Clásico Real Madrid - Barcelona: Zidane suelta la rabia en el Clásico: sin pasillo y con el cuchillo entre los dientes
el ajuste de cuentas de 'zz'

Zidane suelta la rabia en el Clásico: sin pasillo y con el cuchillo entre los dientes

No hay nada en juego en el Clásico para el Real Madrid y su entrenador más que el honor de ser el primer equipo que gana al Barcelona en esta Liga. Zidane pide máxima tensión

Foto: Zidane resopla en la rueda de prensa antes del partido entre el Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou. (EFE)
Zidane resopla en la rueda de prensa antes del partido entre el Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou. (EFE)

Zidane ha entrado en fase de ajuste de cuentas con todo y todos los que le intentan desestabilizar después de la clasificación del equipo para la final de la Champions. Ni el pase a Kiev, ni la emotiva despedida entre lágrimas de Iniesta, ni tampoco el hecho de reconocer que la Liga es la competición más difícil de ganar y a la que da valor le ablandan en su decisión de no hacer el pasillo al Barcelona en el Camp Nou. Sin pasillo al Barça y con el cuchillo entre los dientes para ganar el Clásico. Este es el mensaje de 'ZZ' en el vestuario. De puertas para adentro ha habido tirón de orejas a los jugadores por el mal campeonato, en especial el inicio irregular que les llevó a remolque de un Barça infalible, y el entrenador se lo ha hecho saber a la plantilla. Diferencia la Champions de la Liga. Valora el nivel tan alto que han tenido para competir en Europa y les reprocha el mal papel en el campeonato liguero.

No hay nada en juego en el Clásico para el Real Madrid y su entrenador más que el honor de ser el primer equipo que gane al Barcelona en esta Liga. Este es el propósito porque, según Zidane, hay que acabar lo más arriba posible en la clasificación y, a poder ser, quitarle el segundo puesto al Atlético de Madrid. "Quiero tensión", es la consigna del entrenador a sus jugadores en un partido en el que no va a arriesgar a los que estén con molestias, pero que se toma como algo personal después de adoptar una postura inflexible con el asunto del pasillo. Lo ha dejado claro y no hay manera de ablandarle si se le propone que ceda solo por honrar la figura de Andrés Iniesta. Nada de nada. Zidane ya ha dicho públicamente que le admira, desea lo mejor y tendrá el gesto de acercarse a darle la mano para felicitarle por su exitosa carrera como futbolista y ejemplo de profesional.


En los últimos días le han traslado la posibilidad de que recapacite para honrar al Barcelona con el pasillo y la reacción ha sido todavía más contundente, por lo que se mostró especialmente interesado en explicarlo bien en la rueda de prensa antes del Clásico. No hay pasillo porque el Barça no lo hizo en el Bernabéu después de que ellos ganaran el Mundial de clubes y no le vale eso de que no jugaban la misma competición, como argumentó Guillermo Amor. Para Zidane esto es mentira porque el Mundial de clubes es parte de la competición de la Champions y el conjunto azulgrana la disputó. Así que no hay por dónde hacerle rectificar e, incluso, se afana en asumir que es una decisión suya y no está condicionada por Florentino Pérez.

Zidane, de brazos cruzados, durante el entrenamiento previo al Clásico. (EFE)
Zidane, de brazos cruzados, durante el entrenamiento previo al Clásico. (EFE)

La Liga es más difícil que la Champions

Contrasta el ajuste de cuentas del entrenador madridista, al que no le importa que le digan que su postura está ausente de señorío, con el reconocimiento que hace al equipo campeón porque no niega que ganar la Liga es más difícil que la Champions. Podía ser más ambiguo o diplomático. Pero no. Zidane felicita al Barça y pone en valor el título conquistado en un gesto de sinceridad para hacer autocrítica. El primero él sin que salve a ninguno de sus jugadores. Como se puede comprobar, 'ZZ' afronta el Clásico con la rabia de no poder disputar la Liga hasta el final y llegar con opciones de ganarla. Una rabia que no va a desaparecer en su totalidad por el hecho de ganar la final de la Champions contra el Liverpool, el próximo 26 de mayo, que podría significar su tercer título consecutivo en la máxima competición de clubes y que también pone en valor porque le irrita que intenten minimizar lo conseguido con el argumento de las ayudas arbitrales.

¿Serviría para algo que el Real Madrid gane al Barcelona este Clásico? En el club se han tomado este encuentro como un necesario lavado de imagen después de conseguir el pase a la final de la Champions y consideran que el entrenador tiene que poner a los mejores jugadores en el Camp Nou para conseguir una victoria que reforzaría la confianza en las posibilidades de vencer al Liverpool en Kiev. Para Zidane, el Clásico es ya algo casi personal y necesita quitarse esta espina tan dolorosa que es la Liga con una victoria ante el campeón. Los jugadores están más que avisados. El que se relaje o no vaya a la batalla tendrá problemas con el entrenador.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios