El salto al vacío del Barça: ¿quién ocupará ahora el trono de Messi?
  1. Deportes
  2. Fútbol
Se busca nuevo líder

El salto al vacío del Barça: ¿quién ocupará ahora el trono de Messi?

La marcha del argentino significa perder 30 de los 85 goles que anotó el club azulgrana en la pasada Liga. Griezmann y Depay parten como favoritos para abrazar la responsabilidad

Foto: Ronald Koeman observa a Leo Messi tras finalizar un encuentro. (Reuters)
Ronald Koeman observa a Leo Messi tras finalizar un encuentro. (Reuters)

Luz. Fuego. Destrucción. Las últimas y frenéticas horas del FC Barcelona a las puertas de empezar LaLiga no han podido ser más caóticas. Ha perdido a su referente emocional, futbolístico y deportivo, Leo Messi. Su presidente, Joan Laporta, ha visto como su gran baza electoral, la renovación del astro argentino, se quedaba en un sinfín de promesas incumplidas y tan solo una rebaja salarial de Gerard Piqué en el alambre del inicio de la competición ha impulsado la inscripción de Memphis Depay y Eric García. Con un Atlético de Madrid como gran rival a batir y un Real Madrid en modo incógnita a la espera de que se resuelva el futuro de Kylian Mbappé, la gran pregunta en clave azulgrana se dirige al vacío de poder que ha dejado Messi.

Nadie se ha atrevido a escoger el mítico dorsal '10', pero...¿alguien podrá dar un paso al frente en el campo?

Foto: Leo Messi en uno de sus últimos partidos con el Barça. (EFE)

Parece evidente que el mayor beneficiado de la marcha del rosarino será Antoine Griezmann. El atacante francés acumula dos temporadas entre el ostracismo mediático, el exilio táctico y la falta de confianza y determinación que caracterizaba su juego cuando lucía los colores rojiblancos. Mediapunta escurridizo en Francia y futbolista de momentos más que de partidos en el club culé, el atacante galo podría volver a ocupar una zona, la del balcón del área, que quedaba reservada a Messi y abandonar la posición de '9'. "Debe dar un paso más y ser más efectivo de cara a puerta. Sin Leo ha de ser más importante, porque puede ocupar su posición", confesaba Ronald Koeman en la previa del encuentro de esta noche ante la Real Sociedad (20:00).

A sus 30 años, cobra 34 millones de euros, encabeza la tabla salarial del cuadro azulgrana y su zona fetiche ya no estará ocupada por el mejor jugador del equipo. O dicho de otro modo, aglutinará más opciones de finalización, balones al pie, jerarquía ofensiva y potencial goleador. Llega el momento de plasmar sobre el césped todo aquello que, por diferentes razones, no ha sido capaz de demostrar a lo largo de estos años. Si bien el técnico ha declarado que "la plantilla es corta y necesitamos un delantero", la apretada economía culé no puede permitirse tal desembolso. Una situación que obliga a aunar esfuerzos entre los que actualmente se encuentran en el Camp Nou.

Habrá que repartir la responsabilidad

De la pasada temporada a la presente, al FC Barcelona se le han evaporado 30 goles de los 85 tantos que convirtió en la 2020/21. Compensar la falta de gol, desborde y liderazgo es la principal asignatura pendiente de Ronald Koeman. Pero como con la salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid, encomendarle tamaña tarea a un solo jugador sería una carga demasiado pesada. "No siempre es un jugador, hay que hacerlo juntos. Con suerte, recuperamos a jugadores como Ansu Fati y Coutinho y todavía tenemos un equipo fuerte. Trabajaremos más duro, haremos más para lograr lo que la gente espera de nosotros", contestaba el técnico en una entrevista concedida a ESPN.

placeholder Memphis Depay fue una de las figuras durante el Gamper. (EFE)
Memphis Depay fue una de las figuras durante el Gamper. (EFE)

El siguiente nombre en la lista del técnico azulgrana es Memphis Depay. "Estuvimos dos años juntos en la selección. Ha dado muchísima efectividad y rendimiento. Hemos perdido con Leo mucha efectividad y se la pedimos a otros. No solo a los delanteros, también a los medios". Petición expresa de Ronald Koeman, el epicentro ofensivo de la selección neerlandesa y del Olympique de Lyon aterriza en Barcelona con la experiencia y madurez que no tuvo en su primera experiencia en un coloso europeo como el Manchester United. A sus 27 años es un futbolista encantado de abrazar la responsabilidad goleadora y abarcar un volumen finalizador altísimo.

Sin embargo, el futbolista neerlandés goza de una virtud que Griezmann ni posee ni puede desarrollar ya a estas alturas de su carrera: un desborde endiablado. Depay fue el segundo jugador que más acciones de gol creó (29) tras Leo Messi (38) de las cinco grandes ligas europeas y el primero cuyos regates terminaron en un disparo de su equipo, ya fuese suyo o de un compañero, según el portal de datos Fbref. Él y no el francés será el encargado de aportar el grado de desequilibrio que el Barça ha perdido con el adiós de Messi.

placeholder Los jugadores del Barça abrazan al neerlandés. (Reuters)
Los jugadores del Barça abrazan al neerlandés. (Reuters)

Depay deberá desarrollar una sociedad con Griezmann que pueda elevar el nivel ofensivo del FC Barcelona y, a su vez, complementar lo que necesite cada uno de ellos. Y eso solo aparecerá cuando ambos compartan muchos minutos sobre el terreno de juego. La clave estará en conocerse. Que si uno ataca el espacio, el otro entienda la necesidad de filtrar el pase adecuado en el momento idóneo. Que si Griezmann se coloca entre los centrales, Depay aproveche los movimientos de arrastre de este para ocupar la espalda defensiva. Que sepan repartirse la corona del área y recibir la pelota al pie sin carecer de profundidad, verticalidad y agresividad al espacio. Sumar esfuerzos en una misión, la de amortiguar la marcha de Messi, que pinta tan difícil como suena.

FC Barcelona Leo Messi Antoine Griezmann