LOS TEUTONES VENCIERON A GHANA POR 0-1

Final adelantada: Alemania-Inglaterra en octavos

Alemania e Inglaterra se verán las caras en los octavos de final del Mundial de Sudáfrica después que la selección teutona pasara como primera de grupo

Foto: Final adelantada: Alemania-Inglaterra en octavos
Final adelantada: Alemania-Inglaterra en octavos

Alemania e Inglaterra se verán las caras en los octavos de final del Mundial de Sudáfrica después que la selección teutona pasara como primera de grupo tras vencer a Ghana (0-1)- Un extraordinario tanto de Mesut özil puso el broche a un sólido encuentro en el que los de Joachin Löw recuperaron las buenas sensaciones que dejaron de lado contra Serbia.

En el renacer de la 'Mannschaft', el joven atacante de origen turco es quien ilumina el camino. Móvil, habilidoso, buscando los recovecos entre las posiciones más adelantadas, özil es la imagen de la nueva Alemania, un conjunto que si bien no mostró el imponente juego de su debut, dominó con claridad el encuentro.

El jugador del Werder Bremen perdonó en la primera mitad un inmejorable mano a mano en el que su falta de agresividad de cara al marco rival chocó con la atropellada salida de Kingson. Pero ya en la segunda se resarció con uno de los goles del campeonato, una volea de zurda que mezcló técnica y plasticidad para darle la victoria a su equipo.

Llevaron el peso los alemanes, aunque no pudieron con el ímpetu de los africanos. Los de Milovan Rajevac asumieron su inferioridad y esperaron atrás, pero fueron lo suficientemente peligrosos en los contragolpes como para contener la euforia germana. Sólo según avanzó el partido irían disminuyendo su agresividad.

Aun con todo dispusieron de ocasiones muy claras para ser ellos quienes se adelantaran. Antes de que llegara el tanto de Alemania, Lahm había tenido que sacar un remate bajo palos y Asamoah había perdonado una cita a solas con el guardameta. E incluso nada más adelantarse, el lateral tendría que volver a salvar a su equipo.

Pero al final se acabó imponiendo la eficacia germana. Resultado justo, pues fueron ellos quienes más buscaron el triunfo, incorporando cada vez más jugadores a su ataque y haciendo recular a Ghana con cada arremetida. Frente a estas oleadas, los africanos opusieron hombres. Carne contra la máquina, igual que en las batallas entre fuerzas tan dispares.

Australia ganó demasiado tarde

Australia dio la sorpresa al vencer a Serbia por 2-1, en un partido que se volvió loco en los últimos minutos, y rompió el sueño de los balcánicos de meterse en octavos de final en su primer Mundial, aunque los 'aussies' tampoco pudieron hacer historia y dijeron adiós a Sudáfrica.

Los equipos saltaron al campo conscientes de que un empate, en principio, no les valía a ninguno de los dos, y eso se notó desde el inicio. Los 'pupilos' de Radomir Antic demostraron desde el primer minuto que iban a tener mucho peligro al contraataque y de uno salió la oportunidad más clara. Krasic no acertó a culminar un gran pase en profundidad. Serbia empezó a ver que podía hacer mucho daño con este estilo de juego a los oceánicos.

Australia, que veía como el control del encuentro se le iba, intentó frenar el fuerte ritmo impuesto por los serbios sin demasiado éxito. El equipo de Pim Verbeek era incapaz de acercarse con peligro a la portería de Stojkovic. Sólo creaba sensación de peligro cuando colgaba centros al área, pero el equipo echó demasiado de menos a Harry Kewell, su mejor hombre en los metros finales.

Tras la reanudación el guión se mantuvo igual, a excepción de un primer acercamiento de los 'aussies'. Pero fue sólo un espejismo porque el equipo serbio salió a por todas para intentar cambiar el electrónico. Serbia comenzó a perder balones tontos y a punto estuvo de aprovechar uno de sus errores Bresciano. Ante la escasez de goles, los dos técnicos realizaron cambios para ver si sus conjuntos mostraban una mejor cara. La estrategia le salió mejor a Pim Verbeek que vio como Australia abrió la 'lata' y por partida doble.

En cuatro minutos los 'aussies' marcaron más goles que en sus dos enfrentamientos anteriores. Cahill, primero, tras un gran remate de cabeza y Holman, que acababa de saltar al campo, de un disparo desde fuera del área dejaron 'helados' a los serbios. Tras los tantos, Australia se empezó a creer el milagro mientras que los balcánicos atacaban con más corazón que cabeza. Aunque su empeño tuvo recompensa ya que Pantelic recortó distancias.

El gol hizo que el partido se volviera loco en los últimos minutos. Los dos conjuntos se volcaron al ataque, lo que provocó que se produjeran más ocasiones de peligro que en el resto del encuentro. Lacovic pudo meter otro y el árbitro se 'comió' una mano involuntaria en el área australiana. Al final Serbia se despidió antes de lo previsto.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios