FC Barcelona: El Barça lucha contra su propia ansiedad ante el Atlético de Madrid
este domingo, en el camp nou, se juega la liga

El Barça lucha contra su propia ansiedad ante el Atlético de Madrid

Una victoria azulgrana el domingo pondría a los de Simeone a ocho puntos y dejaría la Liga en franquía, pero los empates recientes del equipo de Valverde han generado un clima de desazón

Foto: Valverde y Messi, en un partido reciente. (Reuters)
Valverde y Messi, en un partido reciente. (Reuters)

El FC Barcelona se ha complicado la vida y en un mes ha pasado de tener 11 puntos de ventaja a cinco. De los últimos cinco encuentros de Liga ha empatado tres: frente al Espanyol, el Getafe y Las Palmas y, de sopetón, a los azulgranas les han entrado las dudas. El Barça es víctima de su propia ansiedad y mañana está obligado a espantar fantasmas ante el Atlético, que como un perro con el hueso, no ceja en su empeño.

Lo curioso es que el conjunto de Valverde sigue imbatido en la Liga y si a algún culé en verano después del repaso del Real Madrid en la Supercopa le hubieran dicho que a estas alturas el equipo estaría en la final de Copa, vivo en la Champions y con la posibilidad de dejar a ocho puntos al rival directo en el campeonato nacional jugando el partido en su casa, lo habría firmado con los ojos cerrados. Sin embargo ahora, y después de los tres empates (cuatro contando con el Chelsea), y la mala imagen ofrecida en el estadio de Gran Canaria han saltado las alarmas y subido las pulsaciones.

El Atlético llega además en el mejor momento de la temporada con ocho victorias consecutivas, seis de ellas en Liga y dos en la Europa League y ha marcado nada menos que nueve goles en sus dos últimos partidos frente al Sevilla y el Leganés. La llegada de Diego Costa ha sido clave para el Cholo Simeone que ha recuperado además la mejor versión de Griezmann, autor de los últimos siete goles. El francés nunca ha marcado en el Camp Nou y ha admitido que lo está deseando, dejando por ahora a un lado la posibilidad de que sea jugador azulgrana este mismo verano. Todo son buenas noticias en el conjunto madrileño mientras que el Barça parece que está de capa caída. Los nervios han surgido no solamente por los últimos empates, sino por la sensación de no ser un equipo fiable; lo que va de golear al Girona a pinchar en Gran Canaria en solo cinco días.

Alba, Messi y Suárez. (EFE)
Alba, Messi y Suárez. (EFE)

Sin remate a puerta

Con los dos máximos goleadores de la Liga, Messi y Luis Suárez, sobre el terreno de juego, el Barcelona sólo disparó una vez a puerta (Dembélé en el 94’) en toda la segunda mitad ya con el 1-1 en el marcador. Valverde admitió que las manos de Chichizola al final de la primera y el “penalti invisible” nada más salir del descanso les desconcertaron de tal modo que no fueron capaces de dar una respuesta. Mateu Lahoz tuvo su incidencia, sí, pero a todo un Barça con su artillería se le suponían más recursos para sobreponerse.

El Txingurri sorprendió con la alineación de Luis Suárez, sobre el que pesó como una losa el peligro de ver una tarjeta que le habría obligado a perderse el partido de mañana. El pistolero se quedó sin pólvora y se le vio atenezado, contenido, sin su intensidad habitual. A medias, vamos. Mientras, los dos fichajes más caros de la historia del club azulgrana, Coutinho y Dembélé, esperaban su turno en el banquillo. Ambos salieron al terreno de juego. El brasileño empezó bien y se fue diluyendo mientras que el francés no dio una a derechas. A ninguno de los dos se les puede achacar de todas formas el tropiezo porque hubo otros como Paulinho que fue una calamidad y un desconocido Busquets, sobrecargado de minutos, que tampoco tuvo su noche. Entre unas cosas y otras, el Barça se dejó dos puntos justo antes de recibir al máximo rival por el título.

Salvo sorpresa, diez puestos parecen fijos mañana y sólo queda uno para repartirse entre Paulinho, Coutinho y Dembélé. En Stamford Bridge apostó por el primero y defendió después su decisión argumentando que “no era un partido para hacer experimentos, sino para tener certezas. No es momento de inventar demasiadas cosas, sino de ser respetuoso con lo que nos ha llevado hasta aquí”. Ahora, con el Atleti en la nuca, al Barça se le exige dar un paso adelante porque no hay que olvidar que en caso de victoria se iría a ocho puntos y con el goal-average también a su favor ya que en el Wanda el resultado fue 1-1. El plan previsto era que Coutinho jugara de titular mañana. Ya veremos si se mantiene.

Dembélé, en el banquillo. (EFE)
Dembélé, en el banquillo. (EFE)

La Liga pasa por el Camp Nou

Los seis puntos perdidos de los últimos 15 han hecho fruncir el ceño al aficionado culé que mira con preocupación la visita del ejército del Cholo. Los cinco de ventaja ahora se antojan cortos, empataron en Mestalla y el Wanda, pero ganaron en el Bernabéu y en el Estadio de la Cerámica en Villarreal. Es decir, que lo tienen todo de cara para conquistar la Liga porque deben recibir en el Camp Nou además de al Atlético, al Real Madrid y el Valencia, tercer y cuarto clasificados.

Valverde, sin embargo, está preocupado por el escaso tiempo de recuperación que tendrán sus jugadores. Aterrizaron en Barcelona a las cuatro de la madrugada del viernes, se entrenaron a las doce y sólo contarán con 60 horas entre Las Palmas y el Atlético. El Txingurri ya se quejó del calendario antes de viajar a Gran Canaria, pero ahora no tiene tiempo para lamentarse y deberá encontrar soluciones para que el cosquilleo, el nerviosismo latente de ver a cinco puntos al segundo, no vaya más allá. El equipo madrileño tiene argumentos de sobra como para tomárselo muy en serio, pero el Barça sigue estando en una situación privilegiada aunque a muchos se les haya olvidado. La ansiedad es su peor enemigo, no el Atleti.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios