EEUU '94: el Mundial de Tassotti

Estados Unidos se convirtió, contra todo pronóstico, en la sede del Mundial de 1994. Un país en el que el fútbol ocupaba por aquel entonces un puesto marginal

Foto: EEUU '94: el Mundial de Tassotti

Estados Unidos se convirtió, contra todo pronóstico, en la sede del Mundial de 1994. Un país en el que el fútbol ocupaba por aquel entonces un puesto marginal dentro de la sociedad, se convertiría en el organizador del campeonato del mundo, en un torneo marcado por dos noticias tristes: el positivo por efedrina del argentino Diego Armando Maradona y el asesinato del colombiano Andrés Escobar tras el campeonato, después de hacerse un gol en propia puerta frente a la selección anfitriona.

Brasil lograría su cuarto campeonato mundial tras derrotar en la final a Italia. Después de un gran campeonato, donde el fútbol de alto nivel fue el gran protagonista, el partido decisivo del torneo sería el menos vistoso del torneo. España, por su parte, cayó en cuartos de final ante Italia, en un partido recordado por el famoso codazo dentro del área de Mauro Tassotti sobre Luis Enrique que Sandor Puhl no quiso ver. Este penalti, en el descuento, podría haber dado el empate al combinado español, y la historia podría haber sido muy distinta.

El positivo de Maradona tras el partido de Argentina ante Nigeria marcaría a la albiceleste. El héroe de Argentina 1986 sería expulsado del Mundial, y dejaría huérfano a un equipo carente de líderes. La selección sudamericana se clasificaría como tercer equipo de su grupo, y caería en octavos de final a manos de una sorprendente Rumanía. Maradona había perdido el norte, y Argentina se había quedado sin el faro encargado de guiar a la albiceleste en Estados Unidos pero, aún así, realizó un papel más que digno.

Pero, sin duda, la historia más triste del campeonato sería la del colombiano Escobar. Todo ocurrió ante Estados Unidos, en el segundo partido de la fase de grupos. El norteamericano John Harkes metió un centro raso al área colombiana y el defensor, en su intento por despejar el balón, introdujo el esférico en su portería. Colombia perdería este partido, que sumado a la derrota previa ante Rumanía, haría inútil la victoria ante Suiza. De vuelta a su país, Escobar fue increpado por un aficionado por su autogol. El jugador hizo caso omiso de las provocaciones, ante lo que su interlocutor desenfundó una pistola y le descerrajó doce disparos a quemarropa, acabando con la vida del internacional sudamericano.

El camerunés Roger Milla pasó a la historia de los Mundiales al convertirse en el jugador más veterano en hacer un tanto en una fase final. El africano logró este gol con 42 años, 1 mes y 8 días ante Rusia, en un partido que los europeos vencieron por 6 a 1 con cinco goles de Oleg Salenko, un récord vigente a día de hoy, pues ningún jugador ha conseguido hacer un 'repóker' de goles en una fase final. Salenko lograría la 'Bota de Oro' del Mundial junto a Hristo Stoichkov, autores de seis tantos en toda la competición.

Stoichkov fue uno de los artífices del gran Mundial de Bulgaria. La selección europea, que no había ganado ni un solo partido de los dieciséis que había disputado en la Copa del Mundo, alcanzó las semifinales del torneo, un logro histórico para Bulgaria. Tras perder ante Nigeria (0-3), los búlgaros vencieron a Grecia (4-0) y Argentina (0-2) para meterse en octavos. Allí, derrotó a México en los penaltis tras empatar a uno en el tiempo reglamentario, mientras que en octavos acabó con la poderosa Alemania (2-1). Sin embargo, Roberto Baggio enterró las esperanzas búlgaras en semifinales, donde Italia venció por 2 a 1.

La selección 'azzurra' también fue el 'coco' de España. La selección nacional sufrió en la fase de grupos, donde sumó dos empates ante Corea del Sur (2-2) y Alemania (1-1, con el histórico gol de Goikoetxea), y una victoria ante Bolivia (1-3). Ya en octavos, el combinado nacional pasó por encima de Suiza (0-3) pero en cuartos, una vez más, España iba a quedar apeada del Mundial. Dino Baggio iba a adelantar a Italia en el minuto 25, Caminero empataría en el 58, pero Roberto Baggio iba a acabar con España. El delantero italiano, en el minuto 87, iba a dar la puntilla a la selección nacional, dejándola fuera del Mundial.

Aún así, la historia pudo haber sido bien distinta. En el descuento del partido, con el combinado nacional volcado al ataque, el húngaro Sandor Puhl no quiso ver la evidencia. Tras un centro al corazón del área Tassotti, de manera intencionada, golpeó a Luis Enrique, partiéndole el tabique nasal. El árbitro no quiso saber nada, a pesar de las reiteradas protestas de los jugadores españoles. Su sangre y sus lágrimas de impotencia fueron las de toda España, que veía cómo se le escapaba la posibilidad de entrar en semifinales. Las botas de Julio Salinas también tuvieron mucho que ver en aquel partido.

Sin embargo, a pesar del gran nivel del Mundial, la final sería muy poco vistosa. Después de que Italia y Brasil empataran a cero en el tiempo reglamentario, el partido se tuvo que decidir en los penaltis. Italia, nada fina desde los once metros, falló tres penas máximas que le hicieron perder la final: Baresi, Massaro y Roberto Baggio no acertaron a batir a Claudio Taffarel. Brasil había derrotado a Italia en la finalísima del Mundial de Estados Unidos. La 'seleçao' conseguía su 'póker' de Mundiales: Brasil había logrado su cuarto campeonato del mundo.

 

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios