El Barça se pega un tiro en el pie en Granada y vuelve a la Europa League (1-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Fuera de la Champions

El Barça se pega un tiro en el pie en Granada y vuelve a la Europa League (1-1)

La absurda expulsión de Gavi en los últimos minutos dinamitó la victoria de los de Xavi Hernández. Un golazo de Antonio Puertas rescata un punto para los locales

Foto: El Barça empata en Granada y se desinfla al final. (Reuters/Jon Nazca)
El Barça empata en Granada y se desinfla al final. (Reuters/Jon Nazca)

Una genialidad de Dani Alves, un gran remate de Luuk de Jong y una buena para de Marc-André ter Stegen. Por primera vez en la temporada, la simplicidad estuvo a punto de funcionar en el Barça a través de un delantero denostado que marca, un veterano que tira del carro nada más llegar y un portero que ha vuelto a recuperar la confianza en sí mismo después de pasarlo muy mal...hasta que Antonio Puertas lo dinamitó todo con un golazo en el minuto 89. El Barça perdió dos puntos en Granada después de quedarse con 10 hombres en los últimos minutos con la expulsión de Gavi. Los de Xavi Hernández vuelven a caer a la Europa League y pierden el tren de la Champions tras controlar un partido que se desbocó al final.

placeholder El lateral brasileño ha vuelto para quedarse. (EFE/Pepe Torres)
El lateral brasileño ha vuelto para quedarse. (EFE/Pepe Torres)

El Barça salió a Granada con un equipo titular que se empieza a parecer al que anhela Xavi Hernández. Sin piezas forzadas en posiciones desconocidas para ellos, tan solo la aparición en punta de Luuk de Jong y de Ferran Jutglà como extremo por la izquierda sobresalía. Los azulgranas tomaron el mando del partido desde el principio. Querían dominar a través la pelota ante el rival que les birló LaLiga la pasada temporada y significó el principio del fin para Ronald Koeman. Había cuentas pendientes que cobrarse.

Los pases acercaban al Barça al área rival, pero sin obtener profundidad. En ese atasco en la frontal del área con Jordi Alba perdido por dentro, Gavi se sacó un pase medido para el cabezazo de Luuk de Jong. El neerlandés lo celebraría con efusividad antes de percatarse que el gol había sido anulado por fuera de juego, puesto que Gavi, por centímetros, había recibido la pelota en posición adelantada en la anterior acción.

placeholder Luuk de Jong también pediría un penalti inexistente. (Reuters/Jon Nazca)
Luuk de Jong también pediría un penalti inexistente. (Reuters/Jon Nazca)

El Granada de Roberto Moreno saturó el centro del campo, por lo que Sergio Busquets siempre recibía con 1.000 ojos encima, mientras que Gavi tampoco tenía espacio para girar. Solo las fintas de Nico González, el mejor azulgrana en la medular, sirvieron de lapso entre la presión nazarí. El Barça amasaba la pelota sin el colmillo goleador que le viene faltando y eso que Luuk de Jong, con la confianza por las nubes, intentaba remates acrobáticos que no cogían portería por muy poco. Así las cosas, Darwin Machís contestaría después de recibir una pelota en el pico del área y probar fortuna sobre Marc-André ter Stegen. El alemán se mostró sólido y, a partir de ese instante, el partido se estabilizó. El Barça disfrutaba del control y al Granada, que no le importaba que su rival acumulase pases poco dañinos, buscó ocasiones al contragolpe.

Dembélé sigue sin ganarse lo que pide

Tan parsimonioso se volvió el encuentro que Xavi Hernández decidió volcar todo el juego por la derecha, donde Dani Alves, siempre por dentro, conectó con Ousmane Dembélé en innumerables ocasiones. Sin embargo, los primeros 45 minutos del francés fueron un fiel reflejo de su paso por el Barça hasta el momento. En cinco años, el galo ha sido incapaz de evolucionar su toma de decisiones, marcar la diferencia o sacar rédito real de sus regates. Al descanso, el Barça ya había visto esta película varias veces.

placeholder Ousmane Dembélé pierde una pelota durante el encuentro. (Reuters/Jon Nazca)
Ousmane Dembélé pierde una pelota durante el encuentro. (Reuters/Jon Nazca)

La segunda mitad iniciaría como la primera, con el Granada yendo a presionar al Barça arriba y con Dembélé haciendo la guerra por cuenta propia. Para colmo, Eric García se marchó lesionado en el minuto 50 y tuvo que entrar Clément Lenglet al campo. Tan solo cinco minutos después, el francés llegó tarde a cortar un pase local y vio la cartulina amarilla. Es muy probable que el conjunto azulgrana se quede sin el central catalán para disputar la Supercopa de España en Arabia Saudí

El Barça lo intentaba y se encomendaba a su futbolista más veterano. Con 38 años a cuestas, Alves recibió un balón sin peligro a 25 metros de la portería, alzó la vista para otear el horizonte, detectó a Luuk de Jong y el neerlandés convirtió el centro medido en un gran gol de cabeza. El ariete culé se fue con el trabajo bien hecho y entró Memphis Depay en su lugar, como Abde por Ferran Jutglà; mientras Robert Moreno introdujo a Montoro por Gonalons. El Granada trataría de responder mediante un centro lateral de Neva que Antonio Puertas no pudo rematar con comodidad.

placeholder Los jugadores azulgranas celebran el único tanto culé del encuentro. (Reuters/Jon Nazca)
Los jugadores azulgranas celebran el único tanto culé del encuentro. (Reuters/Jon Nazca)

El Barça entonces anestesió el encuentro y el técnico local, puso toda la carne en el asador con la entrada del exazulgrana Collado y Duarte por Darwin Machís y Víctor Díaz. El Granada, además, sería más agresivo a la hora de recuperar la pelota arriba y entonces, los culés buscarían su ocasión al contragolpe. Del posible 1-1, con una gran acción defensiva de Alves para tapar el disparo de Antonio Puertas, se pasó al posible 0-2, pero Abde no tuvo la determinación suficiente para matar el encuentro al contragolpe.

Cuando parecía que el encuentro se marchitaría, Gavi cometió una falta absurda y vio la segunda amarilla. Expulsado el andaluz, el Barça afrontaría los últimos 10 minutos del choque más el tiempo añadido con un futbolista menos. Xavi aportaría un centrocampista (Álvaro Sanz) por Dembélé, pero el sufrimiento estaba garantizado. El Granada lo intentó a balón parado con una jugada ensayada que finalizó Milla y blocó ter Stegen sin problemas.

Poco después, Piqué se libró de la expulsión por los pelos y los nazarís se volcarían en ataque. El Barça sufría a balón parado y así fue como Antonio Puertas recogió un balón muerto en el interior del área para dinamitar la victoria del Barça y rescatar un punto en el minuto 89. Pudo ser peor, porque ter Stegen falló en la salida de pelota en el descuento, le entregó un pase mortífero a Montoro y el mismo alemán atraparía la vaselina del jugador local de manera salvadora. El Barça dormirá fuera de la Champions League.

FC Barcelona Xavi Hernández Granada