cristiano marcó dos goles y bale otro

El Madrid le gana al Getafe en un simulacro de cara a la gran batalla de París

Zidane alineó a la BBC, dio unos minutos a Marcelo y consiguió que el equipo no sufriese. En la Liga ya lo único que puede hacer su equipo son pruebas de cara a la Champions

Foto:

No valió esto como ensayo general para París, porque en realidad esta Liga ya no es para el Madrid y los resultados, como las sensaciones, son un poco lo de menos. Esta vez ganó, del mismo modo que el martes le tocó perder. Pero son cuestiones secundarias y es una pequeña tortura para el madridismo, muy poco acostumbrado a llegar a marzo con esta insignificancia en Liga. Es más, muchos ya se han apuntado al carro del Atlético, el rival de la ciudad, aunque solo sea porque los enemigos de mis enemigos... eso, en todo caso, no es más que la aceptación de un campeonato fallido.

El Real Madrid ganó al Getafe y puede ver algunos síntomas, pequeños detalles, casi todos positivos. Pero no es más que una suerte de simulacro, las cartas siguen ocultas de cara a París. Algún destello sí que hay, como la sensación de que los blancos han reencontrado el camino del gol y ya no se van a salir de esa senda. Llevan semanas encontrando puerta con más o menos facilidad y los problemas contra el Espanyol pueden ser poco más que un dato anómalo. El Getafe, un equipo muy bien trabajado, no había encajado tres goles en ningún partido de esta liga. Esta vez sí.

Pero el dato no es menor, hubo una parte del calendario en la que los blancos parecían negados de cara a puerta. Y eso que la historia del Real Madrid es poco menos que la historia del gol, de la pegada, de delanteros voraces. La carencia del invierno sorprende aún más si se tiene en cuenta que Cristiano Ronaldo seguía en nómina. En todo caso, el portugués se está desperezando y ya vuelve a ser ese tipo que revuelca los partidos. Dos de los tres goles del Madrid fueron suyos. El otro, cosa de Bale, que le puede dar algo de fe de cara a todo lo que llega por delante.

Hay algún que otro dato más que sirve para medir la salud futura del equipo blanco. Como por ejemplo que Marcelo jugó unos minutos. No de titular, pero sí lo suficiente para recordar que es un jugador especial. Su lesión muscular hizo saltar las alarmas porque él, en la ida, ya fue clave para desarbolar al PSG. Se le necesita, porque no hay soldado que sobre para la más alta de las batallas. Y el arte siempre suma. Es más, el rato que jugó lo hizo como los ángeles. Fue el mejor y, como suele, el más divertido.

Es cierto, el partido de París está marcado por la ausencia de Neymar, ya asegurada. El brasileño de los 222 millones fue operado en su país esta tarde y es, seguro, el artista al que más se echará de menos. Pero ese dolor de los franceses también es inquietud en el Madrid. Se duda, mucho, de la posibilidad de que Modric juegue en el Parque de los Príncipes. Es uno de los mejores jugadores del mundo, pero también es un tipo frágil al que es mejor no forzar. Una lesión en él es una cuestión de estado.

Marcelo y Gaku. (EFE)
Marcelo y Gaku. (EFE)

La duda de Bale y Asensio

Queda la duda de Kroos, y es importante. Porque no es lo mismo ir a un encuentro así con un centrocampista de jerarquía que buscando al mejor de los que prueban. Kovacic, Llorente, Ceballos... llámenlos como quieran, el caso es que ninguno de ellos es Kroos, ni saben hacer las cosas que hace el alemán, ni son capaces de sostener un equipo que el martes necesitará, por encima de todo, mucho criterio. Isco podría coger uno de los puestos, para dar experiencia al menos. Pero no es lo mismo.

Algunas cosas están claras, en otras las dudas llegarán hasta el momento en el que se anuncie la alineación. La duda ahora está arriba, si Asensio, si Bale. Es curioso, porque este debate no hubiese existido hace solo unos meses. Zidane defendía siempre que la BBC para él era intocable y que, en caso de estar, no habría dudas de su titularidad. Pero eso ya es pasado, el francés se ha desdicho y ahora es menos previsible. Benzema y Cristiano estarán, aunque a muchos les desespere que el delantero sea intocable. Bale ya no lo es, así que se tendrá que ganar un puesto.

Y no está mal el galés. Su primer gol, el que abrió la lata, fue un remate certero, ajustado al palo, con mucha intención. Lleva suficientes años para no engañar a nadie, no tiene la mayor inteligencia futbolística, a veces se equivoca en el desmarque o hace carreras que no tocan y sin duda le cuesta aportar cuando las defensas se cierran, pero la materia prima está ahí. Es rápido, dispara bien, cuerpea bien, remata de cabeza con esmero.

Asensio aparece hoy como su rival por un puesto. También es rápido, también remata bien. Es más joven, está algo menos acostumbrado a estas grandes ocasiones. En todo caso, ambos deberían ser una garantía. Es lo que ocurre cuando tienes una plantilla que vale cientos de millones de euros, que es mucho más difícil equivocarte. Y si eso ocurre, si hay fallos, siempre serán subsanables.

La Liga, esta liga desasosegante, esta piedra en el zapato del madridismo, se ha quedado solo para hacer pruebas. Para ver que Marcelo está bien, rápido y en forma. Para que Cristiano siga marcando goles, muy en su línea. Y para pasar el tiempo hasta que llegue la Champions, que al final es lo único que se ha quedado marcado en rojo en la agenda.

Ficha técnica

3.- Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Ramos, Theo (Marcelo, min. 65); Bale, Llorente (Kovacic, min. 79) Casemiro, Isco; Benzema y Cristiano (Asensio, min. 79)

1.- Getafe: Emi; Damián, Djené, Bruno, Antunes; Arambarri, Sergio Mora (Shibasaki, min. 60); Portillo (Pacheco, min. 86), Fajr, Remy; y Ángel (Jorge Molina, min. 55).

Goles: 1-0, min. 24: Bale; 2-0, min. 45: Cristiano; 2-1, min. 65: Portillo, de penalti; 3-1, min. 78: Cristiano.

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Nacho (min. 34) por parte del Real Madrid y a Portillo (min. 53) por el Getafe. Expulsó a Rémy por doble amonestación (min. 25 y 48).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima séptima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 55.106 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en honor de Enrique Castro 'Quini', exfutbolista del Sporting y del Barcelona fallecido esta semana. 

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios