El Madrid olvida la derrota en Getafe con un penalti discutido y un buen Vinicius (4-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Polémica en el 1-0

El Madrid olvida la derrota en Getafe con un penalti discutido y un buen Vinicius (4-1)

Los blancos sumaron su primera victoria en Liga en 2022. Benzema marcó el primer gol, que llegó tras una caída de Casemiro en la que no hubo contacto para señalar la pena máxima

Foto: Musah y Modric. (Reuters/Susana Vera)
Musah y Modric. (Reuters/Susana Vera)

Las Ligas no son como empiezan, sino como acaban. Que se lo diga al Atleti, que a punto estuvo de perder la gran distancia que tenía el año pasado respecto a sus perseguidores. El Madrid culminó una gran primera vuelta, empañada por la reciente derrota en Getafe (1-0). Tampoco empezó el año bien para el Valencia, al que venció el Espanyol en Mestalla (1-2). Era la ocasión perfecta para que ambos se resarcieran.

El Valencia buscó el dominio en los primeros instantes del partido, fiel a su juego de extremos bien abiertos y decididos a contragolpear lo antes posible. Aquello funcionó hasta que llegó el monólogo madridista. Los blancos no estaban por la labor de dejarse puntos frente a su público.

El Madrid neutralizó al Valencia y al balón. El guion del partido no era irreversible, aunque la tónica de la primera mitad no varió. Vinicius demostró de nuevo que en la vida todo es cuestión de voluntad. La misma que él tuvo para aprender cuándo dar el pase y cuándo definir. Vísteme despacio, que tengo prisa.

placeholder La celebración del segundo gol. (Reuters/Susana Vera)
La celebración del segundo gol. (Reuters/Susana Vera)

La polémica llegó en el primer gol

El centro del campo madridista movió el balón a un ritmo vertiginoso, conscientes de que la fluidez en la circulación rompería en pedazos las líneas valencianistas. Un buen recorte de Modric en la frontal acabó con un zurdazo del croata (marca de la casa, por cierto) en el travesaño. No es la primera vez que un disparo de Luka acaba en ese lugar de la portería.

El círculo con la escuadra se cerró cuando Benzema marcó el penalti que abrió el marcador por el mismo lugar que había lanzado Modric. A la polémica regresaremos luego. El Madrid era justo vencedor antes del descanso… de no ser por la ayuda arbitral que recibió de Hernández Hernández.

Casemiro realizó un recorte y cayó en el área. A simple vista, parecía que había contactado con la pierna de Alderete. Y que el penalti era claro. Sin embargo, tras ver la repetición, la caída parecía voluntaria. Eso hubiera supuesto la segunda amarilla para el brasileño, pero tanto el colegiado como el VAR decretaron pena máxima.

placeholder Guillamón pelea con Modric por una pelota. (EFE/Chema Moya)
Guillamón pelea con Modric por una pelota. (EFE/Chema Moya)

Vinicius sentenció el encuentro

El enfado con el que se marcharon los integrantes del Valencia al descanso fue palpable. La rabia habría sido el combustible perfecto para los visitantes, pero se encontraron con un Madrid intratable. Pocos minutos después de reanudarse el encuentro, Vinicius dejó el partido prácticamente sentenciado.

Los binomios tardan en formarse, pero una vez juntos son prácticamente inquebrantables. Sólo hay que ver a Vinicius y Benzema. Se buscan con la mirada y se encuentran sin querer. Como en el segundo gol. Una jugada que empezó el brasileño en la banda acabó en los pies del francés, que se la quiso devolver. El pase no fue acertado, pero, tras varios rebotes fortuitos, el balón acabó en una posición perfecta para que el extremo marcara.

placeholder Vinicius define en el segundo gol. (Reuters/Susana Vera)
Vinicius define en el segundo gol. (Reuters/Susana Vera)

Algunos jugadores están tocados por la varita. Y parece que es el caso de Vinicius. A sus (ahora) brillantes decisiones, se le une el azar. En el tercer tanto del Madrid, el disparo de Asensio merecía el gol de no ser por la buena estirada de Cillesen. El rebote, sin embargo, llegó a la cabeza del brasileño, que empujó la pelota en boca de gol. Al final va a tener razón Borges cuando escribió: "El éxito y el fracaso son dos impostores".

Mendy derribó en el área a Marcos Andrés y el árbitro señaló penalti. El agarrón del francés al valencianista fue tremendo. Courtois adivinó el lanzamiento de Guedes, que recortó distancias en el rechace. El tanto, no obstante, sólo sirvió para maquillar el resultado. Poco después, un disparo de Wass estuvo cerca de darle un susto más gordo al Madrid, pero la cosa no fue a más.

Los locales dominaron hasta el final y aumentaron la distancia con otro gol de Benzema, a la media vuelta. Salvo que encadenen varios tropiezos, la Liga parece que en enero tiene un claro ganador. En Europa, nunca hay que enterrar al Madrid, pero se antoja difícil porque los blancos están varios escalones por debajo de PSG, City o Bayern. En España, sin embargo, van sobrados.

Real Madrid
El redactor recomienda