Es noticia
El Atlético de Madrid se da un festín en Cádiz para lamer sus heridas (1-4)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Una victoria crucial

El Atlético de Madrid se da un festín en Cádiz para lamer sus heridas (1-4)

Lemar, Griezmann, Correa y Cunha firmaron los goles de un partido que sirve para recuperar la autoestima de un equipo con muchas dudas tras la derrota entre semana contra el Milan

Foto: Los jugadores rojiblancos se funden en una piña tras el gol de Correa. (Reuters/Jon Nazca)
Los jugadores rojiblancos se funden en una piña tras el gol de Correa. (Reuters/Jon Nazca)

El Atlético de Madrid logró una victoria más que necesaria en Cádiz para frenar su mala racha de resultados en un partido muy duro para los rojiblancos. Después del grave tropiezo contra el AC Milan entre semana que obligará a los pupilos de Diego Pablo Simeone a jugárselo todo en la última jornada de la Champions League, el cuadro rojiblanco suma tres puntos vitales para recuperar la confianza y crecer a través del resultado. El gol de Thomas Lemar de cabeza tras un gran centro de Yannick Carrasco al inicio de la segunda parte y el de Antoine Griezmann en el ecuador de la misma sirvieron para encarrilar un partido que, durante muchos minutos, estuvo en terreno de nadie. Luego, Ángel Correa sentenciaría el encuentro y Mateus Cunha dejaría en anecdótico el gol del Choco Lozano.

placeholder Correa celebra el 0-3. (Reuters/Jon Nazca)
Correa celebra el 0-3. (Reuters/Jon Nazca)

Y es que la primera parte fue un sufrimiento constante para los visitantes. Ante un Cádiz bien parapetado en su área y con la velocidad del Choco Lozano, Alberto Perea y Salvi Sánchez al contragolpe, el conjunto de Álvaro Cervera diseñó un partido muy incómodo para los colchoneros. Simeone, que volvió a alinear al equipo que pinchó contra el AC Milan en el Wanda Metropolitano, dejó en las manos de sus futbolistas recuperarse de la situación que han atravesado a lo largo de noviembre. Con graves problemas de contundencia en las dos áreas y de frescura y chispa en ataque, el Cádiz puso a prueba al Atlético.

El Choco Lozano dio el primer susto del partido tras ganarle la partida a un Giménez que saldría lesionado tras sufrir un golpe en la cabeza más tarde. Por suerte, Marcos Llorente abortó la ocasión y cortó el centro. Era el primer aviso en una primera parte espesa y plomiza solo alterada por las incursiones individuales de Yannick Carrasco y Thomas Lemar. Belga y francés fueron los mejores de su equipo en El Nuevo Mirandilla. Precisamente de sus combinaciones y talento individual nacieron las mejores ocasiones del Atlético. Sin embargo, y aunque estaban encerrados en su área, el Cádiz no dudaba en conectar contragolpes verticales y aprovechar los fallos de su adversario.

placeholder Lemar es imprescindible en este Atlético. (Reuters/Jon Nazca)
Lemar es imprescindible en este Atlético. (Reuters/Jon Nazca)

En una de esas, cuando Koke trataba de sacar la pelota jugada desde atrás, el centrocampista español se equivocó, la pelota le llegó a Salvi y tan solo la providencial intervención de Stefan Savic evitó problemas mayores. Luego, el 'Pacha' Espino también se sacaría un latigazo desde la frontal. El Atlético sufría por encontrar su mejor versión y, para colmo, su mayor valor gol liguero de la temporada pasada, Luis Suárez, fallaba una ocasión cantada delante de Ledesma. Al descanso y sin ni un solo disparo a puerta rojiblanco, Simeone estaba preocupado.

Simeone fue la viva imagen del alivio

A la vuelta de vestuarios, la primera ocasión fue amarilla. El Choco Lozano no llegó por centímetros a rematar un envío cruzado de Juan Cala. Pero el Atlético estaba dispuesto a vencer y, tras una ocasión de cabeza de Savic, Lemar se coló en el área para rematar un centro teledirigido de Carrasco y subir el primer tanto al marcador. Abierta la lata gracias al escurridizo interior francés, Simeone respiró aliviado, consciente del gran peso que se había quitado de encima el equipo. A partir de ahí, el Atlético solo fue a más y a punto estuvo de matar el partido, pero Lemar perdonó un cara a cara contra Ledesma.

placeholder Simeone no ha perdido el toque. (Reuters/Jon Nazca)
Simeone no ha perdido el toque. (Reuters/Jon Nazca)

El Cádiz trató de no arrugarse con un disparo alto de Jonsson tras una pugna entre Negredo y Savic que no fue a mayores. De nuevo Lemar frotó la lámpara para habilitar la carrera al espacio de Marcos Llorente, este dibujó un buen centro para Griezmann y el galo remató de primeras al fondo de la red. Con el 0-2 a favor, el Atlético se desató.

Los locales salvaron la sentencia sobre la mismísima línea y, poco después, Ángel Correa culminaría una ágil combinación rojiblanca en la frontal del área con un gol que fundiría las opciones de puntuar del Cádiz. A cinco minutos para el final, el Chozo Lozano hizo el gol del honor al rematar un centro lateral que se envenenó y en el que Oblak falló. Un minuto después, Cunha hizo el 1-4 definitivo y el Atlético se pudo lamer las heridas que arrastraba hasta el momento.

Champions League Antoine Griezmann Diego Simeone