se negaron a viajar a brasil

La FIFA podría sancionar a Camerún con 800.000 euros y sustituirlo por otro país

Los cameruneses tenían previsto volar a Brasil este domingo, pero la plantilla se negó por no alcanzar un acuerdo por las primas por jugar la Copa del Mundo

Foto: La selección camerunesa se negó a viajar a Brasil este domingo (GTres).
La selección camerunesa se negó a viajar a Brasil este domingo (GTres).

Este pasado domingo estaba previsto que la expedición representativa de la selección de Camerún tomara un avión con destino Brasil. Este viernes tiene que jugar su primer partido del Mundial 2014 contra México y el combinado africano quería llegar al país suramericano cinco días antes para aclimatarse y coger confianza sobre el terreno. Sin embargo, el avión finalmente no despegó. Los jugadores de Camerún cumplieron la amenaza que llevaban anunciando desde hace varios días: si no recibían una prima de 182.000 euros por futbolista por participar en la Copa del Mundo, ni siquiera acudían al Mundial.

En el último amistoso de este sábado contra Moldavia se vivió otra demostración de la convicción de la plantilla de llevar hasta el último extremo su amenaza. Los jugadores dijeron a la Federación que no tenían intención de jugar el choque, que tenía lugar en el estadio de Yaundé, capital del país, pero finalmente lo jugaron, sin la presencia, eso sí, de su capitán, Samuel Eto’o, que según informan medios locales, habría llegado al campo mediado el choque. Después de la victoria camerunesa, las autoridades iban a llevar a cabo la tradicional entrega de la bandera nacional al plantel, pero los futbolistas boicotearon el acto y tuvo que ser el cuerpo técnico, encabezado por el seleccionador Volker Finke (alemán), el que recogiera la bandera.  

La Federación camerunesa no ha dado su brazo a torcer y no ha aumentado la cantidad que se estableció inicialmente, de 68.000 euros por cabeza sólo por saltar al campo, y los futbolistas, que al fin y al cabo, son los que juegan de cara al mundo con el prestigio de su país, decidieron no aceptar las condiciones y hacer efectivo su histórico plante previo al mayor campeonato de fútbol del planeta. Todavía le quedan cinco días hasta el momento en el que tienen obligación de presentarse el viernes en el Estádio das Dunas de Natal para jugar contra México, pero de hacer efectiva totalmente su amenaza de no participar, la FIFA tiene establecidas varias sanciones que podrían aplicársele a la selección africana.

En las disposiciones generales de la FIFA para la Copa del Mundo se establece que si un combinado que se retira de la competición treinta días o menos antes del comienzo, como sería, evidentemente, el caso de Camerún, la comisión organizadora podría sancionar con “una multa de un mínimo de 500.000 CHF (410.000 euros) y un máximo de 1.000.000 CHF (820.000 euros)” a la Federación en cuestión.

A esa multa se le podría añadir también, dependiendo de las valoraciones obtenidas por la FIFA, diferentes cantidades estipuladas en caso de abandonos en fechas anteriores, aunque no sería de forma literal el caso de la selección capitaneada por Eto’o. Además, Camerún podría “recibir orden de reembolsar a FIFA, a la asociación organizadora o a otra asociación participante los gastos derivados de su conducta”.

Pero si Camerún no juega, ¿significa eso que competirían en Brasil 31 selecciones en vez de las 32 habituales? Pues sería un caso extremo puesto que el margen de maniobra de la FIFA sería mínimo, pero la organización establece que “si una asociación se retira o se la excluye de la competición, la FIFA puede sustituir a la asociación en cuestión por otra”. Lo que no establece la organización mundial es qué selección sería la que ocuparía el puesto de la excluida o la que hubiera abandonado. La lógica hace pensar que sería el equipo al que Camerún eliminó en la última fase para clasificarse al Mundial, que fue Túnez, pero esa selección se encuentra con todos sus integrantes de vacaciones.

Imagen del reciente amistoso entre Camerún y Alemania (EFE).
Imagen del reciente amistoso entre Camerún y Alemania (EFE).

A riesgo de aventurarnos, Túnez podría protagonizar la reedición de la epopeya realizada por Dinamarca en la Eurocopa de 1992. En aquella edición, disputada en terreno sueco, Yugoslavia tenía derecho a una plaza por haberse clasificado, pero el país estaba envuelto en la Guerra de los Balcanes y la UEFA decidió excluirla de la competición e invitar a Dinamarca, cuyos jugadores estaban todos repartidos por el mundo disfrutando ya de sus días libres. Ni siquiera se incorporó a la concentración el gran líder de aquel equipo, Michael Laudrup, que tenía una mala relación con el seleccionador Richard Nielsen.

Pero aquel equipo recién llegado de la playa y con la piel algo bronceada iba a sorprender a toda Europa. En la fase de grupos se encontró con Suecia, Francia e Inglaterra, siendo sin duda la Cenicienta de los cuatro. Comenzó perdiendo contra los ingleses y mantuvo un empate a cero. En la segunda jornada, contra los anfitriones, perdieron por la mínima y se quedaban a las puertas de la eliminación, pero en el último partido sorprendieron a Francia y se metieron como segundos de grupo. Y tras plantarse en semifinales, llegó la Holanda de Van Basten, Koeman y Bergkamp, vigente campeona de Europa.

Pero la Naranja Mecánica sólo pudo forzar la prórroga con un gol de Rijkaard a dos minutos del final. En los penaltis, la maldición neerlandesa siguió vigente y los echó de la Euro. Y cómo no, en la final esperaba Alemania, que o gana la Eurocopa, o pierde en la final. Nunca creería Dinamarca que ese 26 de junio iban a salir con la copa en la mano. Pero primero Jensen y después Vilfort dejaron sin opciones a los Illgner, Effenberg y Klinsmann. Es muy complicado que se vuelva a dar, por no decir que casi imposible. De hecho, ni siquiera es definitivo el plante de Camerún. Pero quién sabe si Túnez podrá volver a ser el gran invitado a Brasil

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios