LA ANFITRIONA ESTUVO CONTRA LAS CUERDAS

Sólo los penaltis justifican la grandeza de Brasil ante una Chile que roza la sorpresa

Ríos de tinta provocará en Brasil el duelo de octavos en el que los anfitriones consiguieron eliminar a una Chile que deja con la cabeza muy alta este Mundial

Foto: Sólo los penaltis justifican la grandeza de Brasil ante una Chile que roza la sorpresa

Ríos de tinta provocará en Brasil el duelo de octavos de final en el que los anfitriones consiguieron eliminar a Chile, uno de los verdugos de España y que deja con la cabeza muy alta este Mundial. Las crónicas de una clasificación de infarto irán dando paso a críticas duras con el insulso e inconexo juego por el que apuesta Scolari. Si bien, esos debates son mucho más asumibles mientras se sigue vivo en la competición. Tras una tanda de penalti tan emocionante como el resto de un duelo jugado con orgullo pero falto de calidad en muchas fases, la canarinha accedió a la antepenúltima ronda, donde se medirá a la Colombia de James Rodíguez. Esa es la principal noticia positiva de una pentacampeona que está lejos de demostrar lo que demostraron la mayoría de sus gloriosos antecesores.

Que la Brasil de Scolari no sigue la senda del ‘jogo bonito’, la bella manera de desenvolverse en el campo que convirtió en legendario el fútbol de ese país, es algo que el planeta entero tiene asumido. Que dependen totalmente de la genialidad de Neymar para parecer un aspirante real al título y no solo un equipo de soldados, también ha quedado claro en la Copa del Mundo 2014. Por eso, cuando Chile fue capaz de implantar su agresivo y machacante estilo sobre el estadio de Belo Horizonte, los anfitriones comenzaron a temblar, incapaces de hacerse con el control del partido.

En un partido marcado desde el primer momento por las constantes pérdidas en medio campo, se adelantó la canarinha a los 18 minutos de partido. Fue de la única manera que parecía posible, a balón parado, ya que la defensa de los chilenos con tres centrales y dos bandas de largo recorrido era difícilmente  franqueable, como bien comprobó España en Maracaná. Un córner botado por Neymar, y prolongado en el primer palo, acabó en gol tras ser remachado en el segundo por David Luiz, según la retransmisión oficial del partido, aunque en las repeticiones pareció tanto en propia puerta de Jara.

Con el trabajo incansable y sin perderle la cara a estos octavos de final, Chile siguió percutiendo en el centro del campo, esperando su oportunidad y evitando la comodidad de unos brasileños centrados en el juego en largo. En un saque de banda sacado por Marcelo en zona defensiva, Brasil perdió un balón muy peligroso, cogió dormido a David Luiz y el pase de Vargas encontró a Alexis dentro del área para que el delantero chileno hiciera la igualada antes del descanso de tiro cruzado. Incluso antes de irse los jugadores a vestuarios, los de Sampaoli tuvieron la posibilidad del 1-2 por medio de Aránguiz.

Tras la reanudación, todo fue a peor para los locales, ante el estupor de un estadio donde el nerviosismo hizo acto de aparición ante la comodidad que los chilenos estaban demostrando. Scolari movió el banquillo pero metiéndole más fuerza a un once inicial que de por sí no anda sobrado de calidad técnica, ni mucho menos. En un par de zarpazos aislados, un tanto anulado a Hulk por mano en el control y una patada al aire del recién introducido Jo en área pequeña, Brasil demostró que necesita muy poco para ganar partidos. Chile, con Vidal por debajo de su mejor forma, no consiguió en esos minutos finales convertir su seguridad y tranquilidad en ocasiones de gol, pese a la gran movilidad y trabajo de Alexis.

A falta de diez minutos para el 90, Brasil sacó orgullo y le metió una marcha más al ataque. Neymar de cabeza y Hulk con un derechazo muy violento encontraron a un acertadísimo Bravo. Vidal acabó siendo sustituido, ante la evidencia de que no estaba para aguantar la inminente prórroga en un partido que se había convertido en el típico choque de fútbol sudamericano, con gran distancia entre una defensa y otra y, por tanto, grandes espacios de terreno desiertos en el centro del campo y donde mandaban los duelos individuales. El calor y el cansancio le añadían a los 30 minutos extra mayor dramatismo si cabe.

Ramires fortaleció el centro del campo de la verdeamarela y con ímpetu y potencia, más que con fútbol, Brasil insistió más en evitar los penaltis. Tras un nuevo disparo fortísimo de Hulk que exigió lo mejor del guardameta chileno y una falta desviada lanzada por Alexis, se llegó al descanso de la prórroga con el empate a uno que llevaba desde el minuto 32.

Hasta el minuto 120 apareció sobre el césped la emoción máxima que sólo estos torneos son capaces de albergar. Medel, tras un partido soberbio como último hombre de Chile, tuvo que abandonar totalmente exhausto. Willian fue la apuesta de Scolari, pero el fútbol brasileño no mejoró. Con acciones épicas para achicar balones en ambas áreas, y un disparo soberbio de Pinilla al larguero a segundos del final que hizo enmudecer a Brasil entero, se certificó el empate que daba paso a la tanda de penaltis.

Y en unos lanzamientos donde se mantuvo el ‘no apto para cardiacos’, Brasil consiguió el pase a cuartos. Fallaron primero los chilenos Pinilla y Alexis, con dos paradas de Julio Cesar. Pero Willian lanzó fuera y Bravo le paró el suyo a Hulk, llegándose a la quinta ronda empatados a dos aciertos. Ahí, Neymar demostró su categoría trasformando su penalti con la seguridad de un crack. En cambio, el central chileno Jara ajustó demasiado su disparo, siendo rechazado por el poste y poniendo a los anfitriones entre los ocho mejores. Chile se despide dando gran imagen en este Mundial, poniendo contra las cuerdas a una Brasil que no juega como Brasil, pero que sí gana como Brasil. Hasta cuando menos lo merece. 

-- Ficha técnica:

1 (3). Brasil: Julio César; Dani Alves, Thiago Silva, David Luiz, Marcelo; Luiz Gustavo, Fernandinho (Ramires, m.71), Oscar (Willian, m.105); Hulk, Neymar y Fred (Jo, m.63).

Seleccionador: Luiz Felipe Scolari.

1 (2). Chile: Claudio Bravo; Gonzalo Jara, Francisco Silva y Gary Medel (José Rojas, m.107); Mauricio Isla, Arturo Vidal (Mauricio Pinilla, m.86), Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Eugenio Mena; Eduardo Vargas (Felipe Gutiérrez, m.55) y Alexis Sánchez.

Seleccionador: Jorge Sampaoli.

Goles: 1-0, m.18: David Luiz. 1-1, m.32: Alexis Sánchez.

Tanda de penaltis: 1-0: David Luiz. 1-0: Pinilla, para Julio César. 1-0: Willian, desviado. 1-0: Alexis Sánchez, para Julio César. 2-0: Marcelo. 2-1: Aranguiz. 2-1: Hulk, para Bravo. 2-2: Marcelo Díaz. 3-2: Neymar. 3-2: Gonzalo Jara, al poste y fuera.

Árbitro: El inglés Howard Webb mostró tarjeta amarilla a Hulk, Luiz Gustavo, Jo y Dani Alves en Brasil; y a Mena, Silva y Pinilla en Chile.

Incidencias: Encuentro de octavos de final disputado en el estadio Mineirao de Belo Horizonte ante 57.714 espectadores.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios