EL FIFPRO SOLICITA SU APLICACIÓN INMEDIATA

¿Por qué la FIFA no quiere usar tecnología en el fútbol?

Continúa la polémica con respecto a los arbitrajes en el presente Mundial de Sudáfrica. Algunas de las decisiones que se están tomando no están siendo, sin

Foto: ¿Por qué la FIFA no quiere usar tecnología en el fútbol?
¿Por qué la FIFA no quiere usar tecnología en el fútbol?

Continúa la polémica con respecto a los arbitrajes en el presente Mundial de Sudáfrica. Algunas de las decisiones que se están tomando no están siendo, sin duda alguna, las más acertadas, lo que está provocando numerosas críticas con respecto al propio campeonato. '¿Por qué no se impone el uso de nuevas tecnologías?' Esta es la pregunta que los aficionados se hacen, pero la FIFA parece tener claro por qué no se utilizan.

A lo largo del campeonato, las decisiones arbitrales han gozado de gran polémica. Partidos como el Alemania-Inglaterra o el Argentina-Chile de la tarde del pasado domingo han provocado el enfado y las protestas de gran parte del mundo del fútbol, que clama por la opción de instalar algún tipo de tecnología que facilite la labor arbitral y minimice estos errores.

Muchos han sido los sistemas que se han probado y que se han reclamado, pero ninguno ha terminado de cuajar. La instalación de un chip en el balón, el uso de jueces de gol o el seguimiento de las jugadas más conflictivas a través de la televisión son las principales tecnologías que se reclaman, pero ninguna de ellas ha terminado de convencer a la FIFA para llevarlas a cabo como parte del juego.

Incluso el sindicato de futbolistas, FIFPro, reclama el uso de estas tecnologías. El secretario del Comité Técnico, Tijs Tummers, hizo hincapié en la necesidad de llevar a cabo estos avances: "La introducción de la tecnología es algo factible, el mundo del fútbol la reclama y, sin embargo, sigue habiendo una enorme resistencia a introducirla, lo cual resulta imposible de digerir".

"No existe un solo argumento sólido en contra de la introducción de la tecnología de la línea de meta. Los casos de fuera de juego son algo más complicados, pero el gol concedido a la selección argentina (en el partido frente a México) ha mostrado aún mejor la bancarrota del sistema. La tecnología no sirve para minar la autoridad de los árbitros, al contrario, sirve para ayudarles", indicó el propio Tummers.

La FIFA, en contra del uso de las tecnología

La imposición del uso de tecnologías que faciliten la labor de los árbitros fue terminantemente prohibida por la International Footbal Association Board (IFAB), de la que son miembros la FIFA y las cuatro federaciones británicas (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda). En una reunión celebrada el pasado mes de marzo, presidida por el propio Joseph Blatter, se decidió evitar el uso de nuevas tecnologías en el deporte.

De hecho, Blatter es el principal valedor de la opinión de que no se desarrollen estos avances en el mundo del fútbol: "Aunque se use algún tipo de tecnologías, al final la decisión tendrá que ser adoptada por un ser humano. Entonces, ¿por qué quitar la responsabilidad al árbitro y dársela a otra persona? A menudo sucede que, incluso después de una repetición en cámara lenta, diez expertos tienen diez opiniones diferentes sobre la decisión que se debió tomar".

La razón principal por la que se tomó la decisión de no utilizar la tecnología es, bajo el criterio de la FIFA, para no desvirtuar el juego. Detenciones del tiempo de partido ante las jugadas complicadas, así como las interrupciones propias para comprobar lo realmente sucedido cortarían por completo el ritmo de partido, según la FIFA.

Pero no es la única razón por la que se decidió no utilizar las tecnologías. El factor humano es otro de los que tiene mucho peso para la FIFA, pues el fútbol es, básicamente, un deporte de grupo basado en la toma de decisiones personales, tanto de los futbolistas, como de los técnicos, como de los árbitros.

Por si fuera poco, la FIFA esgrime otra serie de argumentos como son la universalidad, la simplicidad o el factor económico para no utilizar ningún tipo de ayuda tecnológica. Incluso en lo referente a solucionar los 'goles fantasma', la FIFA se ha negado a utilizar tecnología en las porterías, pues asegura que, en caso de que esto se lleve a cabo, nada impediría que cualquier otra decisión arbitral dependiera directamente de la tecnología.

De esta manera, la FIFA se ha negado en rotundo, al uso de cualquier tipo de tecnologías en el mundo del fútbol. Sin duda, en este Mundial los errores arbitrales se están dejando notar más de lo normal. Una pequeña ayuda tecnológica podría facilitar su labor y favorecer el espectáculo. Aunque, de momento, nada hace prever que se vaya a llevar a cabo ningún avance en este sentido.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios