (Bosnia-Herzegovina)

Goles: 1-0, m.92: Schürrle. 2-0, m. 120: Özil. 2-1, m.121: Djabou.

Árbitro: Sandro Ricci (Brasil). Mostró cartulina amarilla a Götze (m. 31) y Lahm (m. 108) por parte de Alemania y a Halliche (m.42) por parte de Argelia.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Mundial de Brasil disputado en el estadio Beira-Rio de Porto Alegre ante cerca de 43.000 espectadores. 

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios