Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | El Barça hipoteca su futuro para tener los mismos problemas de siempre
  1. Deportes
  2. Fútbol
Mucho trabajo por delante

Lo mejor y lo peor | El Barça hipoteca su futuro para tener los mismos problemas de siempre

El equipo de Xavi se vio lastrado por la falta de creatividad y el exceso de verticalidad. Sin pausa en la construcción, los delanteros fallaron y los interiores desaparecieron

Foto: El entrenador del Barça se lamenta tras la expulsión de Busquets. (Reuters)
El entrenador del Barça se lamenta tras la expulsión de Busquets. (Reuters)

El Barça pinchó en hueso en su debut en LaLiga (0-0). Con más efervescencia que juego, los azulgranas se toparon de bruces una y otra vez con uno de los equipos más ordenados, serios y concentrados de la competición, el Rayo Vallecano de Andoni Iraola. El bloque defensivo rayista, donde destacó el papel de los centrales sobre Robert Lewandowski, la seguridad bajo palos de Stole Dimitrievski y la amenaza al contragolpe visitante, dejaron con el susto en el cuerpo a un Barça todavía muy verde. Los de Xavi Hernández, espoleados por un Camp Nou que superó las 80.000 personas, se empacharon de ansiedad y nunca encontraron el equilibrio entre ser agresivos con la pelota, cuidar su espalda y dominar el partido.

Solo fue la primera jornada, pero la sensación es que el club sigue en punto muerto en algunos aspectos básicos. A pesar de haber hipotecado los derechos televisivos del futuro y haber recibido más de 700 millones de euros a cambio de trocear el patrimonio del club, eso no impidió que Xavi Hernández alineara a un Sergio Busquets que sufrió de lo lindo a campo abierto. Tampoco que ambos laterales (Jordi Alba y un central reconvertido a lateral derecho, Ronald Araújo) transmitieran fragilidad defensiva y no sumaran en el último tercio del campo.

Foto: Lewandowski se duele tras fallar una ocasión clara de gol. (Reuters/Albert Gea)

Lo peor | El (bajo) nivel de los capitanes

El Barça se ha convertido en el único club del universo donde sus capitanes restan más de lo que suman si tenemos en cuenta todos los aspectos: económico, deportivo y social. Con Gerard Piqué en el banquillo, arrastra una lesión de pubis, las miradas se concentraron en Sergio Busquets y Jordi Alba (luego también aparecería Sergi Roberto). El primero terminó expulsado en una noche donde perdió balones peligrosos como el que ocasionó una oportunidad manifiesta de gol para Sergio Camello y que la rápida intervención de ter Stegen evitó.

placeholder El árbitro del encuentro, Hernández Hernández. (EFE/Quique García)
El árbitro del encuentro, Hernández Hernández. (EFE/Quique García)

Un equipo que se salta el centro del campo y busca directamente a los extremos (Raphinha y Dembélé) para ser más directo, es un equipo que pone contra las cuerdas a Busquets. El jugador del Barça, con 34 años a sus espaldas, no puede abarcar tanto terreno si su equipo se parte. La expulsión del centrocampista catalán ejemplifica su impotencia y mal juego. Poca fluidez y una expulsión que abre la puerta a Frenkie de Jong para el próximo partido... si es que el Barça no lo vende a la Premier League.

Lo malo | Fichen laterales, por favor

Después de una inversión de más de 150 millones de euros, el Barça sigue teniendo unos laterales que no son élite. El apaño de Ronald Araújo por la derecha porque Xavi Hernández no confía en Sergiño Dest hizo que el Barça se quedara sin que su lateral derecho tuviese profundidad ni aportase sorpresa en ataque. En defensa, Álvaro García lo dejó desparramado por el suelo y casi marca el gol de la victoria. Más grave es lo de Jordi Alba, punto débil por antonomasia de la defensa azulgrana y zona a explotar por los rivales.

placeholder El catalán, durante el partido. (Reuters/Albert Gea)
El catalán, durante el partido. (Reuters/Albert Gea)

Lo explicaba el lateral del Rayo Vallecano, Ivan Balliu, después del partido en 'RAC 1': "Sabíamos que podíamos generar peligro a la espalda de Jordi Alba y también con el juego aéreo. Habíamos trabajado el partido para poder atacar por aquella zona". Poco le faltó al Rayo para sacar tajada de un futbolista con un sueldo desorbitado que no tiene sustituto una vez empezada la temporada, pero Camello, que le ganó la tostada a pesar de que Jordi Alba tenía ventaja en un balón en largo, falló el pase que podría haber abierto la lata.

Lo normal | Dembélé, pólvora mojada

Se ha convertido en habitual que Ousmane Dembélé despierte muchas expectativas entre la masa social azulgrana. Hasta el punto que el Barça lo refichó cuando parecía que iba a abandonar el Camp Nou por la puerta de atrás. A sus 25 años, Dembélé inició el duelo con ganas... pero se fue diluyendo entre falta de puntería, ansiedad y precipitación. El extremo francés dotó de amplitud y profundidad a su equipo y dispuso de ocasiones de sobra para marcar, pero se chocó o bien con la férrea defensa del Rayo Vallecano o, simplemente, se trastabilló en los metros finales.

Lo mejor | La resistencia del Rayo

El Rayo Vallecano de Andoni Iraola se ha enfrentado hasta tres veces en LaLiga al Barça. Sus datos son demoledores: 7/9 puntos posibles, dos goles a favor y cero goles en contra. El técnico vasco le tiene tomada la medida al conjunto culé porque sabe detectar sus problemas y explotarlos al máximo. No importa que el Rayo Vallecano tenga una de las peores gestiones de Primera. Iraola siempre dispone un equipo reconocible, difícil de superar, con las ideas muy claras y capacidad de sorprender en ataque al adversario más peligroso. No es casualidad que Lewandowski se marchase de vacío el primer día ni que el Rayo fuera impenetrable en zonas interiores. Ahí hay un gran trabajo táctico de su cuerpo técnico.

placeholder Andoni Iraola pide calma a sus futbolistas. (EFE/Quique García)
Andoni Iraola pide calma a sus futbolistas. (EFE/Quique García)

Lo bueno | ter Stegen estuvo seguro

Una de las grandes notas positivas de la noche en el Camp Nou es que, por fin, parece que el Barça juega con un portero capaz de sumar puntos y ganar partidos (o no hacerlos perder, que es lo mismo). El alemán estuvo providencial en hasta dos ocasiones muy claras del Rayo Vallecano. La primera, cuando Álvaro García se libró de Ronald Araújo e intentó definir por debajo de sus piernas y, la segunda, cuando Camello aprovechó una mala salida de balón azulgrana y la pérdida de Busquets para plantarse solo ante el guardameta teutón. Por suerte, para el Barça, ter Stegen dejó sin apenas tiempo ni espacio al delantero visitante y así evitó el gol del Rayo Vallecano. Por delante, ter Stegen tiene el gran reto de recuperar su nivel anterior.

El Barça pinchó en hueso en su debut en LaLiga (0-0). Con más efervescencia que juego, los azulgranas se toparon de bruces una y otra vez con uno de los equipos más ordenados, serios y concentrados de la competición, el Rayo Vallecano de Andoni Iraola. El bloque defensivo rayista, donde destacó el papel de los centrales sobre Robert Lewandowski, la seguridad bajo palos de Stole Dimitrievski y la amenaza al contragolpe visitante, dejaron con el susto en el cuerpo a un Barça todavía muy verde. Los de Xavi Hernández, espoleados por un Camp Nou que superó las 80.000 personas, se empacharon de ansiedad y nunca encontraron el equilibrio entre ser agresivos con la pelota, cuidar su espalda y dominar el partido.

FC Barcelona Jordi Alba Sergio Busquets
El redactor recomienda