victoria sencilla gracias al tridente

Al Cholo no le hace falta más que Griezmann para activar a Costa y Gameiro

A catorce jornadas del cierre del curso, robarle el título al Barça no suena utópico y la Europa League será "una mierda", pero sumar copas para el museo nunca está de más

Foto: Griezmann genera, Gameiro y Costa marcan. (Reuters)
Griezmann genera, Gameiro y Costa marcan. (Reuters)

No fueron pocos los agoreros que durante semanas insistieron en que el Atlético de Madrid estaba viviendo la peor de sus temporadas bajo el mando de Diego Simeone. Nada hacía indicar lo contrario, es decir, que se mantuviera al menos en el nivel siempre constante de este último lustro, sino que estaba viviendo una regresión a tiempos pretéritos (y siempre peores) en los que se quería pero no se podía. Fuera de la Champions, sin opciones en la Liga y eliminado de Copa, el panorama era lamentable. A catorce jornadas del cierre del curso, robarle el título al Barça no suena utópico y la Europa League será "una mierda", pero sumar copas para el museo nunca está de más.

El Atlético se aburre hasta a sí mismo, un hecho innegable incluso pese a lo anterior. Diego Costa recordaba otra cosa de su anterior etapa como rojiblanco, la que fue la tercera o la cuarta, cualquiera sabe, tras tantas cesiones. La que acabó con la Liga, para entendernos. Ese Atleti tampoco derramaba la saliva del hincha común, solo que tenía cierta voluntad de ganar o una apariencia mayor de querer sumar de tres en tres, en comparación a la que muestra hoy en día. Durante los partidos, el Atleti se encuentra con el balón en los pies, pues el contrario no es tonto y le da la pelota, a sabiendas de que sufre si tiene que dominar, y hasta que no hay un destello de brillantez aislado o un fallo garrafal de un rival, no se enchufa, no lo hace ni antes ni después.

En los inicios de esta campaña, cuando se perfilaban las plantillas, la del Atlético de Madrid se había quedado atrasada con respecto a los grupos que habían formado sus adversarios. No podía inscribir futbolistas hasta enero, su directiva lo había hecho mal en opinión de la FIFA y debía pagar por ello este verano pasado. Fichó a Vitolo y a Costa, a partir de invierno iba a ser mejor equipo, pero hasta entonces tocaba apechugar. Mes y pico después del plazo para que sus dos contrataciones debutaran, al Cholo se le junta una cantidad de jugadores que le hace complicado elegir un once. Suerte para él, decepción para otros.

Vitolo no jugó ni un minuto. (Cordon Press)
Vitolo no jugó ni un minuto. (Cordon Press)

Cuenta el Cholo quizás con la mejor conjunción de futbolistas desde que está en el club, con ciertas deficiencias por subsanar (que ahora a saber si se puede en el futuro, una vez alejada la inversión china definivamente), pero muy compensada y equilibrada. Entiende el Cholo, sin embargo, que su equipo de absoluta confianza lo forman un núcleo de unos 14 jugadores y todo lo que se salga de ese grupo es una excepción en la normalidad. No era complicado adivinar que en esas alineaciones habituales no se iba a encontrar Fernando Torres, un suplente ya fijo y que apura con casi toda seguridad sus últimos meses en el club de su vida. Con Costa, Torres vive sin la presión de jugar ni con la esperanza de participar alguna vez. Todo minuto es un regalo. Está por detrás del de Lagarto, de Griezmann y de Gameiro y llegó a estarlo de Vietto.

Lo que no era tan sencillo de apreciar a priori era la escasa participación de Víctor Machín en los plantes de su entrenador. El perfil de Vitolo, desde la teoría, se amolda como anillo al dedo a la filosofía 'cholista', es pundoroso, constante, luchador y además de todo, tiene calidad. Y aun así, no juega. No está, para el Cholo, ni para ser titular en Europa ni para jugar un minuto en Liga. Juega Gameiro antes que él, aporta lo mismo que Carrasco, o sea, nada.

Y a mí, qué, dirá Simeone y nadie le puede contradecir, pues lo que busca es el resultado y lo obtiene. A siete del Barça y en octavos de Europa League virtualmente, nada le obliga a cambiar de rumbo, a dar un vuelco a su equipo, un estilo que no va con él, los suyos son los suyos hasta la muerte. Por eso cree en la pareja Griezmann-Costa por mucho que el Wanda pite al francés y por eso apuesta por Thomas en detrimento de Koke si lo ve necesario. Le salió bien la jugada para ganarle al Athletic, aunque pocos clubes le han dado más facilidades que el de Bilbao. Ziganda no supo sacar coraje de un once descorazonado sin Raúl García y Aduriz, aguantó hasta que la calidad colchonera abrió el marcador y a partir de ahí, esperó a que transcurriera el tiempo con el menor daño posible. Pedía la eutanasia rápida.

Ficha técnica

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Giménez, Lucas (Godin, m. 46), Filipe; Correa (Gabi, m. 68), Thomas, Saúl, Koke (Gameiro, m. 59); Griezmann y Diego Costa.

0 - Athletic Club: Kepa; Lekue, Íñigo Martínez, Núñez, Saborit; San José; Susaeta, Beñat (Iturraspe, m. 64), Vesga (Córdoba, m. 71), Sabin Merino; y Williams.

Goles: 1-0, m. 67: Gameiro culmina con un tiro cruzado un pase de Griezmann. 2-0, m.79: Diego Costa bate a Kepa a pase de Gameiro.

Árbitro: González González (C. Castellanoleonés). Amonestaron a los locales Correa (m. 17), Diego Costa (m. 35) y Filipe Luis (m. 62) y a los visitantes Beñat (m. 40) y Unai Núñez (m. 70).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 60.022 espectadores.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios