Las razones que llevaron al Barcelona a contratar a Éric Abidal
  1. Deportes
  2. Fútbol
SECRETARIO TÉCNICO DEL CLUB DESDE EL 19 DE JUNIO

Las razones que llevaron al Barcelona a contratar a Éric Abidal

"La vinculación en el día a día con la plantilla es fundamental para un secretario técnico, y este perfil lo cumple Abidal", explicó Pep Segura el día de la presentación del francés

Foto: Éric Abidal (c), junto al vicepresidente del FC Barcelona, Jordi Mestre (i), y el director deportivo, Pep Segura (d). (EFE)
Éric Abidal (c), junto al vicepresidente del FC Barcelona, Jordi Mestre (i), y el director deportivo, Pep Segura (d). (EFE)

Cuando Éric Abidal fue presentado como nuevo secretario técnico el pasado 19 de junio en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí, habían pasado tres días desde que Antoine Griezmann apareció en horario de máxima audiencia por televisión para decir que dejaba al Barça con tres palmos de narices y se quedaba en el Atlético. En la rueda de prensa de Abidal no estaba Bartomeu, quien había llevado personalmente las negociaciones con el delantero, pero lo primero que hizo Jordi Mestre, el vicepresidente deportivo del club, fue leer un comunicado en el que tiraba de las orejas a Gerard Piqué, cuya empresa había producido el documental. Así fue el primer día de Abidal: con más preguntas y atención sobre Griezmann y Piqué que sobre su nuevo puesto.

Pep Segura, el mánager del área de fútbol, explicó después que el cambio de Robert Fernández por Éric Abidal era suyo y se debía a las siguientes razones: "La vinculación en el día a día con la plantilla es fundamental para un secretario técnico, y este perfil lo cumple perfectamente Abidal porque hace cuatro días estaba en el vestuario y puede entender a los jugadores. Lo segundo es el conocimiento del mercado futbolístico a nivel internacional, hizo el curso de formación de la UEFA para ser secretario técnico y tuvo la inquietud de saber cómo funcionan los grandes clubes, en 2016 ya vino al Barça para ver cómo funcionaba. La tercera razón tiene que ver con su nacionalidad y su ascendencia sobre el mercado futbolístico francés, que es el que más alimenta a todas las competiciones europeas".

Foto: Eric Abidall y Sandro Rosell, el día en que el jugador francés anunció que no seguiría en el FC Barcelona. (EFE)
Las escuchas a Sandro Rosell desvelan la "compra de un hígado ilegal" para Abidal
José María Olmo Beatriz Parera Gráficos: Daniele Grasso

"Es un placer volver al Barcelona. Como decía el señor Mestre, es mi segunda casa y quiero agradecer al club su llamada. Me he preparado muchos años para esto. Conozco bien el vestuario, la actitud de los jugadores y también el día a día, la gestión, los contratos. Y además de los contactos que puedo tener, podré transmitir los valores que siempre he tenido y compartirlos con los jugadores, hablar con el entrenador…", dijo Abidal en una presentación deslucida por el no de Griezmann. Porque cuando el 7 de junio el club anunció que él sería el sustituto de Robert Fernández, también se deslizó que su incorporación podría ser clave para desencallar la situación con el delantero, que se suponía que por entonces todavía estaba rumiando qué hacer, aunque después, en el documental 'La decisión', se supo que el día antes de concentrarse con su selección para el Mundial ya tenía claro que se quedaba en el Atlético.

La clave es que Abidal tiene buena relación con los jugadores con los que compartió vestuario: Piqué, Busquets y Messi, por ejemplo. Tres pesos pesados con los que ni Bartomeu ni nadie en la directiva tiene confianza. Desde los despachos saben perfectamente que la distancia con el vestuario azulgrana es sideral, por lo que con Abidal, ayudado por Ramón Planes, pretendían ponerle remedio. Todo se enrareció aún más cuando el día en que se disputaba la final de la Copa del Rey en el Wanda Metropolitano frente al Sevilla, el diario 'Mundo Deportivo' publicó una información en la que se ponía en duda la valía de Ernesto Valverde al frente del equipo, "incluso aunque se consiga el doblete", después del batacazo de la eliminación en la Champions de Roma. La noticia sentó como un tiro en el vestuario y todos sabían de dónde provenía: del propio Bartomeu. Encima, Pep Segura tampoco tiene la bendición de la plantilla. No empezó precisamente con buen pie cuando, después del 1-3 de la ida de la Supercopa frente al Real Madrid, Segura señaló "el error de Piqué" como "determinante". Busquets le soltó: "No es la mejor manera de expresarse tras una derrota" y el mánager tuvo que pedir perdón: "Utilicé unas palabras que dieron origen a una controversia y me equivoqué".

Desde los despachos saben que la distancia con el vestuario es sideral, por lo que con Abidal, ayudado por Ramón Planes, pretendían ponerle remedio

Que el club no renovara a Robert Fernández tampoco sentó bien, y han sido varios los jugadores que expresaron en voz alta su desacuerdo. Como Jordi Alba, por ejemplo, que afirmó en la Cadena SER: "Se ha dejado la vida por el Barça. No he entendido su marcha". Con este panorama enrarecido, se ha destacado también desde el club la influencia que puede tener Abidal en su compatriota Dembélé, el segundo fichaje más caro del Barça después de Coutinho y que no ha terminado de convencer en su primera temporada. Más allá de la mala suerte de las lesiones, al jugador le está costando adaptarse, están preocupados por su entorno y el Barça considera que Éric Abidal puede ser determinante para encaminarle y que explote definitivamente.

El fichaje de Ramón Planes como adjunto a la secretaría técnica suple la ausencia de experiencia del francés, pero Planes ni siquiera ha sido presentado. Abidal estaba ahora inmerso en el fichaje de su compatriota Clement Lenglet. El central ha pasado este mismo miércoles las pruebas médicas correspondientes con el Sevilla, aunque en el Barça esperaban poder anunciar su contratación en breve. Con la noticia de El Confidencial, se espera ahora que en las próximas horas tanto el club azulgrana como Abidal reaccionen y den su versión al respecto.

Antoine Griezmann