El paso al frente de Vinicius Jr: de las risas de los rivales a ídolo del madridismo
  1. Deportes
  2. Fútbol
El Madrid ganó en 0-2 en Anoeta

El paso al frente de Vinicius Jr: de las risas de los rivales a ídolo del madridismo

El brasileño atraviesa su mejor momento de forma y se erige como uno de los líderes del equipo blanco. Frente a la Real Sociedad, marcó de nuevo y completó una gran actuación

Foto: Vinicius, durante el partido ante la Real. (EFE/Javier Etxezarreta)
Vinicius, durante el partido ante la Real. (EFE/Javier Etxezarreta)

El estado de ánimo en el fútbol lo definen los resultados, aunque en otras ocasiones basta con tener en cuenta las sensaciones. Si tu equipo pierde, pero da una buena imagen, es probable que más pronto que tarde llegue una buena victoria. Solo hace falta recordar cómo se inició el Barça de Guardiola. La voluntad siempre precede al acierto. Y eso es justo lo que ha pasado a Vinicius Jr, cuyo inicio de temporada es escandaloso.

placeholder Acncelotti en acción. (Reuters)
Acncelotti en acción. (Reuters)

El brasileño llegó al Madrid en 2018 tras cumplir la mayoría de edad. Aquel era el equipo post-Cristiano y no pudo haber peor momento para estrenarse como blanco. La afición, siempre necesitada de nuevos ídolos, quiso otorgarle un liderazgo que todavía no estaba preparado para ejercer. Con 18 años, sólo unos pocos están capacitados para liderar semejantes clubes.

Los años del equipo tampoco fueron los mejores. En sus tres temporadas como blanco, sólo ha ganado una Liga, la que sucedió al confinamiento. Puede que si la economía hubiera estado en condiciones normales, y no se estuviera reformando el estadio, Florentino hubiera dado un golpe de timón. Y hubiera fichado a alguno de sus galácticos. Esto, en cambio, sí que fue un punto a favor para Vini, que tuvo más oportunidades que en cualquier otro Madrid.

placeholder Rodrygo, Vinicius y Militao celebran el gol. (Reuters/Vincent West)
Rodrygo, Vinicius y Militao celebran el gol. (Reuters/Vincent West)

Del gol al Valladolid al gol al Sevilla

Fíjense si hay diferencia. En su primer gol con el Madrid (si es que se le puede llamar así), fue un disparo que se marchaba al lateral y que rebotó en un defensa del Valladolid. Normalmente, la suerte se pone de parte de los elegidos. En el gol tanto de la semana pasada, no hubo azar ninguno: anotó tras un potente disparo a la escuadra que recordó a los latigazos de Cristiano.

Este Madrid se mueve al ritmo de Benzema y al de Vinicius. Frente a la Real, lo volvió a demostrar. Su equipo venció (0-2) y dejó un parecido con Ronaldinho más allá de los regates: la sonrisa. De un tiempo a esta parte, es lo único que se dibuja en su cara. Y es difícil vaticinar si hay mejor arma contra los rivales que la felicidad de un brasileño.

La lesión de Benzema aumentará aún más el liderazgo de Vinicius, que perderá a su mejor socio en la punta de ataque. No es descabellado pensar que hasta se encuentre más cómodo en este rol. Cuando uno es joven, no reflexiona sobre estas cosas; el brasileño no sólo está en plena juventud, sino que se evade completamente de la realidad en el terreno de juego.

placeholder Vinicius Jr. (Reuters/Vincent West)
Vinicius Jr. (Reuters/Vincent West)

Un baile tras cada gol

Los bailes ya se están convirtiendo en marca de la casa después de cada gol que marca. Vinicius juega al ritmo de la música y deja celebraciones parecidas a las de Ronaldinho, salvando siempre las distancias. En Brasil el fútbol y el baile son inherentes a sus ciudadanos. Eso no se compra.

La última ocasión frente a la Real fue un mano a mano que detuvo muy bien Remiro. No sólo está muy fresco en regates Vinicius, también en carrera. Restaban menos de diez minutos para que finalizara el encuentro y, al ver su sprint, parecía que acaba de entrar en el campo.

La paciencia es algo que no se tiene en el fútbol. Y convendría que los aficionados y directivos se lo hicieran mirar. Bien es cierto que, en un Madrid en otras condiciones, Vinicius igual hubiera salido cedido y no habría tenido las mismas oportunidades. Él, sin embargo, rechazó marcharse aunque sólo fuera por un tiempo. Su objetivo era claro: triunfar en Concha Espina. Y ahora parece que lo está consiguiendo.

Karim Benzema Vinicius Junior
El redactor recomienda