neymar se pudo ir por inseguridad jurídica

Gay de Liébana: "El Madrid y el Barça tienen ventaja para fichar, al PSG le falta pedigrí"

El economista Gay de Liébana analiza la tendencia inflacionista del mercado de los fichajes y cómo las fichas de los jugadores pueden suponer un lastre para las cuentas de los grandes como el Barça

Foto: El economista José María Gay de Liébana, especialista en finanzas del fútbol. (EFE)
El economista José María Gay de Liébana, especialista en finanzas del fútbol. (EFE)

La relación entre el fútbol y la economía es, cuanto menos, compleja. Porque no es un mercado corriente sino uno con sus propias reglas, en el que el sentimiento está muchas veces por encima de lo crematístico, con actores que están dispuestos a dejar el dinero por el camino sin esperar grandes retornos o beneficios porque para ellos el deporte también es un 'hobbie'. Que tenga ese componente lúdico no esconde la realidad pura de los números, cada vez más altos, cada vez más poderosos y con actores más importantes por el camino.

El pasado verano esa realidad financiera del fútbol se disparó. El PSG entró en el mercado de traspasos como un elefante en una cacharrería, se llevó a Neymar y a Mbappé. Y en el fútbol no se puede esperar que un equipo como el Barcelona se quede parado ante la sustracción de una de sus grandes estrellas. En los siguientes meses ficharon a Dembélé (150 millones, y con dos lesiones ya) y a Coutinho (160) un desembolso estratosférico que, sin embargo, José María Gay de Liébana, economista conocedor de las finanzas en el fútbol, no ve descabellado.

"No hay una brutalísima inversión del Barça"

"Son 310 millones de euros, pero hay que tener en cuenta que Neymar dejó 222, por lo que la diferencia es de unos 90 millones, que viene a ser la cifra normal en en el Madrid y el Barcelona cada verano. Tampoco es que haya una brutalísima inversión por parte del Barça", explica el catedrático. Los números, por lo tanto, solo son impactantes si no se ponen en contexto. Ahora bien, la escalada es real y eso supone un cambio drástico para lo que será el fútbol en los próximos tiempos.

"Estas operaciones las pueden hacer solo el PSG, el City, el United… el Madrid y el Barça, pero es que el Madrid y el Barça más que poder hacerla se están viendo obligados a hacerla porque si no esos equipos les pueden oscurecer", comenta Gay de Liébana. Es decir, los nuevos actores, los jeques cataríes y emiratíes, han llegado al mercado con mucho dinero y los grandes de toda la vida no pueden perder comba. Aunque el esfuerzo que tengan que hacer sea excesivo. Juegan, de todos modos, con una pequeña ventaja con respecto a estos nuevos ricos.

"Estos clubes tienen el historial, el currículum que no tienen ni el City ni el PSG. El City y el PSG son sobrevenidos a la élite, el Madrid y el Barça son los que parieron este club. Hay que distinguir entre los grandes clubes que tienen un historial florido, con muchas copas de Europa y son dos referencias a nivel mundial, la prueba es que es el partido más visto siempre es el Madrid-Barça. Ahí hay algo ganado. Cuando haya un crack en el mercado puede sentirse más identificado que con esos dos equipos, porque el Madrid no sabe dónde poner las Copas de Europa y el City o el PSG no han ganado ninguna competición europea, les falta mucho pedigrí. Esa ventaja competitiva, de forma y manera que en su fuero interno el japonesito que vea fútbol querrá que gane el Madrid, por su tradición", cuenta el economista. Es decir, el mercado no es nunca una simple lucha de cifras, menos aún uno como el futbolístico. Existen los intangibles, aunque estos también están sujetos a la posibilidad de cambiar en cualquier momento.

Neymar. (EFE)
Neymar. (EFE)

El problema judicial de Neymar

Y no es que el Real Madrid vaya a dejar de ser en un futuro cercano el club con más copas de Europa, algo sumamente improbable. Pero los intangibles son variados. Al fin y al cabo hace solo unos meses Neymar se fue de un equipo con una enorme tradición a otro que nunca ha estado en una final de Champions. "Yo creo que también ha pesado su problema judicial, porque este país es de mucho lío, el chaval estaría preocupado, máxime al ver a Cristiano de un lado y a Messi del otro, porque aquí de lo que se trata es de perseguir a estas figuras para acojonar a todo el mundo y al final el que se asusta es el futbolista", cuenta Gay de Liébana.

Los mercados tienen también estas cosas, solo hay que ver la fuga de empresas de Cataluña por una independencia que nunca existió, el simple hecho de estar rondándose, la inseguridad jurídica consecuente, ya llevó a muchos rectores a marcharse. Algo parecido le puede pasar a un jugador si no se fía de algunos términos de un país. Eso y muchísimo dinero, claro, que a nadie se le escapa que la oferta del PSG era suculenta.

El mercado llama la atención, una mañana el aficionado se levanta y se encuentra con que el Liverpool se ha dejado 85 millones de euros en un central del que muchos no había oído hablar, ¿es eso sostenible? "Yo la burbuja, como burbuja que puede pinchar, a nivel de fútbol total no la estoy viendo. Así como años atrás yo veía en los clubes modestos un berenjenal de deudas e inversiones, ahora la cosa está frenada, de un lado porque los clubes han reaccionado, pero sobre todo por el control de la Liga de fútbol y el control teórico de la UEFA, por tanto todo ha mejorado", cuenta el profesor.

La contaminación de PSG y City

"Ahora bien, sí se está dando un proceso inflacionista, que no sé si llega a ser una burbuja, entre los grandes de toda la vida. El PSG o el City están quizá contaminando el precio de los jugadores y se están pagando unas cantidades brutales", razona. "Lo que ocurre también es que se ha producido la entrada en el escenario del fútbol europeo de los estados, Qatar, los Emiratos que van invirtiendo en un fenómeno de masas que aquí en Europa está muy extendido y tiene una grandísima repercusión".

No hay manera real de frenarse, si se quiere estar en la pomada hay que seguir el ritmo: "Pagando 160 millones por Coutinho el Barça se ha liado la manta a la cabeza está contando con el dinero de Neymar, con patrocinadores, su buena marcha que le generará ingresos… ha intentado dar un golpe de fuerza para anular el efecto negativo que supuso la salida de Neymar". Y es que el fútbol son los resultados, pero no solo, para negociar con las empresas que financian a los equipos, los que quieren nombrar estadios o pone su nombre en el pecho de la camiseta no vale con ser un equipo de renombre, también hay que tener jugadores mediáticos.

Asensio y la españolización del Madrid. (EFE)
Asensio y la españolización del Madrid. (EFE)

La calma del Real Madrid

Sorprende un poco, por descontado, que el Real Madrid haya pasado un par de temporadas algo dormido en el mercado, sin grandes operaciones. Aunque solo sea porque los blancos y su presidente Florentino Pérez se caracterizaron durante años por todo lo contrario. "A mí me ha llamado relativamente la atención, el Madrid ahora está en un momento de bache, pero sobre todo porque el Barça le lleva 16 puntos, que es igual incluso que el primero en la liga fuese el Betis, lo que les importa es que el otro le saque esa diferencia, es el tema clave. Yo creo que el Madrid no tenía necesidad de fichar, porque ha ganado todo, pero tal vez se ha impuesto más la lógica deportiva de Zinedine Zidane, que sabe de fútbol, que las ansias de Florentino por fichar y ahora imagino que se lo está recriminando, que le está diciendo que hay que fichar a tipos buenos", comenta el catedrático. Destaca, eso sí, que los contados movimientos del club han ido encaminados a españolizar el equipo, lo que ve algo positivo ya que el club había perdido un poco de su identidad en ese sentido.

Las cifras de los traspasos son siempre las más llamativas en el fútbol, pero puede resultar que no sean las más lesivas para los clubes. Pagar una morterada por un jugador no deja de ser un gasto concreto, costear las fichas disparadas que tienen algunos equipos puede suponer un lastre realmente importante. El caso más llamativo es el del Barcelona, club que en el ambiente futbolístico es conocido por sus altas fichas. "Sobre los ingresos ordinarios hablamos del 58% del presupuesto. Lo que sería el capítulo salarial en sí sería el 58%, que es elevado, porque a esto hay que añadirle también las amortizaciones de los futbolistas, que se iría a un 68%, con lo cual quiere decir que cuando tú compras a un futbolista el coste del fichaje lo activas y lo repartes a lo largo de los años de duración", explica Gay de Liébana.

Analiza con los datos de la temporada pasada, los últimos publicados, pero desde entonces hasta ahora han pasado cosas importantes en ese episodio. Sí, Neymar tenía una gran ficha, pero en sustitución han llegado dos jugadores costosos y, además, se ha renovado a Messi, el mayor contrato de la historia del fútbol, según apuntan todas las fuentes.

El problema es que todo esto, aunque arriesgado, puede ser inevitable. "Tienes que tener el mejor equipo para tener los mejores ingresos porque, de un lado, necesitas ganar títulos, pero también por los patrocinios que te pagan por vincular su nombre al tuyo", razona el economista. "Las mentes pensantes del Barça lo tendrán calculado, un ramillete de figuras te da más potencia negociadora, no es lo mismo una delantera con Coutinho que con Deulofeu". Recuerda el economista que el club azulgrana presentó el pasado año un superávit de 18 millones de euros, por lo que, al menos por el momento, las cifras están cuadrando.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios