acumula siete goles en dos partidos

Apoteosis de Griezmann a cuatro días de jugarse la Liga, en la que ya hay que creer

Hasta el partido contra el Sevilla, Griezmann había anotado ocho goles en la competición doméstica, una cifra bajísima. De repente se pone con quince cuando más falta le hace al Atlético

Foto: Antoine está desatado. (Reuters)
Antoine está desatado. (Reuters)

Muchos entrenadores piden que se les ponga nota a sus equipos una vez haya concluido la temporada. Que se lo digan a Carlo Ancelotti. Cuando entrenaba al Madrid, su segunda temporada comenzó de una manera soberbia, rozando el récord mundial de victorias consecutivas, a lo que cualquiera podía poner un sobresaliente, pero ese curso lo finalizó sin ningún título y destituido. O el primer Barça de Luis Enrique, que tenía una mala pinta terrible, con unos problemas en la directiva muy serios y finalizó con un Triplete increíble. Pues bien, cualquiera habría dicho hace un par de meses que el Atleti estaba haciendo una temporada muy floja, sin aspiraciones nada más que en la Europa League y, ahora, a cuatro días de visitar el Camp Nou está a cuatro puntos del Barça con cuatro goles de Griezmann.

Cuatro goles este miércoles, siete en los últimos cuatro días. A Griezmann se le ha colocado a pocos pasos del duopolio del fútbol que forman Messi y Cristiano, incluso de manera objetiva al ser tercero en una votación al Balón de Oro, pero no siempre ha estado a esa altura. Hay que ser muy bueno para que tu vara de medir sean esos dos. Griezmann lo es, no siempre, pero lo es. Domina tantas facetas del juego que es difícil que no destaque por alguna de ellas. Solo que nunca ha sido un goleador voraz, no al menos de estos que hay en el fútbol moderno que hacen un mínimo de 30 goles por Liga. Hasta que se pone a ello...

Antes de empezar la jornada 25ª, es decir, en la que al Atlético le correspondía visitar el Pizjuán, Griezmann había anotado ocho goles en la competición doméstica. Ocho, es una cifra bajísima para un futbolista que aspira a asaltar el podio mundial de estrellas, ni siquiera digna de un goleador de Primera División. Llevaba los mismos tantos que Paulinho, por ejemplo. Algo, sin embargo, ha despertado en su interior, ha encontrado el camino hacia la perfección. Son cosas de rachas, de momentos muy puntuales en lso que la psicología ejerce un papel indispensable, y hay que aprovecharlos. Tres goles en Sevilla, cuatro al Leganés. Apoteosis.

Así marcó Griezmann el primero. (EFE)
Así marcó Griezmann el primero. (EFE)

No es exagerado afirmar que pudieron ser seis. Todos suyos. No es que jugara solo, tenía a diez compañeros que le adoraban durante su akelarre, en el que él era el único protagonista. Tuvo un balón a la cruceta y una definición desacertada antes de clavar el primero, a partir de ahí los goles cayeron como las cáscaras de pipas de las manos de un aficionado nervioso. Gol a la carrera, gol de libre directo, gol de remate de cabeza, gol de volea. Le faltó uno con la derecha para redondear el 'poker' perfecto, si es que existe un diccionario ficticio del fútbol en el que esté recogida dicha expresión.

Al Atlético se le ha quedado un final de temporada que puede alcanzar un sabor exquisito, digno de estrella Michelin. Que colapse el Barça de Valverde no resulta del todo probable, si algo han tenido es regularidad y no han perdido aún en Liga. Hay que estar ahí, por si acaso, molestando, mirándoles fijamente a ver si son capaces de mantener el equilibrio. Luego está la Europa League, que no mola tanto como la Champions, pero al final, nadie le dice que no a una Pepsi cuando no te ponen una Coca-Cola. La afronta con solo 19 jugadores del primer equipo. Muchos agujeros que tapar (eliminación europea y estadio, principalmente) con esas cinco salidas (Vietto, Augusto, Carrasco, Gaitán y Moyà).

Cuesta menos con Griezmann así, obviamente. Lo que necesita el Cholo es que no sea el único que alcance un nivel más que óptimo. Con lo que tiene le ha servido para ir tirando estos meses. La dimisión del Madrid en la Liga le ha permitido creerse con aspiraciones, pero quedan meses todavía, muchos partidos, cada tres días. Torres ni cuenta, Vitolo sigue sin saber de dónde le vienen, Gameiro está para algunos días, como Correa. Con los once 'cabrones' de siempre sueña Simeone con el Doblete...

Ficha técnica

4 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Koke, Thomas (Vitolo, m. 60), Saúl, Correa; Griezmann (Gameiro, m. 70) y Diego Costa (Fernando Torres, m. 70).

0 - Leganés: Cuéllar; Bustinza, Mantovani, Ezequiel Muñoz, Diego Rico (Amrabat, m. 46); Omar Ramos, Gumbau, Gabriel Pires (Mozo, m. 46), Raúl García; Eraso (Naranjo, m. 55); y Guerrero.

Goles: 1-0, m. 25: Griezmann culmina un pase perfecto en profundidad de Koke. 2-0, m. 35: Griezmann, de falta directa. 3-0, m. 55: Griezmann cabecea un centro de Filipe Luis. 4-0, m. 67: Griezmann volea un pase de Diego Costa.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité Catalán). Amonestó al local Griezmann (m. 69) y al visitante Gumbau (m. 52).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo sexta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 35.033 espectadores. Antes del inicio del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de Enrique Castro, 'Quini', exjugador del Sporting de Gijón y del Barcelona, fallecido el martes a causa de un infarto.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios