El Espanyol castiga los experimentos de Ancelotti (2-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Octava jornada de Liga

El Espanyol castiga los experimentos de Ancelotti (2-1)

Los catalanes doblegaron al Madrid en su visita a Cornellá gracias a los tantos de RDT y Aleix Vidal. Tras la derrota, empatan a puntos con los colchoneros en la cabeza de la tabla

Foto: Ni Benzema pudo solucionar el atasco blanco. (Reuters)
Ni Benzema pudo solucionar el atasco blanco. (Reuters)

El Madrid pasó un mal día en Barcelona. Ancelotti se equivocó en el planteamiento; realizó un raro experimento: le dio descanso a Casemiro y arrinconó a Valverde en la derecha. Aquella decisión le salió cara: Madrid fue derrotado frente al Espanyol (2-0) y el Atleti les ha empatado a puntos. Los blancos han sumado su segunda derrota de la semana.

Ancelotti jugó a indios y vaqueros en Cornellá, pero el sheriff era el Espanyol. Tras la derrota sufrida en Champions, ubicó a Camavinga en el lugar de Casemiro. El francés estuvo incómodo y desaparecido en esa ubicación. Y el Madrid se quedó sin su llegada al colocarlo tan atrás. Su aportación fue tan nula que ‘Carletto’ lo sustituyó en el descanso.

placeholder Raúl De Tomás, durante el encuentro. (EFE)
Raúl De Tomás, durante el encuentro. (EFE)

El Espanyol salió con ganas y dispuesto a darle una alegría a su afición. Se olvidaron de que eran recién ascendidos; se quitaron el traje de cenicienta. Siempre hay lobos con piel de cordero. Especialmente Raúl de Tomás. La clave de los pericos fue mantenerlo en Segunda. Que hayan entrado Gavi y Yeremy en lugar de RDT en la convocatoria de la Selección es para ponerse a pensar.

La importancia de RDT

El excanterano madridista tiene una importancia tremenda en el equipo. Abrió el marcador y marcó por primera vez al Madrid. Hasta ese momento, todos los goles del Espanyol en casa habían tenido su firma. Que la economía de los clubes españoles esté en tan delicada situación se explica con el ejemplo de RDT, que ha jugado un año en Segunda.

Kroos y Modric no estuvieron finos. El alemán no ha vuelto a su mejor nivel, aunque todavía queda mucha temporada por delante. El croata, por su parte, está notando los años y el desgaste del pasado año, cuando los jugadores parecieron robots. Se habla mucho de Mbappé y Haaland, pero el Madrid debe pensar cómo reemplazar a estas dos figuras.

Valverde, que debe comandar el centro del campo madridista en el futuro, jugó un partido gris. Ancelotti lo escoró a la derecha, donde estuvo incómodo. Más que en una comida con los suegros. Ya había quedado demostrado con Zidane que ese no es el lugar del uruguayo. Sorprendió que ‘Carletto’ lo ubicara ahí. Fue otro de los erróneos experimentos de hoy.

placeholder Valverde pelea con Pedrosa por un balón. (EFE)
Valverde pelea con Pedrosa por un balón. (EFE)

Gran partido de Darder y Melendo

La némesis del centro del campo madridista fueron Melendo y, sobre todo, Darder. Ambos completaron un sensacional encuentro. Mantuvieron la posición, realizaron una presión asfixiante y lideraron el ataque del Espanyol desde atrás. Algunos nacen con estrella y otros estrellados. Está claro qué lugar ocuparon hoy los jugadores de cada equipo.

Otro de los problemas del Madrid fueron los laterales, especialmente el derecho. Lucas Vázquez le pone mucha voluntad, pero acierta poco. Esa banda fue un coladero por el que penetró a la perfección Embarba, que reivindicó el fútbol de calle en el partido. Aquello fue la gallina de los huevos de oros: todo el plan de Vicente Moreno giró en torno a esa zona del campo.

El segundo gol, sin embargo, llegó por la otra banda. Una mala defensa de Nacho la aprovechó Aleix Vidal, que realizó la jugada de su vida. Hay coches y bólidos. Y el catalán es de los segundos. Su velocidad le permitió plantarse en pocos segundos ante Courtois, que nada pudo hacer en la definición. Ganar tan pronto implica sufrir, como así fue.

placeholder Aleix Vidal celebra el segundo gol. (EFE)
Aleix Vidal celebra el segundo gol. (EFE)

Benzema demostró que todavía hay jugadores por los que merece la pena ver la Liga. El francés está a un nivel soberbio. Él sí es de los que ha nacido con estrella. Su gol fue una obra de arte en la que fue apartando a los defensores pericos como bolos. No sólo fue el tanto, sino todo lo que generó para el ataque madridista. Un equipo que le queda grande a Rodrygo después de tres años en los que apenas ha demostrado cosas.

La victoria desahoga a los pericos, que suma nueve puntos. El Madrid, con la derrota, se coloca con los mismos puntos que el Atleti en la cabeza de la clasificación. Igual en algún periódico ya escuchan la palabra crisis tras estas dos derrotas. Aquí no es el caso. La temporada no ha hecho más que empezar.

RCD Espanyol Real Madrid LaLiga Santander
El redactor recomienda