El Atlético de Madrid olvida sus fantasmas internos y liquida al Eibar sin piedad (5-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
El líder recupera sensaciones

El Atlético de Madrid olvida sus fantasmas internos y liquida al Eibar sin piedad (5-0)

Sin Luis Suárez ni Joao Félix, Ángel Correa y Marcos Llorente se encargaron de tirar del carro colchonero. Cuando el argentino consiguió su doblete, los de Simeone despegaron

placeholder Foto: Marcos Llorente y Ángel Correa se abrazan tras el primer gol del jugador sudamericano. (Reuters)
Marcos Llorente y Ángel Correa se abrazan tras el primer gol del jugador sudamericano. (Reuters)

Dos minutos de locura protagonizados por Ángel Correa le sirvieron al Atlético de Madrid para encarrilar un partido frente al Eibar que se le había atragantado como un cocido en pleno agosto. Los de Diego Pablo Simeone, sin Luis Suárez ni Joao Félix, apelaron a los quiebros de cintura del argentino y a la profundidad y llegada de Marcos Llorente en el frente del ataque para matarlo en la segunda con el gol de Yannick Carrasco y el doblete del propio Llorente. El '10' albiceleste tenía varias cuentas pendientes. La primera con él mismo, furioso por sus dos ocasiones erradas frente al Betis en el Benito Villamarín; la segunda con su entrenador, quien siempre le ha arropado cuando más fuerte bajaba la corriente y tercero, con la afición colchonera, cuya irá volcó en su figura tras el empate en tierras andaluzas. De este modo, el triunfo de hoy frena en seco la racha de dos duelos ligueros sin oler la victoria y mantienen al Atlético de Madrid en la cima de LaLiga.

placeholder Marcos Llorente celebra el 4-0 ante el Eibar. (Reuters)
Marcos Llorente celebra el 4-0 ante el Eibar. (Reuters)

No fue una tarde tan sencilla como muestra el marcador. Durante la primera media hora del choque, el Atlético de Madrid lidió con sus propios fantasmas de las últimas jornadas. Faltaba energía para robar arriba, olfato de gol en el área y dominio en el centro del campo. Pocos argumentos colchoneros colectivos y menos individuales. El Eibar, en situación límite y acariciando el descenso, detectó el ambiente tensionado y cargado y dispuso de la primera ocasión clara del primer asalto cuando el centro de Alejandro Pozo se paseó en las narices de Jan Oblak sin que Kevin Rodrigues pudiese llegar a empujar la pelota al fondo de la red.

El ritmo del encuentro se adecuaba a la hora escogida. Entre cabezada y cabezada, Yannick Carrasco dibujó el primer disparo a portería en el minuto 34. Un tiro tibio que Dmitrovic despejó sin blocar y habilitó a un merodeador Marcos Llorente que remató fuera. Entonces, Simeone mandó a sus laterales (Lodi y Trippier) más arriba y el cuadro colchonero ganó amplitud y profundidad. El técnico argentino desbloqueó la partida y sembró las semillas que luego recogería su equipo.

El Atlético despejó sus miedos interiores

Cuando el descanso ya sobrevolaba el partido, Trippier ejecutó un córner, Héctor Herrera peinó el cuero y Correa, siempre presente, envió la pelota al fondo de la red. El Atlético se adelantaba en el minuto 43, Correa se sacaba un peso de encima y Simeone respiraba después de desgañitarse. Tan solo dos minutos después, Carrasco recibió el balón en una situación peligrosa, tocó dirección Correa y el argentino aprovechó el cuerpo del defensor del Eibar para girar y enviar la pelota al palo largo del guardameta.

placeholder Correa protege un balón. (Reuters)
Correa protege un balón. (Reuters)

A partir de ese momento, el cuadro del Metropolitano empezó a disfrutar del fútbol. Al fin y al cabo, se había sacudido gol tras gol sus miedos internos. Un momento perfecto para despedirse de la ansiedad y la presión que había sentido hasta entonces. En el 49, Saúl Ñíguez habilitó a Carrasco, Dmitrovic salió tarde y mal y el belga se libró de la entrada del portero antes de batirle sin oposición. De nuevo, el Atlético repetía la fórmula y en el 53, Correa asistió con el pase de la muerte a un Llorente en versión llegadora para matar el encuentro con el 4-0 local.

Ya sí, Simeone optó por rotar y dar descanso a ciertas piezas clave. Saltaron Vitolo y Moussa Dembélé por Koke y Correa. Con la goleada, algunos pisaron el freno y otros aceleraron. Al segundo grupo pertenecen Carrasco y Llorente. El español capitaneó el contragolpe colchonero, el belga tiró el desmarque por fuera y su centro acabó significando el 5-0 en el 68 cuando Llorente liquidó sin piedad a Dmitrovic en el interior del área. El centrocampista más determinante de la competición de la regularidad, con 11 goles y 8 asistencias en lo que va de curso, selló un triunfo más que necesario.

placeholder Llorente, uno de los grandes protagonistas de la tarde. (Reuters)
Llorente, uno de los grandes protagonistas de la tarde. (Reuters)

Simeone no quería ninguna sorpresa en forma de lesión o sanción y retiró a Carrasco, Herrera y Savic para introducir a Kondogbia, Torreira y Felipe. El Atlético de Madrid se dedicó a conservar su ventaja frente a un frágil Eibar que se fue del partido a medida que avanzó el choque. Una vez recuperada la autoestima y la confianza perdida en las últimas jornadas, el Atlético sigue una jornada más liderando el campeonato. Los rojiblancos mirarán desde la tranquilidad que le aportan sus 70 puntos el Getafe-Real Madrid a la espera de un pinchazo blanco.

Atlético de Madrid Eibar CF Ángel Correa