El Barça reacciona a tiempo en Valencia y remonta con un doblete de Leo Messi (2-3)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Siguen a la caza del líder

El Barça reacciona a tiempo en Valencia y remonta con un doblete de Leo Messi (2-3)

El astro rosarino falló un penalti, pero se desquitó al marcar en la segunda intentona y marcar un golazo de falta directa. El cuadro che hizo sufrir hasta el final a los azulgranas

placeholder Foto: Leo Messi limpió las telarañas de Mestalla. (Reuters)
Leo Messi limpió las telarañas de Mestalla. (Reuters)

Una reacción de campeón tras un primer tiempo vacilante. Una falta por la escuadra para sellar un partido que amenazaba con revolverse en cualquier momento. El Barça necesitaba una segunda parte así para reafirmar su candidatura al título después de desperdiciar la oportunidad de que todo dependiese de ellos hasta el final de LaLiga. El conjunto azulgrana exhibió mentalidad de hierro, cintura emocional y convicción cuando más lo necesitaba. Y a punto estuvo de echarlo todo por la borda cuando el zurriagazo de Carlos Soler puso el definitivo 2-3 en el marcador cuando más cómodo se sentía el equipo de Ronald Koeman. El Barça supera otra prueba de fuego gracias al doblete de Leo Messi y el tanto de Antoine Griezmann y sigue de cerca al Atlético de Madrid a la espera de dar el salto la próxima jornada.

placeholder Los jugadores azulgranas celebran el 1-3. (Reuters)
Los jugadores azulgranas celebran el 1-3. (Reuters)

Ronald Koeman salió tan decepcionado del partido ante el Granada el jueves que el enfado le duró hasta este fin de semana. Mingueza, Umtiti y Sergi Roberto, los más frágiles en una segunda parte aciaga con remontada incluida fueron los principales señalados en Mestalla y se quedaron en el banquillo. Con Gerard Piqué entre algodones, el Barça reformuló toda su línea defensiva y Lenglet, Araújo y Sergiño Dest se colaron en el XI titular. Con estas cartas sobre la mesa, Javi Gracia modificó su dibujo habitual y calcó el culé. Una decisión que le permitió acorazarse por dentro, impedir que recibiera Sergio Busquets de cara (le encimaban Maxi Gómez o Soler) y obligar a los catalanes a atacar por fuera.

El Barça se atragantó en el primer tiempo

Los ches empezaron dubitativos y fueron de menos a más con el paso de los minutos. Antes, tuvierona dos sustos serios que provocaron la ira de su técnico. El primero lo protagonizó el disparo desviado de Pedri González como guinda amarga a una sucesión de combinaciones en el área rival y el segundo, una falta de Messi a la que Araújo no pudo engatillar como le hubiese gustado. El Barça se adueñaba del balón, pero lo hacía de forma horizontal y con un ritmo plomizo. El Valencia no lo quería. Y cuando lo quería, era para salir escopeteado en tres toques verticales y directos a través de Guedes y Maxi Gómez.

placeholder Messi y Guedes luchan por un balón dividido. (Reuters)
Messi y Guedes luchan por un balón dividido. (Reuters)

Con Ronald Koeman viéndolo desde la grada por su sanción, el cuadro catalán pecaba de marear la perdiz sin concretar mientras el Valencia se estiraba a lomos de las galopadas de Gayà y la llegada de segunda línea de Racic. Mucho centro lateral paseándose sin rematador. Toques de Jordi Alba por la izquierda y de Sergiño Dest por la derecha sin desborde. El partido se le hacía bola al Barça y repetía errores del jueves pasado: sin amplitud, desborde ni pegada, el ataque culé languidecía. Con esos ingredientes tan preocupantes para los culés, llegó el descanso.

Lenglet encendió la mecha

A la vuelta, los problemas azulgranas se magnificaron con la aparición estelar de Lenglet. El central francés dinamitó el encuentro con algunos de sus ya típicos errores individuales. Primero, perdió una pelota absurda en la frontal que derivó en un mano a mano de Guedes que ter Stegen pudo repeler. Acto seguido, el Valencia ejecutó un saque de esquina, ter Stegen se quedó en la cueva y Lenglet perdió a su marca para que Paulista anotara el 1-0 en contra. A diferencia del jueves, la respuesta culé no se hizo esperar. El Barça se volcó en ataque, Lato puso la mano donde debería poner la cabeza para interceptar un envío dirigido a De Jong y el colegiado señaló penalti. Messi falló y demostró que no es un especialista desde los siete metros, pero pudo colocar el empate en el electrónico en el rechazo tras el embrollo inicial de Busquets y Pedri.

placeholder Los jugadores azulgranas empatan el encuentro. (Reuters)
Los jugadores azulgranas empatan el encuentro. (Reuters)

Fue abrir el bote y salir todo el ketchup. A los cinco minutos, Jordi Alba llegó al pico del área, detectó la carrera de segunda línea de Frenkie de Jong y Griezmann recogió el fruto que sembró el cabezazo del neerlandés, desviado por Cillessen en primera instancia. El Valencia se cortocircuitó. Los de Javi Gracia aún no entendían que había sucedido cuando Messi sentenció el partido. Leo, para el que parece más sencillo anotar faltas directas que penaltis, transformó una falta che inocente en un golazo tras superar la barrera edificada por Cillessen.

Con el 1-3 a favor y los tres puntos en el zurrón, Koeman decidió guardar la ropa. Piqué se dolía de su maltrecha rodilla, pero fueron Dest y Pedri los primeros en salir para que entraran Sergi Roberto e Illaix Moriba. Pulmones frescos en el centro del campo y un recambio con mejor trato de balón que el neerlandés en banda derecha. Gracia, viendo que el nivel había decaído introdujo a Oliva, Dikahby y Gameiro por Racic, Lato y Guillamón. Cambio de dibubo de nuevo y arreón para poner al Barça contra las cuerdas. Soler, el encargado de castigar al Barça, se sacó un latigazo descomunal desde su casa para soprender a ter Stegen y colocar un 2-3 ajustado en el marcador. El conjunto culé sorteó los últimos minutos entre contragolpes y nerviosismo y se quedó con los tres puntos.

Valencia CF FC Barcelona Leo Messi