el malagueño no está contando para solari

Claves del caso Isco: de la fotografía de la polémica al bajón físico que atraviesa

El centrocampista español no está contando en exceso para Solari, algo patente cuando ante la Roma ni siquiera entró en la convocatoria pese a no tener problemas físicos

Foto: Isco no ha sido titular aún con Solari. (Cordon Press)
Isco no ha sido titular aún con Solari. (Cordon Press)

"Son decisiones puntuales para momentos puntuales": así explicaba Santiago Solari la ausencia de la convocatoria de Isco Alarcón, sin duda la gran sorpresa del importante partido que disputó este martes el Real Madrid frente a la Roma. Después del varapalo sufrido en Ipurúa ante el Eibar, el conjunto blanco estaba obligado a dar un paso adelante en el que, hasta ahora, ha sido el compromiso más difícil para el técnico argentino. Y lo superó con nota... pero con 'caso Isco'.

El centrocampista malagueño no ha encajado con Solari desde que llegara al banquillo blanco. Con Lopetegui, Isco era un titular habitual, hasta que una inesperada apendicitis provocó su baja durante un mes. Pese a estar tantos días parado, las necesidades del equipo provocaron que el técnico pronto le hiciera entrar de nuevo en dinámica, jugando media hora ante el Levante, y los noventa minutos ante Viktoria Plzen y Barcelona. Pero su estado de forma no era el óptimo.

Tras la llegada al equipo de Solari, todo hacía indicar que las primeras ausencias del internacional español, mezcladas con participaciones de escasos minutos en el equipo, tenían que ver con un plan para mejorar el estado de forma de Isco. Se podía pensar que había forzado más de la cuenta para jugar lo antes posible dada las necesidades que el Madrid tenía y que, ahora, el argentino buscaba que recuperase el tono con cautela para estar a tope lo antes posible. Pero no era así.

Seis partidos lleva Solari en el equipo, en los que Isco no solo no ha sido nunca titular, sino que tan solo ha jugado 81 minutos. Su mayor participación ha sido contra el Valladolid, partido en el que disputó 35 minutos saliendo desde el banquillo. Y, por el contrario, se ha quedado en dos ocasiones fuera de la convocatoria (Melilla en Copa, y Roma en Champions), además no jugar un solo minuto ante el Celta de Vigo, a pesar de encontrarse en perfectas condiciones y de estar en el banquillo.

¿Qué pasa con Isco?

Futbolísticamente, es cierto que el malagueño no está en su mejor momento. En este primer tercio de temporada, no ha brillado al nivel que se espera de un jugador de su talla, estando varios escalones por debajo de lo que es capaz de ofrecer. No termina de encontrar la fluidez en sus piernas ni la clarividencia en su cabeza que le caracterizan. Y eso en una temporada donde lo tenía todo para ser indiscutible, dado el bajón evidente de otros centrocampistas como Kroos o Modric.

En lo deportivo, su ausencia no solo puede ser debida a un problema físico, sino que el 4-4-2 con el que juega Solari no deja demasiadas posibilidades a la imaginación. Esa figura de mediapunta o enganche, en la que tanto ha brillado Isco, no tiene hueco en su esquema. ¿Por qué? No termina de convencerle tirado a banda y, para salir en el ataque, debería relegar a la suplencia a Bale o Benzema, dos jugadores en los que ha demostrado que confía por encima de todo.

Pero cuando Solari decidió dejar a Isco en la grada ante la Roma, todo hacía pensar que se trataba de algún tipo de molestia. Que en un partido tan trascendental estuvieran en el banquillo jugadores como Vinicius o Fede Valverde -que llegó a jugar- hacía intuir que el malagueño había sufrido alguna lesión que le impedía entrar en la convocatoria: tras el partido, el propio Isco desmentía que hubiera sido una lesión la culpable de su ausencia: "No tengo ningún problema físico", asegurana.

Ver esta publicación en Instagram

Estamos de muerte 💙🔪🎃

Una publicación compartida de Sara Sálamo (@sarasalamo) el

Una fotografía, el desencadenante

Según ha podido saber El Confidencial, en el seno del club no gustó demasiado una fotografía que colgó la novia del jugador en Instagram el mismo día que debutaba Solari: Isco, su hijo y ella, disfrazados para Halloween mientras el argentino se estrenaba ante el Melilla, algo a lo que el propio jugador le quitó peso en sus redes, asegurando que la foto no se hizo durante el partido: "Es increíble, se puede subir una foto sin haberla hecho en este preciso momento", indicó.

El partido ante el Melilla quizá no tuviera mucho peso en lo deportivo, pero sí en lo institucional. Era el debut de Solari, después del contundente 5 a 1 recibido en el Camp Nou a manos del Barcelona y que supuso el despido de Lopetegui. Ese partido, por tanto, no era uno más, sino en el que demostrar que había unidad en el equipo para sacar la situación adelante. Sergio Ramos, sin ir más lejos, pidió jugar como titular ese partido. Por eso, la imagen de Isco disfrazado no gustó en el seno del club.

Y es que la situación con Isco es extraña. Desde que llegara al Real Madrid en 2013, Carlo Ancelotti, Rafa Benítez, Zinedine Zidane y Julen Lopetegui habían confiado en su magia, algo que de momento no está ocurriendo con Solari. Ha pasado un mes desde la llegada del nuevo técnico e Isco todavía no sabe lo que es ser titular: ¿qué está pasando con el jugador malagueño? ¿Será titular este sábado ante el Valencia? Solo el tiempo dirá por qué el malagueño no entra en los planes del argentino.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios