Victoria blaugrana (2-1)

Cómo el Barcelona se sacudió el susto el día que Ángel aporreó la puerta del Camp Nou

El delantero del Getafé presentó sus credenciales para convertirse en el fichaje que los culés están buscando ante la baja de Luis Suárez. Los de Setien sufrieron, pero sacaron el partido adelante

Foto: Los jugadores del Barcelona celebran el gol de Sergi Roberto ante el Getafe. (EFE)
Los jugadores del Barcelona celebran el gol de Sergi Roberto ante el Getafe. (EFE)

Si el Barça estaba buscando un delantero para cubrir la baja de Luis Suárez, esta tarde Ángel ha presentado su currículum en el Camp Nou. De hecho, ahora mismo es el mejor colocado para entrar a formar parte de la plantilla culé. Marcó un golazo, pero pudieron ser dos si no llega a ser por Ter Stegen. Le bastó una parte, la segunda. Su labor de poco le sirvió finalmente a un combativo Getafe que se fue derrotada del templo blaugrana (2-1), pero a él le vale para aporrear la puerta. El delantero canario tiene todo aquello que busca Quique Setién: desmarque, toque, capacidad para jugar de espalda y gol. Sin ser titular lleva diez. Diez habiendo participado solo en el 44% de los minutos de su equipo. Más efectividad, imposible. El futbolista se echó a la espalda al 'EuroGeta', que peleó hasta la extenuación ante un Barça a trompicones, en proceso de cocción, que tan pronto recibía aplausos como algunos tímidos silbidos. Tres puntos, algunos errores y una semana menos.

Porque al Barcelona le costó horrores carburar. No lo hizo hasta el 30' de la primera parte y en la segunda nunca estuvo cómodo. Los madrileños aplicaron la presión alta que acostumbran y, tras unos compases de tanteo, comenzaron a robar balones en el centro del campo para construir jugadas vertiginosas que inyectaron miedo entre los asistentes del Camp Nou. Jorge Molina tuvo la primera gran oportunidad del encuentro tras un error grosero de Busquets, pero falló cuando había dejado a la defensa atrás y estaba solo frente al marco local. Luego, Cucurella remató ligeramente desviado desde el interior del área y, a la tercera, Nyom abrió la lata tras un córner. No obstante, el árbitro decidió denegar el tanto tras consultar la jugada con el VAR. El defensa franco-camerunés había golpeado claramente con el brazo a Umtiti, que cayó al suelo aturdido, para favorecerse. Más de media hora jugó el Barça con fuego, incapaz de acercarse a los dominios de Soria, acorralado en su campo.

Ángel le dedica una sonrisa a Ter Stegen tras una ocasión de gol del Getafe. (EFE)
Ángel le dedica una sonrisa a Ter Stegen tras una ocasión de gol del Getafe. (EFE)

Un golazo de crack

Es el Getafe un equipo muy pegajoso, al que cuesta quitarse de encima. Cuando más perdido estaba el Barça, Messi, desatascador, le metió un pase exquisito a Griezmann, que le puso la guinda con una suave picadita ante la que nada pudo hacer el meta azulón. Tanto perdonar le pasó factura al Getafe. Si juegas con los grandes, como un grande has de finalizar. El Barcelona se sacudió el susto y agarró una bombona de oxígeno para finiquitar los primeros 45' a todo tren. Sergi Roberto, tras un traspié de la defensa madrileña, abrochó un primer acto que los de Bordalás dejaron escapar. A pesar del castigo, los azulones no se vencieron y volvieron de vestuarios con ánimo y confianza en darle la vuelta a la cosa. Ángel entró en escena en el 50' por Jorge Molina y el panorama volvió a ensombrecerse para los de Setién.

El Barça dejó de tocar con comodidad y en esas un centro lateral lo cazó el menudo delantero para incrustar la pelota en la red. Tremendo golpeo, con el interior de su bota derecha, sin dejarla caer y desde más allá del punto de penalti. La estirada de Ter Stegen fue inútil. El canario prefirió no celebrar, quién sabe si porque su equipo iba por debajo en el electrónico o por respeto a la que podría ser su próxima parroquia. El Getafé no aminoró la marcha y siguió percutiendo. Montó escaramuzas, para desesperación de los jugadores blaugranas, que no conseguían retener el cuero con criterio y se mostraban frágiles con Junior (entró por un lesionado Jordi Alba) y Sergi Roberto en los laterales. Ángel estuvo muy cerca de apuntillar al Barça en el 72'. El delantero conectó de nuevo con el pie un centro lateral, pero con menos fuerza y a Ter Stegen, providencial, le dio tiempo a colocar una mano felina para sacar una bola escurridiza que, por momentos, parecía que acabaría dentro.

El Barça no terminó nunca de cerrar el partido y empezó a sudar frío. Messi rozó el gol en un descuento interminable. Al final, victoria muy ajustada del Barça, que sigue sin convencer. A los de Setién, con momentos muy espaciados de lucidez, se le funden muy rápido los focos. Leo sigue una jornada más sin ver puerta, circunstancia que también está acusando el conjunto catalán. Ángel, por si hiciera falta, ya ha dejado su currículum.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios