Los 5 agujeros que debe tapar Santiago Solari si quiere triunfar en el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
DEBERÁ DE CORREGIR EL RUMBO BLANCO

Los 5 agujeros que debe tapar Santiago Solari si quiere triunfar en el Real Madrid

El conjunto blanco está viviendo una travesía por el desierto desde comienzo de temporada, pero la derrota ante el Barcelona parece haber dejado a Lopetegui con las horas contadas

Foto: Los cinco agujeros que debe tapar el próximo entrenador del Madrid si quiere triunfar. (Reuters)
Los cinco agujeros que debe tapar el próximo entrenador del Madrid si quiere triunfar. (Reuters)

El Real Madrid vive uno de los peores momentos de toda su historia. Ni los más viejos de lugar recuerdan que el conjunto blanco sumara cinco tropiezos consecutivos en Liga, con tres derrotas seguidas y una humillación en el Pizjuán y en el Camp Nou de por medio. Por esa razón, todo apunta a que Julen Lopetegui está sentenciado y que este lunes vive sus últimas horas como entrenador del club madridista, por lo que su relevo en el banquillo no tardará en llegar.

El próximo inquilino del banquillo blanco, de momento Santigo Solari, está obligado a revertir la deriva que está viviendo el Madrid. Es cierto que es un equipo que viene de ser tres veces consecutivas campeón de Europa, pero también lo es que tiene mucha plancha por delante si quiere devolver la sonrisa al aficionado. ¿Qué le pasa al Madrid? Estos son los principales problemas que el próximo entrenador deberá de afrontar para devolver al campeón de Europa a la senda del triunfo.

Foto: Ramos y Casemiro luchan contra Suárez. (Reuters)

En busca del gol perdido

El principal problema de este Real Madrid es la falta de gol. Benzema y Bale, los dos jugadores de ataque, no son capaces de llevar el peso ofensivo del equipo. Ninguno de los dos ha querido coger los galones que dejó Cristiano Ronaldo tras su marcha, olvidando por completo que su labor principal es la de hacer goles: diez tantos entre los dos en catorce partidos (6 el francés y 4 el galés) es el triste bagaje de los dos jugadores que deben asumir la capacidad anotadora del equipo.

Pero el problema es aún mayor para el equipo blanco: el medio del campo tampoco ayuda en esta faceta, y jugadores como Isco, Kroos, Modric, Asensio o Lucas también están con la pólvora mojada. El dato que deja en evidencia al equipo de Lopetegui es que el jugador más enchufado en ataque en los últimos partido es Marcelo, ni más ni menos que el lateral izquierdo del Real Madrid, que suma tres goles en los tres últimos choques que ha disputado el equipo.

placeholder

Una defensa bajo mínimos

La retaguardia es otro de los grandes problemas del Real Madrid. La sencillez con la que cualquier equipo supera sus líneas y le hace goles empieza a ser preocupante, sin que Lopetegui haya conseguido dar con la tecla de lo que necesita el equipo en el plano defensivo. Desde el 22 de septiembre -o, lo que es lo mismo, en los últimos siete partidos-, el conjunto blanco ha sido incapaz de acabar un partido sin encajar un gol en contra.

Jugadores como Varane, Nacho o Ramos están muy por debajo de lo que se espera de deportistas de su talla, mientras que las lesiones han castigado ya en varias ocasiones a hombres como Carvajal y Marcelo. Y, por si fuera poco, Lopetegui ha confirmado que no confía en hombres como Odriozola o Vallejo, condenados al ostracismo. Ni contar con cuatro porteros en plantilla, con Keylor y Courtois rotando, ha servido para frenar la sangría.

Foto: Sergio Ramos y Busquets en el partido de este domingo. (EFE)

Un medio del campo sin galones

Pero, posiblemente, la línea más distante con respecto a lo ocurrido en temporadas anteriores es la medular. Desde que el fútbol es fútbol, la línea clave de un equipo es el medio del campo, el que se encarga de empujar cuando hay que remontar un partido y la que sostiene al equipo cuando hay que mantener el resultado. Pero esta temporada, el Madrid cuenta con un importante agujero en una línea clave... siendo más doloroso aún por ser los mismos jugadores del pasado curso.

Cuando el Madrid ataca, el balón quema en los pies de los jugadores del medio del campo y, cuando defiende, el repliegue suele ser lento y con la pocisión completamente perdida. Ni siquiera se producen las llamadas faltas tácticas parta detener los contragolpes, dando continuamente la sensación de equipo completamente roto, muy largo sobre el césped y que juega continuamente como si quedaran cinco minutos para acabar el partido: atropellado y con más corazón que cabeza.

placeholder

Las lesiones y la caída de rendimiento

En lo que va de temporada, el Real Madrid está teniendo una epidemia de lesiones importante: Carvajal, Marcelo, Varane, Bale...Muchos jugadores con peso en el equipo no están teniendo continuidad por culpa de los problemas físicos constantes de la plantilla, a lo que se le suma otra situación: otros jugadores que estaban obligados a dar un paso adelante en la era 'post-Cristiano' no son ni la sombra de lo que han demostrado que pueden llegar a ser.

Nombres propios como Varane, Kroos, Modric o Asensio, entre algunos otros, están muchos peldaños por debajo de su mejor nivel, muy lejos de lo que con capaces de hacer con un balón en los pies. El rendimiento del equipo poco o nada se parece al de la misma plantilla que ha ganado tres Champions seguidas, aunque quizá los goles de Cristiano Ronaldo eran capaces de maquillar las carencias que el Madrid ya tenía en años anteriores.

Foto: Antonio Conte da instrucciones durante un partido. (Reuters)

Depreciacion de la plantilla

Poco puede hacer el próximo entrenador al coger un equipo ya hecho y sin posibilidad de fichar a corto plazo, por lo que el principal trabajo es tratar de motivar a una plantilla que parece haber perdido hambre en este comienzo de curso. Pero es una evidencia que el próximo entrenador se encuentra con un equipo que ha perdido calidad en las últimas temporadas, especialmente al haber perdido el fondo de armario. Su mano será básica para descubrir si puede sacar partido a la plantilla.

En los últimos años, jugadores como Cristiano, Morata, Pepe, James o Kovacic, entre algunos otros, se han marchado, pero los elegidos para reforzar el equipo no son jugadores de su nivel, sino jóvenes con proyección pero con poca experiencia. El nivel de la plantilla ha caído, mientras la exigencia deportiva se ha incrementado, lo que da como resultado un escalón insalvable entre el once inicial y el banquillo que, cada temporada, se hace más evidente.

Julen Lopetegui Karim Benzema Cristiano Ronaldo Sergio Ramos
El redactor recomienda