leo recordó sus problemas con hacienda

Messi llega al Bernabéu encendido por la denuncia de Piqué al palco sobre Hacienda

Piqué señaló al palco del Santiago Bernabéu como escenario en la que se tomaban decisiones que perjudicaron a Neymar y Messi en sus pleitos con la Justicia

Foto:  Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Pareció espontáneo, pero en el fondo tenía pensada la celebración, al menos una similar. Fue marcar el tercero, el que le daba la victoria al Barcelona en el Santiago Bernabéu en la pasada edición de la Liga, y Messi se quitó la camiseta para mostrarla desafiante a la grada del fondo norte. El argentino incendió el feudo del enemigo de inmediato con un gesto que sorprendió a muchos. Donde arrasó una vez más fue en el césped. No, la casa del Real Madrid no es una más para Leo, le encanta tomarla al asalto por muchos motivos, alguno reciente que le ha agitado más todavía. Este sábado aparecerá en el verde de nuevo con el colmillo más afilado que nunca…

Para entender esa fijación que tiene con el Real Madrid, más en los últimos tiempos, hay que recordar unas declaraciones que hizo Gerard Piqué este año. Con Neymar y Messi sorteando problemas con la Justicia, el zaguero dijo que “no me gusta ver en el palco del Santiago Bernabéu las personalidades que hay y cómo mueven los hilos en este país. La persona que imputó a Messi y Neymar, casualmente, tiene un trato diferente con Cristiano y está en el palco”, dijo refiriéndose a Marta Silva, en su día secretaria general del Real Madrid, que más tarde, como abogada general del Estado, fue una de las impulsoras de la condena que sufrió el argentino Messi en su pleito con Hacienda.

Aquellas manifestaciones, que fueron respondidas de inmediato por Sergio Ramos —“Ellos tienen más que callar”, replicó refiriéndose al Barcelona—, calaron hondo en el interior del vestuario azulgrana, especialmente en la figura de Messi. El mensaje de Piqué se le quedó grabado a la estrella azulgrana, sintiendo que lo que dijo su compañero tenía sentido. El de Rosario dio por bueno el mensaje de Gerard, de ahí que la pasada temporada, pocas semanas después de las polémicas declaraciones, mostrara desafiante su camiseta a la masa social madridista, también a Florentino Pérez, aunque no lo hiciera delante del palco presidencial.

52 millones de euros

Los problemas con Hacienda envolvieron de sombras la vida de Leo Messi. Eso de hacer el paseíllo antes de entrar a declarar alteró su vida cotidiana. En los últimos años lo ha pasado muy mal con este asunto en el que también se vio claramente involucrado su padre. Hasta llegó a plantearse abandonar España, como informó El Confidencial, al sentirse maltratado por la Justicia. Jamás entendió que después de haber pagado a Hacienda 52 millones de euros siguiera encausado en los tribunales. Las duras palabras de Piqué señalando al palco que preside Florentino Pérez se quedaron perfectamente grabadas en la mente del futbolista.

Un mes después de mostrar la camiseta a la grada blanca, recibió un nuevo golpe Leo Messi. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo confirmó la condena de 21 meses de prisión y más de dos millones de euros de multa, dictada en su momento por la Audiencia de Barcelona por tres delitos contra la Hacienda pública. La mayoría de la sala rebajó a 15 meses de cárcel la pena impuesta al padre, Jorge Horacio Messi, al que se consideró cooperador necesario. Otro revés que agitó todavía más al sudamericano, que tenía fresca en la memoria la sentencia de su compañero, por cierto, respaldada con firmeza por el club.

La obsesión de Florentino

Nunca fue un Clásico un partido más para Messi, con más motivo desde que entiende que sus problemas con la Justicia tienen su raíz en la capital. Encima, llega al Santiago Bernabéu especialmente alterado después de que el pasado domingo se topara hasta en tres ocasiones con la madera, quedándose sin marcar ante el Deportivo, sin olvidar que falló un penalti. Ese reciente capítulo le hace todavía más temible. Más cuando el Real Madrid es una de sus víctimas favoritas (24 goles en 36 clásicos) y el Santiago Bernabéu una de las plazas en las que más luce sus armas (14 dianas).

Florentino Pérez siempre estuvo obsesionado con Messi. El 'crack' argentino comenzó a demostrar su inmensa categoría en cuanto pisó el vestuario del primer equipo azulgrana. A las primeras de cambio ya dejó claro que haría historia. El presidente blanco intentó su contratación más de una vez, empleando intermediarios que le trasladaron al padre de Leo el interés. Ya informó este periódico a finales de 2013 de un nuevo intento, que terminó fracasando como pasó con otros anteriores. El rosarino nunca mostró un especial interés en defender la camiseta blanca, pues en la Ciudad Condal siempre se sintió como en casa. Juntarle con Cristiano, el gran objetivo del mandatario madridista, se convirtió en una empresa imposible de realizar. Ahora le toca sufrirle una vez más...

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios