si el portugués no funciona, le toca a él

Bale y la obligación impuesta de hacer de Cristiano cuando ya nadie cree en él

A Cristiano se le está haciendo muy cuesta arriba esta temporada y el Real Madrid necesita que el jugador que Florentino consideró como su heredero natural tome el relevo y resuelva partidos

Foto: Bale suma 7 goles y 5 asistencias esta temporada. (Reuters)
Bale suma 7 goles y 5 asistencias esta temporada. (Reuters)

El madridismo está ahora mismo dispuesto a abrazarse a cualquier ser superior que se cruce por su camino. No se puede cuantificar con exactitud cuántos de esos aficionados blancos son feligreses del actual "ser superior", Florentino Pérez, ya que nadie le puede votar. Durante ocho años, no había necesidad de buscar en el palco la deidad que encontraban en el campo. Poner en duda a Cristiano Ronaldo era poner en duda al Real Madrid, frase esta que puede pronunciar el presidente en cualquier declaración, pública o privada, para luego saber que su juguete se ha quedado sin pilas y ni comprando unas baterías de litio de la más alta gama va a volver a funcionar como antes.

El año pasado Cristiano ya estaba mal. Bueno, estaba peor que antes. Su media de goles bajó hasta 'solo' poder sumar 25 goles en Liga, su peor cifra como madridista. Claro que si comparamos esos datos con otros grandes goleadores merengues, no está nada mal, pero no son sus promedios, ni de lejos. Bajar de 30 goles en un año es un fracaso para él, así de alto es el listón que él mismo ha colocado. Si Ronaldo mantuviese su actual ritmo, acabaría esta temporada con ocho goles, una cifra que podría firmar un centrocampista, o Sergio Ramos en un año excelso. No él, no el único futbolista al que se le ha puesto a la altura de Di Stéfano en este club sin que suene a chiste de 'cuñao'.

Si se habla de que Neymar quiere ir al Madrid y que el Madrid quiere que llegue es porque el Madrid entiende que necesita buscar un sustituto natural para Cristiano. No un futbolista que vaya a desempeñar su posición en el campo, de esos hay a patadas, de debajo de la piedra te salen veinte 'Robinhos' capacitados para jugar en el Madrid durante un tiempo a un nivel medio notable. Lo que quiere el club blanco es que haya un jugador que reemplace a Cristiano en todo lo que él representa, que sea la marca 'Real Madrid' por el mundo, que se asocie el escudo al nombre a cada mención, quiere ese estatus de mito que ha acompañado a Cristiano desde que fuera en su día el futbolista más caro de todos los tiempos. Y eso no es que sea difícil de conseguir, es que hay apenas uno o dos jugadores por generación que puedan aspirar a tal privilegio.

Cristiano y Bale suman ocho goles en Liga entre ambos. (Reuters)
Cristiano y Bale suman ocho goles en Liga entre ambos. (Reuters)

Extraño es todo esto cuando Florentino Pérez se aseguró, o eso se vendió entonces, a ese heredero natural de Cristiano en el campo cuando en 2013 pagó 100 millones de euros al Tottenham por Gareth Bale. Claro que a Florentino el que más le hacía 'tilín' era Neymar, pero Rosell convenció al señor padre con un señor talón tan negro que la justicia cree que es ilegal, y el máximo mandatario blanco tuvo que mirar para otro lado a ver si veía algo que se le pareciese lo más mínimo, al costo que fuera. Bale era, por potencial, lo más parecido a Cristiano que había en el globo y lo fichó para que hiciera del portugués, para que le suceda en el futuro. Solo que cuatro años y medio después no ha pasado eso.

Bale no ha sido Cristiano todo lo que la exigencia del club le pedía. Ha ayudado a ganar lo mucho que se ha ganado en tres años, pero no como el hombre referencia que estaba llamado a ser. Las lesiones han sido más constantes que su labor como líder natural de sus compañeros. Perderse unos veinte partidos de media por temporada hace imposible ejercer una responsabilidad tan alta, para ello hay que jugar, obvio. Si algo ha caracterizado a Cristiano, más incluso que sus goles, es su preparación física siempre óptima, alejado de las dolencias musculares y óseas, a punto cada fin de semana para rendir al máximo, incluso cuando un descanso le hubiera convenido.

Después de una ristra de problemas, muy variados, esta misma campaña, Bale está otra vez a tono, disponible. Fue lo único salvable del empate en Vigo, donde marcó dos goles. Ahí sí fue una referencia para los demás, un faro que guiaba hacia la portería. En un momento de la crisis más absoluta, el campeón de Europa se ve con la necesidad de encontrar justo eso, un hombre que pueda encargarse de agarrar el timón y dirigir una nave a la deriva. Cristiano ha dimitido de esa labor, no hay ni una señal que invite a pensar que la va a volver a reclamar. Le toca a Bale, al hombre al que le encargaron la gravadísima herencia de Ronaldo, pero en el que ya nadie cree. ¿Es tarde para él? Tiene hasta mayo para probar su capacidad. Luego tocará valorar si ha cumplido con su papel o hay ahí fuera un relevo natural a Cristiano, esté éste de cuerpo presente o no...

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios