Alemania '74: el Mundial del 'Fútbol Total'

La Copa el Mundo de 1974 vio nacer un nuevo estilo futbolístico. Celebrada en Alemania, el país germano descubriría a la 'Naranja Mecánica', un combinado holandés en el que

Foto: Alemania '74: el Mundial del 'Fútbol Total'

La Copa el Mundo de 1974 vio nacer un nuevo estilo futbolístico. Celebrada en Alemania, el país germano descubriría a la 'Naranja Mecánica', un combinado holandés en el que jugadores de renombre, como Johan Cruyff, Johan Neeskens, Johnny Rep o Rob Rensenbrink, entre algunos otros, practicaron un estilo denominado como 'Fútbol Total'. Rinus Michels perfeccionó esta forma de juego hasta convertir a Holanda en una selección muy difícil de batir, en la que todos los jugadores atacaban y defendían, un estilo novedoso en el fútbol de la década de los 70.

En este Mundial se produjeron dos grandes novedades. La primera de ella fue la sustitución de la Copa Jules Rimet, otorgada en propiedad a la selección brasileña después de ganar en tres ocasiones el campeonato, por la Copa del Mundo, diseñada por Silvio Gazzaniga. La segunda modificación fue el establecimiento de dos fases de grupos: en la primera, se clasificarían los dos primeros de cada uno de los cuatro grupos, que se dividieron en dos nuevos grupos de cuatro, donde el primero de cada uno disputaría la final.

La selección española no consiguió clasificarse para disputar el Mundial de Alemania. El equipo nacional no logró el pase para disputar la fase final del campeonato del mundo, pero no fue la única sorpresa. Otras selecciones de renombre como Hungría, Francia o Inglaterra, entre algunas otras, no estuvieron en el campeonato. Además, este Mundial fue el primero en retransmitirse en color, una novedad revolucionaria que hizo aún más atractivo la disputa del torneo.

La gran sorpresa del Mundial fue Polonia. Un conjunto genialmente encabezado por Grzegorz Lato y Andrzej Szarmach consiguió finalizar en tercera posición el torneo. Ambos jugadores, con siete y seis goles, respectivamente, se convirtieron en los maximos goleadores del Mundial, y sólo una derrota por la mínima en el tercer partido de la segunda fase de grupos ante Alemania Federal (0-1) impidió que el conjunto polaco alcanzara la final.

Pero, sin duda, la gran revelación del campeonato fue Holanda. La 'Naranja Mecánica' se convirtió en un combinado temible. Su estilo preciosista, arriesgado e innovador le hizo clasificarse con solvencia a la segunda fase de grupos, después de vencer a Uruguay (0-2) y a Bulgaria (1-4) y empatar con Suecia (0-0). Pero no sería hasta la segunda fase de grupos en la que el combinado dirigido por Michels demostraría su nivel real de juego.

Ante selecciones realmente potentes, la 'Naraja Mecánica' realizó un juego de alta escuela, pasando por encima de todos ellos. Una severa victoria ante Argentina (4-0), y dos triunfos más ante Alemania Democrática (0-2) y Brasil (2-0) le permitieron llegar a la final, donde se enfrentaría a uno de los mejores combinados del momento, Alemania Federal. El conjunto teutón, con un espectacular Gerd Müller en sus filas, sería el encargado de acabar con el sueño de Holanda.

Alemania Federal alcanzó la final rozando la perfección. En la primera fase, logró dos victorias ante Chile (1-0) y Australia (0-3), pero sufrió una dolorosa derrota ante Alemania Democrática (1-0). Sin embargo, en la segunda fase no falló, para lograr la victoria en los tres partidos de esta ronda: 0 a 2 ante Yugoslavia, 4 a 2 ante Suecia y 0 a 1 ante Polonia. Alemania Federal, con un gran nivel futbolístico, sería la encargada de hacer sombra a la 'Naranja Mecánica'.

Holanda comenzó adelantándose en la final con un gol que pasaría a la historia. Después de sacar de medio y tras diecisésis toques, Johan Cruyff se introdujo en el área alemana, siendo derribado por Uli Hoeness. Neeskens sería el encargado de lanzar el penalti, poniendo por delante a Holanda. Pero en el minuto 25, Hoelzenbein iba a ser derribado en el área holandesa por Jansen. Breitner igualó la contienda desde los once metros, y justo antes del descanso, Gerd Müller adelantaba a los suyos.

Alemania Federal se mostró inexpugnable, y con un gran Sepp Maier bajo palos, detuvo todos los ataques holandeses. Los teutones se llevaron la victoria, convirtiéndose en el único equipo capaz de derrotar a los holandeses. El título fue para los anfitriones, pero el mundo del fútbol nunca olvidará la revolución que el equipo de Rinus Michels supuso para el balompié. La 'Naranja Mecánica' se quedó sin título, un equipo que pasará a la historia por ser uno de los más atractivos para el espectador de todos los tiempos. 

 

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios