Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | Hasta el Madrid más gris tiene garra cuando le falla la pólvora en atque
  1. Deportes
  2. Fútbol
REAL MADRID 2-2 ELCHE

Lo mejor y lo peor | Hasta el Madrid más gris tiene garra cuando le falla la pólvora en atque

Los blancos se dejaron dos puntos en el Bernabéu, pero rescataron uno en un partido que tenían absolutamente perdido y del que consiguieron 'rascar' tirando de coraje y casta

Foto: Militao celebra su gol ante el Elche. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Militao celebra su gol ante el Elche. (EFE/Rodrigo Jiménez)

La historia se repite en el Santiago Bernabéu: el Real Madrid dejó escapar una nueva oportunidad de distanciarse en la clasificación tras su tropiezo ante el Elche (2-2), un partido en el que minimizó daños en los minutos finales, pero en el que dejó escapar dos puntos de oro en su lucha por el título. Se vio a un equipo irreconocible durante 80 minutos, pero los blancos volvieron a 'tirar' de carácter y coraje para igualar el marcador... con la sensación de haberse podido llevar la victoria si el partido hubiera durado cinco minutos más. O, dicho de otra manera, reaccionó demasiado tarde en un choque en el que la casta suplió la falta de pólvora.

Lo mejor | El Real Madrid nunca se rinde

placeholder FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.
FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.

Parece un manido mantra que utiliza el club blanco pero, en realidad, es mucho más que eso, es la base en la que asienta su leyenda y lo sigue demostrando año tras año: el Madrid nunca se rinde. El destino ha querido que haya jugado dos partidos seguidos contra el Elche -uno en Copa y otra en Liga- y, en ambos, los blancos tiraron de corazón para remontar. Y es que el Madrid da la sensación de haber perdido parte de la pólvora que le hizo letal en el primer tramo de campaña, un problema que empieza a tapar con raza y carácter: cuando peor están los partidos y más anárquico se vuelve el equipo, mejor le sale al Madrid abonarse a la épica.

Lo bueno | El nivel de Lucas Vázquez

placeholder FOTO: EFE/Alberto Estevez.
FOTO: EFE/Alberto Estevez.

El partido ante el Elche no dejó buenas sensaciones entre el madridismo, salvo en el caso de Lucas Vázquez. El ahora lateral derecho está recuperando el gran nivel de juego y físico con el que acabó la pasada temporada y empieza a demostrar su capacidad para ayudar al equipo cuando más lo necesita. Carlo Ancelotti sabe que tiene un problema en esa posición, en la que Dani Carvajal -a priori, el titular indiscutible- va de lesión en lesión sin la continuidad con la que un jugador debe de contar para ofrecer su mejor nivel, algo que Lucas está supliendo con garantías: sube, baja, recupera, corta, corrige y ofrece el empuje que necesita el equipo desde atrás.

Lo normal | La intranscendencia de Jovic

placeholder FOTO: Reuters/Nacho Doce.
FOTO: Reuters/Nacho Doce.

Empieza a ser bastante habitual ver que la faceta goleadora dependa de Vinicius y Benzema en exclusiva. Cuando ambos no están inspirados de cara al gol, no hay muchos más -salvo Asensio- que estén aportando regularmente en esta faceta. De hecho, Luka Jovic volvió a gozar de treinta y tres minutos para tratar de demostrar por qué debe de jugar en el Madrid... y volvió a desaprovecharlo. Ni un solo tiro a puerta, ni un balón filtrado de garantías y, ni tan siquiera, bajando balones para dar oxígeno a su equipo. Intrascendencia total que vuelve a confirmar que el serbio no termina de mostrar galones como para tirar la puerta de la titularidad.

Lo malo | El día para olvidar de Karim

placeholder FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.
FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.

Benzema tuvo una tarde negra ante el Elche. Volvía a la titularidad después de descansar en Copa y las malas noticias se le sucedieron con el paso de los minutos. Todo comenzó en el minuto 33, con el penalti sobre Vinicius: el francés, tras engañar a Edgar Badía -que firmó un partido brillante-, lo mandaba a las nubes, lo que suponía su primer fallo desde los once metros desde que llegara a la casa blanca, donde ya ha tirado diecisiete penas máximas. Y, para colmo de males, se lesionó media hora más tarde: un pinchazo en la parte posterior de su pierna izquierda que, de confirmarse los malos presagios, le puede dejar varias semanas en el dique seco.

Lo peor | Juego demasiado previsible

placeholder FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.
FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.

Desde que comenzara 2022, el Madrid empieza a tener un ligero problema de fútbol: empieza a verse al equipo demasiado atrancado, jugando demasiado lento y previsible, muchas veces fiándolo todo a la enorme calidad de sus jugadores. Es una evidencia que cuando los rivales se encierran, juntan mucho sus líneas y no dejan espacio para correr, los blancos sufren, sin encontrar la manera de derribar las defensas contrarias. Los de Ancelotti empiezan a atascarse con relativa facilidad y terminan por 'tirar' de casta para suplir la falta de puntería en ataque. Pero tampoco es mala noticia que, pase lo que pase, el Madrid nunca baje los brazos.

La historia se repite en el Santiago Bernabéu: el Real Madrid dejó escapar una nueva oportunidad de distanciarse en la clasificación tras su tropiezo ante el Elche (2-2), un partido en el que minimizó daños en los minutos finales, pero en el que dejó escapar dos puntos de oro en su lucha por el título. Se vio a un equipo irreconocible durante 80 minutos, pero los blancos volvieron a 'tirar' de carácter y coraje para igualar el marcador... con la sensación de haberse podido llevar la victoria si el partido hubiera durado cinco minutos más. O, dicho de otra manera, reaccionó demasiado tarde en un choque en el que la casta suplió la falta de pólvora.

Real Madrid Elche