Chile '62: el Mundial de la violencia

El Mundial de Chile de 1962 siempre será recordado por la extrema violencia con el que se desempeñaron varios combinados nacionales. El campeonato del mundo regresaba a Sudamérica después

Foto: Chile '62: el Mundial de la violencia

El Mundial de Chile de 1962 siempre será recordado por la extrema violencia con el que se desempeñaron varios combinados nacionales. El campeonato del mundo regresaba a Sudamérica después de dos torneos en Europa, y lo hacía con una Brasil campeona gracias a Pelé, un jugador mágico. Sin embargo, 'O Rey' no sería protagonista en este Mundial, pues una lesión muscular en el segundo partido le dejaría fuera de juego el resto del torneo.

Otra de las grandes ausencias del campeonato fue Alfredo Di Stéfano. El hispano-argentino, que nunca había llegado a disputar un Mundial con su selección natal, tenía puestas todas sus esperanzas en la selección española. Sin embargo, una inoportuna lesión en el penúltimo partido preparatorio del campeonato, no le dejó participar con España en 1962. Su avanzada edad le impediría jugar el siguiente Mundial, un hecho que evitó que uno de los mejores jugadores de la historia demostrara sus cualidades en un campeonato del mundo.

La nota triste del Mundial llegó en uno de los encuentros más violentos de la historia, disputado entre la URSS y Yugoslavia. En un momento del partido, Mujic, delantero yugoslavo, agredió sin balón de por medio al defensa Dubinsky, rompiéndole tibia y peroné de una de sus piernas. El soviético pasó un calvario, pues su pierna no se recuperó correctamente, lo que le produjo un tumor maligno en su extremidad. A pesar de amputarle la pierna, la enfermedad le ganó la batalla y el defensa falleció a los 34 años de edad.

Pero no fue el único partido violento del campeonato. Otro de los partidos más duros de este Mundial es el conocido como 'La batalla de Santiago' que enfrentó a la anfitriona Chile y a Italia. Durante el Mundial, la prensa italiana se había hecho eco de la pobreza de Santiago de Chile, publicando multitud de informaciones a este respecto. Días antes del partido, la prensa chilena reprodujo estas informaciones de los medios transalpinos, lo que calentó en exceso el ambiente.

El partido comenzó siendo muy duro, pues a los 12 minutos se produjo la primera expulsión: el italiano Ferrini. Pero la tensión explotó en el minuto 38: el italiano Mario David derribó al chileno Leonel Sánchez, y cuando éste estaba en el suelo, el italiano comenzó a golpearle repetidamente. El jugador sudamericano se levantó y le propinó un puñetazo al italiano, con el que le rompería el tabique nasal. Ninguna de las dos acciones fueron castigadas por el árbitro, el inglés Ken Aston. Minutos más tarde, David se vengaría de Sánchez con una dura patada que le costaría la expulsión. El partido acabaría con victoria por 2 a 0 para Chile, pero siempre será recordado por la extremada violencia con que se vivió.

 

Este Mundial también será recordado por el encuentro que enfrentó a la URSS y a Colombia. Los soviéticos se adelantaron 4 a 1 en el marcador, pero los colombianos consiguieron igualar la contienda para finalizar el encuentro con empate a cuatro tantos. Uno de ellos fue un gol olímpico, marcado por Marcos Coll, hasta la fecha único tanto de estas características en un Mundial. La igualada sirvió para que Lev Yashin, 'La Araña Negra', fuera criticado en su país de manera injustificada. El excelente guardameta soviético respondió logrando el 'Balón de Oro' un año después, único guardameta que, a día de hoy, posee este galardón.

España no pasaría de la fase de grupos, donde perdió con Checoslovaquia (1-0) y Brasil (2-1), y ganó a México (1-0), resultado insuficiente para clasificarse a cuartos de final. No en vano, los dos equipos clasificados en el grupo español serían los encargados de disputar la final: Brasil y Checoslovaquia. En el partido correspondiente al grupo, el resultado final fue de empate a cero, pero Brasil sufrió la lesión de Pelé, con un problema muscular, lo que le impediría volver a disputar un solo minuto en todo el campeonato.

La final fue bien distinta. Checoslovaquia, verdadera revelación del torneo, se adelantó en el marcador con un tanto de Masopust en el minuto 15. Sin embargo, dos minutos más tarde respondió Amarildo, sustituto de Pelé durante el torneo, para conseguir el empate. Ya en la segunda parte, Zito en el '69 y Vavá en el '78 pondrían una distancia insalvable en el marcador que serviría para dar el segundo Mundial a la 'canarinha'. El conjunto sudamericano había demostrado que su selección era mucho más que Pelé. Brasil comenzaba a ser imparable.

 

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios