La preparación física no se negocia

La pereza de Vinícius en el Real Madrid y los abrazos a Fede Valverde

El brasileño puso pegas a la hora de realizar ejercicios tras el partido ante el Getafe. El preparador físico del Madrid se lo pidió y él se negó. Fede, en cambio, es un portento y ha encandilado al vesturario

Foto: Vinícius, durante el encuentro contra el Getafe de este sábado. (EFE)
Vinícius, durante el encuentro contra el Getafe de este sábado. (EFE)

A Vinicius le pillaron las cámaras de Movistar con pocas ganas de hacer un entrenamiento extra en el Coliseum después de haber jugado los últimos 20 minutos del partido contra el Getafe (0-3) El preparador físico, Grégory Dupont, metió al joven brasileño en el grupo de futbolistas que no habían disputado ningún minuto (Rodrygo, Odriozola, Nacho…). Alguna razón científca tiene que tener el cerebro de la parcela física del Real Madrid para entender que Vinicius necesita este plus de ejercicio. La plantilla acaba de regresar de las vacaciones navideñas y hay algunos que tienen tendencia a coger peso por estas fechas y perder la forma.

El caso es que Vinicius tiene que entrenar más y en Getafe, tras 20 minutos, le dio pereza seguir las instrucciones de Grégory Dupont. Probablemente tome nota de esto Zinédine Zidane. El técnico francés da mucha, pero que mucha importancia al estado físico de los jugadores, los kilos de más y la actitud en el día para estar en forma. Algunos lo saben bien. James y Marcelo, por ejemplo, se quedaron fuera de la convocatoria para el primer partido del año. Para Zidane un jugador que no esté ágil y aguante el ritmo y la intensidad que requiere un partido de alta competición no tiene sitio. Isco, en este aspecto, ha mejorado en forma y actitud.

El talento y la calidad marcan las diferencias, pero la forma física es innegociable. Vinicius pisa un charco en el primer partido del año con esta actitud perezosa. Las cámaras le han pillado y las críticas proliferan con un futbolista que volvió a fallar una ocasión clara de gol en los últimos minutos contra el Getafe. Si al debate sobre su puntería se une que le da pereza hacer más ejercicios cuando se lo reclama el jefe de la parcela física, entonces Vini se mete en problemas. Principalmente porque los comentarios, en las redes sociales, sobre todo, son malvados y le tachan de estrellita y se llevan las manos a la cabeza por imaginar que se le ha podido subir a la cabeza la fama.

A Fede se lo comen a besos

En el lado opuesto de Vinicius se encuentra la actitud de Fede Valverde y su rendimiento. Al uruguayo no le metieron en el grupo de los que tenían que hacer trabajo extra y disputó los mismos minutos que Vinicius. Por algo será. Tendría que explicarlo Zidane en su próxima comparecencia ante los medios, aunque esto de desvelar planes no va mucho con ZZ. En este caso, eso sí, le vendría bien lavar la imagen del joven Vinicius negándose a hacer más ejercicios en Getafe.

Volviendo a Fede Valverde, queda la sensación de que el uruguayo es indiscutible en el centro del campo junto a Casemiro. Zizou lo dejó en el banquillo contra el Getafe (pensando en la Supercopa de España) y cuando salió demostró esa potencia, agresividad y claridad en el juego. Cierto es que el partido ya estaba roto y había espacios. Pero también es evidente que Fede Valverde va sobrado y puede con todo. Es, incluso, generoso. En la jugada del tercer gol protagonizó una cabalgada para dar poner en bandeja la pelota a Luka Modric. Lo celebró con la misma pasión que en Mestalla cuando las cámaras le cogieron aporreando el césped de Valencia por el gol de Benzema en el minuto 95. A Valverde se lo comen a abrazos Zidane, sus compañeros y los aficionados. No sucede lo mismo con Vinicius.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios